¿Cómo convertirme en un líder?

¿Cómo convertirme en un líder?
Puntúa este post

Desde mi punto de vista, trabajando en coach durante los últimos siete años, los líderes NACEN, no se hacen. Es posible que las circunstancias lleven a una persona a liderar su entorno de alguna forma, pero si a lo largo de su vida alcanza algún nivel de liderazgo se deberá, básicamente, a que existían en su interior cualidades de constancia y superación personal que le conducirán, de forma indefectible, al liderazgo.

Hay varios mitos con respecto al liderazgo. No se trata de una habilidad natural, ya que para liderar en un ámbito hay que desarrollar:

Producto disponible en Amazon.es

– Conocimientos de su sector y las industrias paralelas
– Conocimientos de la organización donde se desenvuelve
– Trazar relaciones personales fuertes y duraderas en la empresa en que se embarca
– Poseer cierta reputación
– Tener unos profundos valores personales: ambición, energía, deseo de dirigir, honestidad, integridad y seguridad en uno mismo
– Estar plenamente motivado

La inteligencia permite desarrollar estas tareas y, de hecho, está muy ligada al éxito como líder, pero es necesario enfocar esa inteligencia al conocimiento del medio en el que se desea organizar un sistema. Una persona muy inteligente no es más líder que alguien que es menos inteligente. El liderazgo es capacidad de actuación, no brillantez con el espacio, los números o las letras. De hecho, el líder delegará (y deberá delegar) todo tipo de tareas, pero jamás delegará la filosofía que rige su vida, por la cual desea ser recordado, y se encargará él mismo de su propagación.

loading...

Otra de las cosas que la gente confunde: el carisma. Sí, los líderes deben poseer carisma, pero no el malentendido carisma positivo, sino un carisma que atraiga a las personas. Toda atracción es carisma, sin necesidad de que el líder sea amado, admirado y respetado. Una persona puede ser excepcionalmente positiva y magnética, pero no ser en absoluto una persona simpática, afable y querida por las personas. De hecho, un líder es alguien que tiene seguidores, al que no se ama o se admira, que es muy visible para el resto de la gente, que se da a conocer, que ofrece públicamente su imagen de la cual está plenamente seguro, y que no lucha por rangos o privilegios, sino por la importancia que tiene para el resto de las personas.

No importa, a fin de cuentas, el poder o el dinero, sino los ojos que brillan a tu alrededor.

El último mito respecto a un líder es el nivel donde desarrolla su trabajo. Un líder no tiene por qué estar en la cúspide de una empresa, sino que puede ejercer liderazgo en su entorno más cercano: un buen padre transmite una serie de valores y moldea ciertas conductas en su hijo, y eso es un tipo de liderazgo. Una persona puede abrir una tienda y liderar el negocio tratando con proveedores y empleados y, de esa forma, crecer. Tú puedes ser líder en tu grupo de estudios, o proponiendo cada fin de semana dónde moverte con tus amistades, escogiendo los sitios que visitaréis. Pero SIEMPRE, tal y como decía más arriba, si una persona llega a ese estatus, a esa actividad, lo hará porque existían en él cualidades innatas que le conducen, irremediablemente, a dirigir su entorno. Un líder siente que debe ser líder, no desea hacerse líder para quedar por encima de otras personas, o por envidiar a rivales a los que, en realidad, admira.

Los cursos y sesiones de coach que he desarrollado para despertar y desarrollar liderazgos innatos, permiten que las personas desarrollen su sentido directivo, organizativo y motivador, a través de actividades físicas e intelectuales enfocadas a la superación personal. Las técnicas que he desarrollado durante mis años de trabajo se resumen en ECO, un trabajo de campo en torno al Entusiasmo por el trabajo, la Convicción de estar en el camino correcto, y el Optimismo que le permite proyectar éxito a largo plazo en sus tareas.

El trabajo de coach que desarrollo en escénicaMente va continuamente por esa línea: ECO. Entusiasmo-Convicción-Optimismo, anexando todas las otras cualidades anteriormente mencionadas: constancia, conocimientos del medio, honestidad, integridad, seguridad en uno mismo, capacidad para mostrarse de forma visible a los demás…

El líder, por tanto, es INNATO, y su personalidad le conducirá hacia su objetivo de liderazgo, pero el coaching es la herramienta idónea para catalizar ese liderazgo, impulsarle a obtener metas y dominio de su personalidad y trabajo más rápida y eficazmente, sin tener que pasar por ciertos errores que ralenticen su expresión y manifestación de su trabajo.

Producto disponible en Amazon.es

Producto disponible en Amazon.es

Deja un comentario