Creo que voy a cambiar mi imagen: otra ropa, otro pelo y otro estilo quizás le atraigan más

Creo que voy a cambiar mi imagen: otra ropa, otro pelo y otro estilo quizás le atraigan más
Puntúa este post

Vale… notas que las cosas se tuercen y empiezas a mentalizarte de que la culpa es tuya. Lleváis tres años juntos y ahora ella/él se ha ‘cansado’ de tu imagen (en el caso de que sea así, claro).

Así que… ¿durante tres años ha estado sin problemas contigo? ¿Por qué AHORA decide cambiar de parecer y le empieza a importar salir contigo? ¿Por qué te huele que se ve segura/o de sí misma/o para decirte algo negativo, como si tuviera a alguien más con quien te está comparando?

Producto disponible en Amazon.es

Bueno… probablemente será así… O no. Pero eso es lo de menos. Lo que verdaderamente importa ahora es que tú no tienes que dejar de ser la persona con la que ha estado, sobre todo si tú te has gustado a ti mismo/a hasta el día de hoy.

Si siempre habías pensado en cambiar tu estilo, no está de más que lo hagas… PERO POR TI. Debes hacer esto por ti, para gustarte tú. No para gustar a una persona que hace una semana no tenía ninguna queja sobre tu aspecto y ahora parece haberlas compactado y lanzado todas juntas.

loading...

Si estás haciendo esto por tu pareja vas a gastar dinero (la ropa no es barata, y cambiar el armario de golpe mucho menos) y tiempo (salir de compras te puede llevar muchas tardes… que puedes aprovechar para más cosas). Está claro que es una inversión que, desde nuestra experiencia, no te asegura ni en el 1% de probabilidades, que a ella/él le den vueltas los ojos al verte y decida lanzarse a ti.

No… Pongamos varios ejemplos de esto: esos cambios de ‘ahora compro flores’, o ‘ahora me visto como un gigoló’ o ‘ahora aparezco con el cochazo de turno’, esperando la gran reacción, sólo ocurre en las películas, con lágrimas en los ojos de la protagonista. La realidad es que cuando te vea seguramente finja y diga qué guapo estás, luego mirará su reloj, hablará un momento por el móvil y te besará la mejilla, desapareciendo de allí prometiéndote mientras se aleja que te llamará.

Y entonces nunca, absolutamente nunca, te sentirás más ridículo con toda esa ropa, nuevo peinado y perfume que estabas estrenando. Tu autoestima caerá en picado… y querrás desaparecer como sea de allí.

Ya lo sabes: no cambies para agradarla/e. Cambia porque te apetezca a ti cambiar (y esto puedes hacerlo esté o no distante). Mirar por ti va a hacer mucho más por la relación, ya que una mujer quiere a un hombre que se quiere a sí mismo, no a uno que se cambia a sí mismo según sople el viento.

Producto disponible en Amazon.es

Producto disponible en Amazon.es

Deja un comentario