Amistad con los hombres, ¿es posible?

Amistad con los hombres, ¿es posible?
Puntúa este post

Es una pregunta recurrente, y que da lugar a un infinito debate…

Yo creo que sí, firmemente sí, somos complementarios, ¿por qué no íbamos a poder ser amigos? Hay una película que trata sobre el tema ‘cuando Harry encontró a Sally’, la conclusión, ni que no, ni que sí… y es que depende de tantos factores… pero lo cierto es que en la película ellos terminan juntos. Y alguien podría decir: entonces la amistad entre hombre y mujer no existe… y yo digo: ¿es que no buscas en tu pareja también amistad? ¿No comienza muchas veces por una buena amistad el amor?

Producto disponible en Amazon.es

Voy a la RAE, amistad: Afecto personal, puro y desinteresado, compartido con otra persona, que nace y se fortalece con el trato. Y me repito: desinteresado, desinteresado… ese es el ‘quid’, la clave, lo que distingue la amistad de figuras como el pagafantismo. Y es que el pagafantismo se caracteriza precisamente por no ser desinteresado, ambos buscan algo, y tarde o temprano, como ese algo no llega, la relación terminará petando.

El problema es que a veces utilizamos la palabra ‘amigos’ con demasiada ligereza, y es que la amistad hoy en día está infravalorada, ello da lugar a situaciones equívocas. Una mujer conoce a un hombre, empiezan a quedar, comienzan a tener intimidad y como la palabra ‘novios’ o ‘relación’ nos parece excesivamente seria, decidimos calificarnos como amigos. Igualmente, a veces cuando una persona tiene un amante se refiere a él como ‘mi amigo’ o incluso la gente utiliza en modo despectivo ‘su amiguito’. Hay quien se refiere a sus simples compañeros, de gimnasio o de trabajo como ‘amigos’. Pero la confusión por antonomasia la sufre el pagafantas o la pagafantas (que también las hay), que apela a la amistad para justificar ser el perrito faldero del otro.

loading...

DIFERENCIAS ENTRE EL PAGAFANTISMO Y LA AMISTAD REAL

Si tu interés real es seducirle.

Si sólo acude a ti cuando no tiene otro plan mejor.

Si le elogias gratuitamente a fin de subirle su ego.

Si jamás le dices lo que hace mal.

Si tratas de impresionar al otro.

Producto disponible en Amazon.es

Si cuando vais juntos al cine la película siempre la elige el mismo.

Si piensas que te hace un favor por dedicarte su tiempo.

Si siempre llamas tú, y a ti te preocupa llamarle demasiado.

Si sopesas si deberías enviarle ese mensaje.

Si utilizas tácticas y estrategias.

Si siempre le das la razón.

Si se te pone una estúpida sonrisa en la boca cuando le ves.

Y se te retuerce el estómago cuando te habla de la persona que le gusta.

Evidentemente no eres su amigo, eres su pagafantas.

Los amigos discuten y discrepan, los amigos no sopesan las veces que se llaman ni cuál de los dos llama más, los amigos de verdad se quieren pero no se idolatran, los amigos comparten y ceden, no se utilizan. En la amistad real hay equidad en el pagafantismo, uno domina y el otro es marioneta. Y llegados a ese punto, la realidad es que da igual cuánto insistas, cuánto le apoyes, cuánto te entregues, cuánto le alabes o le subas el ego… a sus ojos, careces de valor: El pagafantas difícilmente se convertirá en alguien atractivo, porque él mismo se ha devaluado con su actitud.

Así que si intentas seducir a una mujer, no lo disfraces de ‘amistad’ convirtiéndote en su pagafantas. Mientras tú piensas que a través de la confianza puedes ganártela, nosotras sólo vemos a alguien que baila el son que marcamos, alguien sin demasiado atractivo, si os soy sincera.

¿SIGNIFICA ESO QUE SI ME GUSTA UNA MUJER NO PUEDO SER SU AMIGO?

No, lo que no deberías hacer es convertirte en su pagafantas… y eso sí está en tu mano.

La amistad no se busca, la amistad surge, independientemente del sexo de dos personas, a veces conectas… porque tienes cosas en común, porque tienes planteamientos similares, porque os gusta el mismo tipo de música o de películas, porque trabajáis en lo mismo o vuestros hobbies son similares e incluso porque sin tener nada en común, resultáis complementarios.

No se trata de renunciar a la amistad porque una persona te guste desde el principio. Si has conectado con esa persona, sería un absurdo dejar de tratarla sólo porque te gusta. Se trata de conocerla, y compartir, poniendo ambos de su parte… no de convertirte en un comodín al que ella acude cuando no tiene algo mejor… Se trata de que las cosas evolucionen con normalidad (como cuando conoces a alguien de tu mismo sexo con quien congenias)… y es que de un día para otro no te conviertes en el ‘mejor amigo’ de alguien, ni él en el tuyo. Si eso pasa, mejor desconfía, pues sólo cuando conoces a alguien y ese alguien te conoce a ti puedes ser su amigo.

¿POR QUÉ CUANDO DEJAMOS UNA RELACIÓN QUEREMOS CONTINUAR CON LA AMISTAD? ¿ES ESO POSIBLE?

Como he dicho al principio, las mujeres buscamos en una relación de pareja también amistad (como un complemento más de esa relación). Así por tanto, al romper con alguien no sólo renuncias a tu pareja si no también a un gran amigo. Es por eso que muchas veces, sobre todo si nosotras decidimos dejarlo, decimos: ‘pero podemos ser amigos’. Y es que… posiblemente valoras a tu exnovio como persona, aunque no como pareja. Y por eso no queremos renunciar a esa parte, a él como amigo.

Las cosas son muy distintas cuando nos dejan, entonces nos damos cuenta de lo doloroso y poco realista que es pretender continuar con esa amistad, porque tú le sigues queriendo, y eres incapaz de verle sólo como amigo… y a la larga, te compensa alejarte, y renunciar incluso a la amistad.

No obstante, sí creo que cuando ya ha transcurrido un período largo de tiempo tras una ruptura (no especialmente traumática), y cada una de esas personas han rehecho su vida, es perfectamente posible retomar la relación sólo como una amistad, y es que dos personas que han salido juntas (sobre todo si la relación ha durado un tiempo y eran personas adultas), son personas que tienen muchas cosas en común, además del afecto que evidentemente perdura.

De la amistad como del amor es difícil hablar en términos generales, ahora bien, de lo que no hay duda es de que las mujeres valoramos la amistad de los hombres, y somos conscientes de que a través de esa amistad nos complementamos y completamos. También es cierto que de alguna manera las mujeres valoramos que un hombre tenga amigos y que nos hable bien de ellos, y que les quiera y les apoye, puesto que esto nos hace ver en él una persona fuerte, con principios e inteligencia emocional.

Producto disponible en Amazon.es

Deja un comentario