Aprovecha los puntos fuertes de tu físico

Aprovecha los puntos fuertes de tu físico
Puntúa este post

Desde siempre, el ser humano se ha caracterizado por la preocupación por su apariencia externa. Funcionamos como en un supermercado: lo más bonito, vistoso y sano que vemos, lo compramos.

En las relaciones pasa lo mismo. Puedes pasar días y semanas conociendo a una mujer de la facultad o el trabajo hasta sentir, en algún momento, atracción por ella. Y, apenas unos segundos, te hacen desear locamente a otra. ¿La razón? Indudablemente, el físico.

Producto disponible en Amazon.es

Nos regimos por patrones de belleza que responden, por un lado, a un comportamiento heredado, genético, instintivo. Por otro, a un condicionamiento social, en el que se perfilan arquetipos que poco a poco se van grabando en nuestra mente.

Así… las tres gracias de Rubens (obra de inspiración mitológica), representan el canon de belleza del siglo XIX. Y las escuálidas modelos de los años 80, la de un siglo XX obsesionado por la esbeltez después de una excesiva modernización industrial que nos hizo ser demasiado sedentarios.

loading...

El caso es que, hoy en día, priman las curvas en cuerpos carentes de grasa. Rotundos imposibles que ponen en jaque a diestro y siniestro. Alcanzar la perfección es, más que un derecho, una obligación.

Sin embargo, los estudios desmienten que un cuerpo perfecto sea el atractivo de todas las mujeres. De hecho, la mayoría de las mujeres sienten atracción por partes del cuerpo del hombre que, para otros, son desastrosas.

Por ejemplo, una mujer puede sentir predilección por estar con un hombre sólo por sus manos. O su nariz. Y, en cualquiera de los dos casos, esas manos o nariz pueden no ser, ni mucho menos, de película. Por lo tanto, puede existir un tipo absolutamente corriente con una nariz que llame la atención y no precisamente por su belleza… y que una mujer se sienta atraída.

Al ser todo baremos y esquemas mentales preconcebidos, medimos nuestra belleza de acuerdo a esos patrones. Por lo tanto, lo único que determina si eres atractivo o no es la idea que tienes de ti mismo. Por ello, por más que no te sientas guapo, con toda seguridad tendrás partes del cuerpo que gustarán a un buen número de mujeres. Y, entre todas ellas, seguramente haya alguna que a ti te parezca tremendamente atractiva.

¿Captas ahora este balanceo? ¿Esta reciprocidad?

Ahora, deberías saber cuáles son tus puntos fuertes y explotarlos. Asimismo, deberías conocer lo que las mujeres piensan a nivel físico del hombre, cuáles son sus gustos, cómo satisfacer su vista.

Producto disponible en Amazon.es

Lo primero, si tienes alguna parte destacable, destácala aún más.

  • Si tienes una dentadura perfecta, SONRÍE. Sonríe siempre que puedas. Hay mujeres que se enamoran de unos dientes bonitos.

  • ¿Es tu torso? Intenta marcarlo, sin caer en una competición culturista, con algún jersey de marca que lo realce.

  • ¿Tus manos? Haz que llamen la atención con un anillo de plata o una pulsera gruesa.

  • ¿Tus orejas? Un peinado corto sin mucha patilla que las resalte.

  • ¿Tu pelo? Ni que decir tiene que cambies de peinado tanto o más que Beckham.

Y así una larga lista. Aunque no lo creas, una mujer puede sentirse atraída sólo por una de estas partes y luego ir sumando el resto a esta parte. Resalta la que a ti te guste; luciendo una parte bonita, te sentirás más en armonía con el resto del cuerpo.

¿Cuál es la parte del hombre que más atrae a las mujeres?

Según un estudio por el que 315 mujeres de 15 a 35 años fueron entrevistadas en pubs y discotecas, acerca de la parte que más le gusta de los hombres, el 37 por ciento de las mujeres prefiere el conjunto de piernas y culo. Es así, piernas y culo. Si pensabas que sólo nosotros nos fijábamos en el de ellas, aquí tienes un buen porcentaje (y quizás sean más, que no quieran admitirlo) de mujeres que se fijan en el culo de los hombres. La razón: el hombre busca una mujer ancha de caderas, asociándolo a ser una buena reproductora; las mujeres buscan culos redondos y musculosos, pertenecientes a los mejores corredores del pasado, los cuales conseguían mas caza para el núcleo familiar.

¿No tienes buenas piernas y un buen culo? Ejercítalo en máquinas del gimnasio (prensa y sentadilla). Dale volumen a unas piernas delgadas y conseguirás un mayor atractivo.

El 22 por ciento prefirió la altura. ¿No eres demasiado alto? Prueba a vestir con alguna camisa de rayas verticales que no acentúen tu corta estatura.

El 17 por ciento de las entrevistadas escogió el formato del rostro. Sin duda, una mandíbula prominente, una frente despejada, unas cejas pronunciadas y una nariz notable (la nariz pequeña en el hombre no suele gustar), es lo que suele atraer a las mujeres. Ojo, aquí no se habla de hombres guapos. Se habla de hombres con un rostro armonizado, viril y atractivo. Cada parte puede no ser bonita y, a pesar de ello, tener armonía (por ejemplo, el rostro de Richard Gere).

El 7 por ciento de las entrevistadas prefirió pecho, hombros y brazos. Es una parte que todas escogen como parte más viril al sentirse protegidas por esa zona. Bueno, cualquier persona puede desarrollar pectorales, deltoides y brazos acorde a un esquema deseado. El gimnasio es la clave (y el sacrificio).

A partir de aquí, los porcentajes disminuyen y se reparten entre pequeños detalles como la boca, el pelo, los ojos y otras partes del cuerpo (no, ninguna mencionó el pene).

Muchos hombres creen que las mujeres sienten atractivo por los ojos de un hombre. Pero, a diferencia de nosotros, para ellas sólo funciona el atractivo de los ojos cuando existe aproximación con el sexo opuesto (una charla en un local, una cena cara a cara). En ese momento es cuando se sienten atraídas por la mirada del hombre y no antes.

Si limitamos el físico como única arma disponible para la seducción (cosa totalmente incierta), debes saber aprovecharlo para ligar.

Así, debes concebirte como un producto a la hora de salir a ligar. Un producto que va a venderse y, cuanto mejor te muestres, mayor éxito de venta te espera. Ducharse y arreglarse no es necesario. Debes ofrecer un aspecto limpio, uñas cortas y limpias (si te haces una manicura de vez en cuando, te llevas premio). Aspecto bronceado, corte de cabello con algún estilo, barba cuidada (o agreste pero que combine con ropa de calidad y limpia. El reloj, collares, pulseras, anillos y otros elementos deben dar sensación de robustez. Tu aspecto debe ser atlético, sonrisa ganadora, aplomo, seguridad.

Después, deberás priorizar en tu objetivo. ¿Vas a por una pija? ¿Vas a por una hippie? Dependiendo de tu vestimenta vas a conseguir a unas o a otras. Si vas informal a la pija la harás huir. Si vas muy arreglado, la hippie no va a fijarse en ti… y si lo hace te reprochará el cómo vistes. Puedes llevar un jersey deshilachado y de mala calidad pero como lleves un reloj caro irás a la moda. Y encima el jersey te queda bien. Eso sí… como lleves un reloj digital barato eres un hortera y un cutre.

Los zapatos: limpios, brillantes y con calcetines negros (la moda de Michael Jackson nunca se impuso en España).

¿Quieres jugar con la virilidad que un cuerpo cubierto de ropa no ofrece? Bueno… busca los elementos más varoniles de los complementos. Por ejemplo, el subconsciente colectivo juega con factores como hebillas de cinturón gruesas, zapatos robustos, relojes de gran volumen, peinados llamativos… Son detalles que la publicidad ha bombardeado durante años en el subconsciente colectivo y deberás aprovechar. Ellas responden positivamente a esos factores que impulsan la virilidad. No sabrán qué concretamente… pero se sentirán atraída por algo.

Pensarás: ¿Y si no soy nada del otro mundo? ¿Me jodo y me aguanto? Bueno… cada uno somos lo que queremos ser. Puede sonar algo extraño y casi místico, pero es así: si estás gordo, adelgaza (todo el mundo puede). Documéntate sobre nutrición. En los gimnasios te ayudan, cada vez mejor, a alcanzar tus objetivos. Además, aumentarás la seguridad en ti mismo. ¿Necesitas más confianza en ti mismo? ¿Mas autoestima? Hay libros de autoayuda que pueden ayudarte a ver la vida de otra manera. Tú puedes moldearte. Si quieres aumentar la seguridad en ti mismo existen cursos de desarrollo personal y libros de auto ayuda. Tu puedes ser como quieras ser. No has nacido sabiendo conducir, pero aprendes poco a poco hasta ser un experto piloto. Es posible que no poseas características físicas envidiables, pero si las potencias puedes conseguir el perfil que deseas. Si te lo propones, puedes conseguirlo todo.

¿Piensas que esta necesidad de un cambio significa que no te aceptan tal como eres? Recuerda que hacer cosas nuevas por ti, es crecer. Con cada experiencia vas a acumular puntos, a desarrollar un amplio bagaje cultural. Esto te hará aún más atractivo a ojos de ella. Hagas lo que hagas, vivirás cosas nuevas: aprenderás de ciclismo, conocerás a gente en competiciones deportivas, viajarás ocasionalmente por los cambios que has decidido realizar… Cambiar es vivir. Si te resignas a ser como eres, es posible que diga mucho del concepto que tienes de ti mismo, pero estarás cerrándote a experiencias nuevas.

Producto disponible en Amazon.es

Deja un comentario