A las personas se las seduce con naturalidad

A las personas se las seduce con naturalidad
Puntúa este post

Estás leyendo estas líneas porque, probablemente, todo lo que has hecho hasta ahora para intentar atraer a una mujer te ha dejado mal sabor de boca y has amasado, día a día, noche tras noche, una desagradable sensación que te hace pensar: “las mujeres no son para mí”.

Es posible que en este camino hayas adquirido “manuales de instrucciones”, pero quizás hayas llegado a la conclusión a la que llega mucha gente que malgastó su dinero sin resultados visibles: “para ligar hay que ser guapo, tener dinero o un buen coche”.

Producto disponible en Amazon.es

Sin embargo, al decir cosas así TE ESTÁS EXCUSANDO. No estás asumiendo tus carencias. Y aquí comienza todo el problema. Por ello, hemos creado el Método de Seducción Natural de empareja2.es.

¿Un método? ¿No será tan artificial como otros que he leído? No. Un método no tiene por qué reunir ‘técnicas’ para fingir actitudes. De hecho, este método reúne pautas naturales para que te descubras a ti mismo. Un manual que, en pocas palabras, puede entender hasta tu abuela.

loading...

Quizás por esto, así tan cómico (y es que es cierto que este manual lo puede entender cualquiera), mucha gente considera que todo esto carece de valor. Sin embargo, deberías saber algo importante: cuanto menos se es, más se desea aparentar. Por ejemplo, el adolescente al que le invitan a una fiesta y, para parecer alguien que no es se viste de traje y corbata… cuando el hombre maduro de éxito, que lo ha conseguido todo, se presenta a la fiesta con unos vaqueros.

Esto se puede aplicar a empresas que intentan aparentar más de lo que son. Por ejemplo, en todas esas pymes cutres y desorganizadas cuyos dueños aparentan ser personas serias y trajeadas que devoran cursos de Microsoft. ¿Conoces Google o facebook? Son empresas que despuntan, que están en otro nivel y que no tienen que aparentar algo que ya son. ¿Sabes cómo es su gente? Informal. Tanto, que juegan al futbolín en horas de trabajo.

Por tanto no creas, jamás, en las apariencias.

En base a esto, el lenguaje complicado de los libros de seducción está creado para esconder más complejidad de la que realmente tiene. Esto es, y primera cosa importante: LA SEDUCCIÓN ES SENCILLA. En segundo lugar, suelen desarrollar un lenguaje creado para CONFUNDIRTE E IMPRESIONARTE, con el fin de que prestes más atención a algo que deberías saber interpretar y realizar. Cuanto más complejo sea, más sentimiento de reto te despertará, y dedicarás más tiempo (y dinero) a su estudio.

Lo simple triunfa
Y decimos simple porque la gran verdad encerrada en la seducción es la misma que pone de manifiesto empareja2 en sus cientos de lecturas: QUIÉRETE A TI MISMO.

Ése es el trasfondo, el gran secreto, la clave, la fórmula, el código oculto, la estrategia infalible y la técnica perfecta: acéptate y quiérete tal y como eres. Eso te dará seguridad en ti mismo. Y la seguridad en ti mismo es lo que te llevará a tener tu propia vida, sin necesidad de buscar a mujeres que la complementen.

Producto disponible en Amazon.es

¿Entiendes este punto? Es el más importante: si te sientes seguro, no estarás esperando que una mujer aparezca y transforme tu vida. Al no esperar harás y enriquecerás tu vida, lo cual provocará que, ante una posible cita, actúes de forma imparcial y objetiva, sin dar más prioridad a una mujer desconocida que a tus otros compromisos. Y eso, en última instancia, te llevará a tener un atractivo inherente.

Conclusión: ser tu mismo es ser atractivo.?
No sabemos si lo has entendido bien. Te lo repetimos: SER TU MISMO ES SER ATRACTIVO.

¿Hombres y mujeres diferentes en la seducción?
Quizás en escenarios sin desarrollar, en los primeros contactos, hombres y mujeres se comporten de forma diferente. La presión sociocultural insta a los hombres a resolver los contactos, encuentros y relaciones incipientes, mientras que las mujeres han quedado, al menos en las últimas décadas, siempre a la expectativa.

Es algo que está cambiando, pero aún tenemos mucho de este panorama, tú mismo lo habrás comprobado.

Y aunque queremos tratar ciertos matices seductivos para mejorar el comportamiento de los hombres, ya que consideramos que la cultura y otros detalles antropológicos nos diferencian a la hora de seducir, el tener atractivo por estar más pendiente de tu vida desde el primer instante también funciona en las mujeres. Piensa por ejemplo en una chica que conociste la otra noche. No sabes mucho de ella, y cuando la has llamado te ha saltado su buzón. Horas después te puso un mensaje comentándote que está en viaje de trabajo, y que tardará dos días en volver… que ya hablaréis. Durante esos dos días, si no tienes mucho que hacer, idealizarás la vida de esa mujer, porque te resulta dinámica, completa, atractiva…

… algo MUY DIFERENTE a esa mujer que, tras un encuentro, te llama y escribe mensajes a todas horas. Nada que ver, ¿verdad?

El ser dependiente no es atractivo. Y es que no tener una vida que atender le resta atractivo a cualquiera. Por ello, nos vamos a centrar en que resultes atractivo sin fingir nada. Y, por supuesto, sin “técnicas” de desprecio para minar la autoestima de una mujer, con el fin de ponerte por encima de ella. Si eres alguien SEGURO de sí mismo, y no un cobarde, no tendrás que humillar ni despreciar a nadie para imponer tu ley, por miedo a que te manejen por ser DÉBIL.

Así, el Método de Seducción Natural se basa en dos cosas:

Comprender tu pasado: quién y cómo eres, y por qué has tenido errores en tu relación con las mujeres.
Vivir el presente, sin que el futuro (trabas, miedos, complejos) condicione tu forma de actuar.

La experiencia, madre de la ciencia
No hay otro valor más poderoso en esta vida que la experiencia. Por muchas carreras y masters que alguien tenga, no se desenvolverá mejor que una persona que ha vivido y sufrido en cualquier ámbito.

La experiencia es un grado: todos nacemos, pero la experiencia nos HACE.

Respecto a esto, hay muchas personas que compraron uno de esos manuales y pueden decirte “a mí me funcionó”. Pero lleguemos al quid de la cuestión de ese “aprendizaje”: aprendieron, sí, pero no por manuales sino por su experiencia.

Es decir, esa persona compró un manual de seducción, estudió sus cientos de frases y actitudes, y las puso en práctica. Tuvo uno o dos fracasos; un día consiguió ligar. Sin embargo, cuando él se mostró tal y como era, demostrando que necesitaba limar ciertas carencias (las mismas que le empujaron a comprar manuales de seducción), la chica le deja. Él siguió, entonces, estudiando el manual (“a los demás les funciona, a mí también”), y siguió HABLANDO con mujeres, de todas las edades, formas y colores.

Llega un momento en el que esa persona olvida todo lo estudiado y llega a reconocer que el libro no era más que una plataforma que le animó a acercarse a mujeres, escudándose en que la infalibilidad de ese método le animaba a hablar con ellas. Pero resulta que los ensayos y aciertos de alguien que no estudió tales libros fueron igual de infalibles.?

Y aquí llega otra cosa importante: la diferencia entre ambos seductores está en que uno compró libros y/o asistió a seminarios, dilapidando su dinero. El otro, no.

Y aquí llega el gran negocio…

El negocio de la seducción
El mercado de la seducción parece estar en boga. Si no fuera así, quizás no haría falta escribir estas líneas, las cuales pretenden hacerte ver la verdad de todo este asunto. Un asunto que conduce a actitudes erróneas, controversia y que resulta en las mismas o más parejas sin éxito que las que había antes.

¿Crees que el mundo entre hombres y mujeres ha cambiado por esos productos? Nosotros no vemos algo así por ningún lado.

Este mundo, el de la seducción comercializada, ofrece manuales, audios de motivación, autohipnosis, seminarios… Su fin es el “descodificar” el comportamiento de las mujeres. Es decir, dichos manuales te hacen ver a las mujeres como semáforos, que mediante luces te darán señales para saber qué hacer. Es decir, las mujeres no son personas, sino postes de metal sin personalidad (con tetas, eso sí), y tú el hombre más feliz del mundo por tener un manual para controlarlas.

Creemos que esto lo dice todo.

Quizás te escudes en los casos de éxito, porque ellos te demuestran que algo funciona. Es más, quizás pienses que con nuestro método “gratis” y “natural” no obtengas el mismo resultado que con todos esos productos que parecen tan estructurados y complejos.

Pero quizás no tengas en cuenta los miles de seductores que vivieron antes que tú y que no estudiaron manuales, ni asistieron a seminarios, ni escribieron en foros de Internet… y que podrás imaginar con qué mujeres acabaron saliendo, acostándose o casándose. No creas que existe una “revolución” en este mundillo: nuestros padres, los padres de nuestros padres, y los abuelos de nuestros tatarabuelos de nuestros padres tuvieron las mismas oportunidades y se encontraron con los mismos perfiles de mujer.

Quizás conozcas personas que hablan de que gracias a cierta seducción “compleja” hayan llegado a tener éxito. Pero eso no se debe a ninguna virtud de dicho manual, sino a su PRÁCTICA Y CONSTANCIA.

Pensarás: “si a los demás les funciona, este libro también tiene que ayudarme; si no, soy yo el fracasado”. Y, ciertamente, ése es el juego de las empresas de imagen blindada. Por ejemplo, Apple. Apple diseña un producto exquisito, con un diseño impecable y un funcionamiento óptimo. Pero, como sabrás, son máquinas que se ensucian con mirarlas.

Sin embargo, la imagen de Apple es tan elitista y está dotada de tanto blindaje, que la persona que mancha la máquina, por ejemplo poniendo sus huellas en un iPhone, no pensará que la culpa es del material por mancharse fácilmente, sino que él lo ensucia y él lo debe limpiar. Así, la imagen de la máquina es imperturbable, es un dispositivo cuasi divino, y el usuario queda como culpable por ser un “animal grotesco” que mancha con grasa cutánea tales maravillas.

Tú quedas como el culpable, por así decirlo.

En el caso de las empresas de seducción ocurre lo mismo: tú eres el “humano” y el producto está por encima de ti. Si no te funcionan sus enseñanzas no es porque el método sea malo, sino porque tú eres un zoquete y lo estás haciendo mal, así que tendrás que esforzarte más, o…

… acudir a seminarios para empezar a tener éxito.

¿Entiendes que el objetivo es generarte ansiedad por conseguir lo mismo que otros y que, así, consumas sus productos?

NA-TU-RA-LI-DAD
Piensas que ser natural no es válido. Que si no imitas cierta actitud no conseguirás lo que te propones, porque tal y como tú eres no tienes nada que hacer frente a esos seductores megamisteriosos.

Bien, una pregunta: ¿es posible aprender a conducir teniendo en cuenta todo tipo de fórmulas, tiempos, presiones, etc? Sí, claro que es posible… pero nadie conduce así. Es decir, nadie se mete en el coche y piensa ”tengo que aplicar 3,7 kilogramos de fuerza sobre el acelerador; después giraré 21 grados el volante hacia la izquierda, y moveré la palanca 15 centímetros hacia arriba mientras que, intercalándolo con este proceso y durante 2,4 segundos, quitaré el pie del embrague para coincidir, en el último punto, con el encaje de la marcha”.

Nadie conduce así. Ni los más técnicos y profesionales del volante atienden a algo similar. Siempre, en última instancia, es la naturalidad lo que te permite conducir, SIN PENSAR EN LO QUE TIENES QUE HACER. Embragas, aceleras, metes marcha, bajas la ventanilla, subes la radio y charlas, sin pensar en nada concretamente. NATURALIDAD.

Piensa en este otro ejemplo: un futbolista que centra a gol desde el córner no lo hace pensando en qué ángulo o con qué fuerza pegar al balón, ni un músico calcula a cuántos milímetros del inicio de la cuerda de su guitarra debe poner el dedo, ni qué tiempo de vibración debe ejercer en la cuerda para que salga una nota. Todo sale solo: LAS MEJORES COSAS DE LA VIDA, LAS COSAS NATURALES, SALEN CON NATURALIDAD.

Por ello, un BUEN seductor no se para a pensar en fórmulas, tiempos, presiones, anclajes o comandos. Como el futbolista que le ha pegado tantas veces a un balón que sabe perfectamente cómo darle, sin pensarlo (y si lo piensa mucho, quizás no consiga gran cosa), el BUEN seductor hace las cosas, forma directa, sin ser tan cerebral, en base a la EXPERIENCIA ganada.

De hecho, imagina lo siguiente: no sabes conducir un coche, pero quieres hacer trompos. Y en lugar de quemar gasolina, echar kilómetros y practicar, te dedicas a mirar cómo lo hacen los profesionales. Y para complementar tu aprendizaje, lees un par de libros.

¿Crees que mirar y leer te valdría para, en tu primera vez que subes al coche, hacer trompos, derrapes y toda una demostración de control? Seguramente lo dejarías siniestro en la primera curva.

Asumir y pulir ciertos errores
Habrás escuchado muchas veces eso de “ser tu mismo no funciona, así que tendrás que cambiar”.

Lo cierto es que si piensas que ser tú mismo no funciona y tienes que adoptar otra personalidad, ya estás renegando de ti. Y si a un nivel más o menos profundo reniegas de ti, y sabiendo que en una relación todo se descubre… cuando salga a flote esa parte de la cual reniegas ¿cómo esperas que una mujer desee lo que no te gustaba y que en realidad eres?

Primero, deberías aceptarte tú mismo. Después pulir tu comportamiento. Así mostrarás tu mejor personalidad.

Porque de eso se trata: afinarte, pulir tu personalidad. Ojo, una cosa es aprender a comportarse, por ejemplo en la mesa (tenemos un capítulo para ello), o en un cierto protocolo, donde seguirás unas normas. Normas para coger los cubiertos, o para no sorber la sopa ruidosamente. Te enseñaremos a pulir errores que cometes al relacionarte con mujeres, pero no vamos a querer transformar tu personalidad para que seas un Harrison Ford con sonrisitas de lado y comentarios cortantes.

Como te decíamos, nadie se enamorará de ti viéndote sorber sopa (ayudándote a tener más éxito el solucionar ese matiz) y de igual forma, ciertos comentarios, gestos y actitudes por muy naturales que sean pueden resultar grotescas, por lo que es necesario que te reeduques sin perder tu personalidad por el camino.

Qué haremos y qué no haremos
Con el Método de Seducción Natural de empareja2 no vamos a hacer que:

– Aprendas decenas de códigos de memoria: los mejores seductores del cine, la política o el amor jamás estudiaron códigos, tiempos ni fórmulas.

– Estés más pendiente del reloj cuando entables contacto: si hay algo terriblemente doloroso es estar actuando durante el tiempo que dure una relación y, tras haber estado pendiente de qué decir, cuándo llamar, qué contestar, cuándo aparecer y en qué momento desaparecer, tras haber estado así durante un tiempo, darte cuenta que se ha acabado la relación y te arrepientas de no haber disfrutado tal y como tú eres.

– Hagas poses o modules tu tono de voz: tú eres tú. Si bien vas a asumir y pulir tus errores, no debes cambiar para emular a otra persona que está describiéndose en un libro e intenta que tú hagas lo mismo. Cada uno tiene una forma de hacer las cosas y puede ser tan válida con algunos tipos de mujeres que aún no te lo imaginas.

– Tengas que planificar tus momentos de caza, ensayes el cómo hablar a una mujer o practiques y estudies qué frases decir según qué momento. Lo natural se consigue practicando, no estresándote mientras analizas situaciones sin parar.

¿Para qué hacemos todo esto? Para que evites algo de lo que hablamos constantemente en empareja2 y, probablemente, lo más importante que puedes aprender en seducción:

UNA ACTITUD FINGIDA ESCONDE UNA PERSONALIDAD DÉBIL.

Por ello, aquí conseguirás…

– Consejos y pautas que te ayuden a conocerte mejor a ti mismo.
– Seguridad para fortalecer una actitud REAL, nacida en ti, no en un libro.
– No defraudar a otra persona que te conoció con actitudes fingidas y que te descubre con tus carencias MAQUILLADAS pasado un tiempo.
– No estar, mes tras mes, año tras año, de error en error, malgastando tu tiempo y salud en salir de “caza”, de día o de noche.

Y, lo más importante: no tener que gastar un solo euro, porque todo, absolutamente todo el éxito ESTÁ EN TI. No creas en las fórmulas todopoderosas, las actitudes estudiadas, ni las palabras mágicas que abrirán de piernas a toda mujer que se cruce en tu camino. Las únicas palabras que lograrán algo así es “¿cuánto por un completo?… y ya sabes en qué lugar quedas con la prostitución, cuando debes aprender a seducir, no pagar a mujeres.

Enhorabuena por conocer un método que no es ningún método, sino la forma en que te comportas contigo mismo y que deberías utilizar con cualquier persona.

Producto disponible en Amazon.es

Deja un comentario