Cómo conseguir Buena Suerte en el amor

Cómo conseguir Buena Suerte en el amor
Puntúa este post

¿Podemos influir en las relaciones a través de amuletos, conjuros, fetiches o algún tipo de ritual? Por supuesto que no… la suerte sólo depende de nuestra actitud ante la vida y nuestra forma de crear las circunstancias necesarias para que ésta llegue a nosotros.

Por ello, el libro de la Buena Suerte de Alex Rovira Celma y Fernando Trías de Bes Mingot, dos licenciados en ciencias empresariales, han conseguido hacer llegar su visión sobre la Buena Suerte (sí, en mayúsculas) a miles de personas. Buena Suerte para sus negocios, sus proyectos y, lo que en empareja2.es nos interesa, para sus relaciones.

Producto disponible en Amazon.es

Para ello vamos a analizar las diez claves de la Buena Suerte, de forma que propiciemos el conocer a una nueva pareja y sepamos mantenerla una vez la hemos conseguido… algo que mucha gente deja en manos del ‘azar’ y el ‘destino’ y que resulta completamente inútil.

Es necesario abrir los ojos y darse cuenta que el éxito depende de nosotros, no somos ajenos. No nos vapulea. No somos títeres de nadie. Debemos confiar en nuestros recursos y en nuestro poder para cambiar nuestra suerte.

loading...

Regla nº 1 de la Buena Suerte: La suerte no dura demasiado tiempo porque no depende de ti. La buena suerte la crea uno mismo, por eso dura siempre.
Es posible que en un encuentro fortuito hayas conseguido a una mujer que consideras afín a ti. Te gusta, tiene tus gustos, está soltera o descontenta con su situación actual… Ciertas circunstancias te han puesto en su camino y ella ha llegado al tuyo. Habéis creado unas circunstancias y eso ha generado, a tu juicio, un premio. Has tenido suerte. Sin embargo, hay que diferenciar entre la suerte y la Buena Suerte. Suerte es haberla encontrado. Buena Suerte es crear los vínculos que duren para siempre. Por tanto la suerte es algo que se va igual que llega. No depende de ti.

Regla nº 2 de la Buena Suerte: Muchos son los que quieren tener buena suerte, pero pocos los que deciden ir a por ella.
Por lo general, muchas personas se lamentan de su suerte día tras día. Se basan su misma fórmula de vida, a veces malviviendo, pensando que el destino les tiene ‘atrapadas’ y no pueden hacer otra cosa que resignarse a seguir existiendo de forma anodina, a tener ese trabajo que no les gusta y a estar solas, cuando en realidad desean tener una persona con la que ser más feliz. Y así, se cumple la cita de Honoré de Balzac: la resignación es un suicidio cotidiano. Por ello, lo mejor es arriesgarse, lanzarse a por la oportunidad, moverse. Cuanto más te muevas, más energía moverás a tu alrededor. Y ése es el gran primer paso para encontrar la Buena Suerte.

3ª regla de la Buena Suerte: si ahora no tienes buena suerte, tal vez sea porque las circunstancias son las de siempre. Para que la buena suerte llegue, es conveniente crear nuevas circunstancias.
Seguramente has vivido en los últimos tiempos esperando que, con la misma actitud, la misma forma de vida, la misma gente a tu alrededor, los mismos hábitos y los mismos horarios, suceda algo nuevo. Y es evidente que nada ocurre. Las circunstancias de siempre generarán las consecuencias de siempre. Sólo las nuevas circunstancias generarán nuevas experiencias. No vayas a los sitios de siempre, invita a comer a alguien a un sitio que no conoces, lee un nuevo libro, coge una nueva línea de metro aunque des más rodeos, cambia de ropa, aprende un nuevo idioma. La clave es moverte, generar nuevas circunstancias, ya que las circunstancias actuales no te darán una relación tal y como la imaginas sino que estará acorde a lo que ahora mueves y sientes.

4ª regla de la Buena Suerte: preparar circunstancias para la Buena Suerte, no significa buscar sólo el propio beneficio. Crear circunstancias para que otros ganen atrae a la Buena Suerte.
Una vez tengas claro que tienes un objetivo, cambia las circunstancias de tu alrededor sin pensar en cómo te beneficiará cada cosa que hagas, sino cómo está ayudando a los que te rodean. Si tu objetivo es conocer a un chico en un entorno conocido para ti, por ejemplo un sitio de entrenamiento, conocerás a gente que necesite cambiar su forma de trabajar y otros a los que debas enseñar tu especialidad. Cambiando las cosas de tu entorno, consigues crear situaciones favorables para otros que repercutirán en tu buena marcha hacia tu objetivo.

5º regla de la Buena Suerte: si dejas para mañana la preparación de las circunstancias, la Buena Suerte quizá nunca llegue. Crear circunstancias requiere dar un primer paso. Dalo hoy.
A quien madruga, Dios le ayuda, que decimos en España. Un día no se compone de horas, minutos ni segundos. Se compone de momentos. Por eso, debes aprovechar cada momento del día. Si sabes que tienes que hacer algo hoy, hazlo. Si conoces a un chico que te atrae y no tienes ni idea de cómo decirle algo para entablar conversación, debes saber que ese momento, esa oportunidad, puede pasar. Y entonces no llegará. Las oportunidades siempre están ahí, pero tú debes crear las circunstancias hoy, para que esas oportunidades se presenten. Si en lugar de quedarte en casa, haces algo nuevo que te han propuesto aunque no te apetezca mucho, favorecerás la aparición de oportunidades que siempre están ahí pero que no conseguirás hasta que no te muevas y generes las circunstancias adecuadas. Hazlo ya.

6ª regla de la Buena Suerte: aún bajo las circunstancias aparentemente necesarias a veces, la Buena Suerte no llega. Busca en los pequeños detalles circunstancias aparentemente innecesarias pero imprescindibles.
Es posible que pienses que no haces más que crear circunstancias, pero la Buena Suerte no aparece. Y es posible que pienses en desistir. Pero puede haber pequeños detalles que estén impidiendo que logres tu objetivo. Si has tenido la suerte de conocer a un nuevo grupo de amigos y estás creando las circunstancias para que la Buena Suerte te ayude a conseguir esa chica que tanto te atrae, debes saber que pequeños detalles pueden impedir que surja algo entre vosotros dos. Por eso, puede tratarse de perspectiva sobre vuestra relación. Aléjate todo lo posible de tu deseo y mira fríamente lo que intentas conseguir y cómo se muestra ella. Comprueba que las personas que os rodean, los vínculos, los motivos personales son todos apropiados. Quizás, en tu deseo por conseguir a una chica no habías reparado en lo que a ella le gusta y sólo puedas conocerlo a través de otra persona. Para pintar un cuadro, es necesario alejarse para ver la composición al completo.

Producto disponible en Amazon.es

7ª regla de la Buena Suerte: a los que sólo creen en el azar, crear circunstancias les resulta absurdo. A los que se dedican a crear circunstancias, el azar no les preocupa.
Si caminas en tu vida sin motivación alguna, pensando que algún día ‘algo pasará’, vivirás preocupado del azar. Por ejemplo, preocupada de que ese chico llegue por algún tipo don divino: si ocurre en las películas, ¿por qué no a ti? Sin embargo, si creas circunstancias estarás desarrollando muchas más cosas que un simple pensamiento de esperanza. Comenzarás a conocer gente, a ayudar a otros a hacer cosas que nunca habías imaginado que podrían conseguir. Conseguirás que otras chicas a las que no habías tenido en cuenta, se sientan atraídas por ti. Otras personas querrán estar a tu lado, porque sabrán que eres una persona decidida, con objetivos claros. Eso te dará muy buena imagen ante los demás. Y, de pronto, te darás cuenta que el azar no te preocupará, porque estarás llenando tu vida de circunstancias, vínculos con otras personas. Y, quizás, en tu afán por conseguir a un hombre, conozcas a otro que vale mucho más la pena. Ésa será tu Buena Suerte, haber creado las circunstancias para conseguir mejores cosas que las que te habías propuesto. ¿Qué importa el azar, si eres tú quien lo está creando?

8ª regla de la Buena Suerte: nadie puede vender suerte. La Buena Suerte, no se vende. Desconfía de los vendedores de suerte.
Si tienes claro que la Buena Suerte la creas tú, creando circunstancias… ¿cómo es posible que alguien te diga que haciendo algo conseguirás a la mujer de tus sueños? Ningún libro, ningún pensamiento, ninguna fórmula te dará la Buena Suerte de conocer a la mujer de tu vida, hasta que no comiences a crear las circunstancias necesarias para que eso suceda. Podrás conocer mucha teoría, podrás conocer incluso nuestros foros de seducción, pero si no te mueves, si no generas nuevas cosas en tu vida, ese conocimiento nunca lo pondrás en práctica. Por tanto, desconfía de las fórmulas que nunca funcionarán hasta que tú no te muevas. Desconfía de los amuletos, los conjuros y los tréboles de cuatro hojas. La Buena Suerte depende de que hagas girar tu vida, no que la vida te haga girar a ti.

9ª regla de la Buena Suerte: cuando ya hayas creado todas las circunstancias, ten paciencia no abandones. Para que la Buena Suerte llegue, confía.
No pienses que por hacer cosas durante un tiempo, vayas a conseguir todo lo que te has propuesto. Si tienes la tierra específica, el agua necesaria y el sol en su justa medida, aún necesitarás que el viento sople y haga caer las semillas de la planta que estabas esperando. La confianza está muy relacionada con la esperanza. Si no sabes esperar y abandonas, nunca fortalecerá lo que con paciencia has ido desarrollando.

10ª regla de la Buena Suerte: crear Buena Suerte es preparar las circunstancias a la oportunidad. Pero la oportunidad no es cuestión de suerte o azar. Siempre está ahí.
¿Existen las oportunidades? Sí, por todos lados. Love is in the air. Siempre está ahí. Pero… si no tienes tu campo preparado, si no haces nada por moverte y mover tu entorno, por muchas personas que pasen a tu alrededor, no germinará en una posible relación. Ten preparadas las circunstancias idóneas para que un viento que traiga ‘semillas’ te pille con todo preparado. Y recuerda, siempre, absolutamente siempre, las oportunidades están ahí. Si tú estás moviendo tu vida a tope, conseguirás atrapar muchas de esas oportunidades.

Síntesis: crear Buena Suerte, es cuestión de crear circunstancias
No atiendas a otra cosa. Crea las circunstancias. Muévete. Sal. Conoce a otras personas. AYUDA a otras personas. No pienses sólo en tu beneficio, siéntete cómodo generando circunstancias en las que los demás hagan su vida de otra forma distinta. No se trata de inteligencia, sólo de trabajo, y de hacerlo hoy, no esperar a mañana.

Cuando llegue un nuevo amor a tu vida, se sentirá atraído por ti, esa persona especial que hace que su mundo gire más rápido que los demás.

Producto disponible en Amazon.es

Deja un comentario