¿Con cuanta antelación se propone una cita?

¿Con cuanta antelación se propone una cita?
Puntúa este post

Cerrar muchísimas variables, recogerlas todas en libros gordísimos, y que eso sea el manual venerado y todopoderoso para relacionarse en cualquier situación, ya está inventado, pero no forma parte de esta web.

Sabréis que por ahí hay muchos proyectos de ese tipo, donde se recogen muchísimas experiencias de gente que:

Producto disponible en Amazon.es

a) Le ha echado morro.
b) Ha metido mucho la pata.
c) Jamás atendió a ningún manual.

Así, se pone a cientificar sus experiencias y las recoge en un manual, para que todo esté cubierto: la entrada, el rechazo, la mala cara, la pose, el comentario inapropiado, el halago en su momento, la despedida y la llamada de teléfono, todo ello con innumerables y realmente imaginativas formas de llamar a cada proceso.

loading...

En empareja2, pese a que parezca algo difuso y no muy concreto, y mucho menos científico, abogamos por la NATURALIDAD. Es decir, lo que te vaya saliendo, atendiendo siempre antes al eje que tienes en tu centro, en lugar de desparramar y acabar de mayordomo y rebotando más que una pelota de pinball, detrás de personas que pasan de ti pero que tú te empeñas en agradar DESGASTÁNDOTE.

Digamos que mientras uno cumple la premisa de atenderse más a sí mismo, y comprobar cuándo está metiendo la pata al desviar su atención y su vida por esa persona que le gusta, mientras uno se mantiene ahí, todo irá perfecto. Todo irá NATURAL. No habrá cambios de personalidad, ni de rumbo, ni de tiempos, ni creación de estrategias ni hostias.

Así pues, en este contexto, ¿cuándo llamar? Cuando quieras. Puedes hacerlo un lunes o el mismo viernes de cara al sábado. ¿Que ya tiene planes? Te aseguramos que si alguien tiene planes y le llama esa persona que le gusta los cambia, a no ser que sean muy importantes.

La llamada, por supuesto, no debe ir encaminada a quedar, sino más bien en charlar con esa persona, preguntarle qué tal le va, sacar un par de conversaciones, un me meto contigo, jaja, tal cual y, al rato, proponer veros. Proponer la cita. Y eso puede suceder, como te decimos, seis días antes o unas horas. Mientras la cosa sea natural, como si llamas a un colega a ver cuánto le ha costado la reparación del coche, todo irá bien.

El problema es cuando una llamada paraliza tu día a día, miras el reloj incesantemente a ver cuándo llega el momento, y planificas la conversación para saber qué decir, qué no, cuándo, cómo y por qué, estás construyendo unos previos de relación abocada al fracaso con toda seguridad.

Cuando llegues a esa conclusión, a la autoestima y el eje en uno mismo antes que nada, y todo lo demás como complemento, entenderéis a qué me refiero, a qué nos referimos, con lo de no perder el centro, lo de no perder de vista lo que tú haces y por lo que vives, y comprobarás que una llamada no te descentra sino que te relaciona, sin más, sin agobios hacia ella o hacia ti mismo.

Producto disponible en Amazon.es

En cualquier caso, aplica siempre la naturalidad y el sentido común a todo lo que hagas, y que nada te convierta en una persona que va detrás de otras personas, porque de la misma forma que te enamoramos de alguien que está a su vida, la persona a la que deseas querrá lo mismo de ti.

Producto disponible en Amazon.es

Deja un comentario