Cuando él es más joven, ¿estigma?

Cuando él es más joven, ¿estigma?
Puntúa este post

En la portada de una revista del corazón leemos la noticia de que el actor que interpreta a El DUQUE -ese hombre por lo que suspira media España–, TIENE UNA NOVIA, también actriz, 12 AÑOS MAYOR QUE ÉL. El titular destacaba precisamente esa circunstancia. Esto es una muestra más de cómo las relaciones de mujeres con hombres más jóvenes comienza a ser algo casi tan frecuente como lo había sido hasta ahora lo contrario, pero sigue chocando y causando sorpresa.

Remontándonos en los tiempos, en la mayoría de las culturas la figura del hombre ha estado asociada a la de protector de la mujer. El hombre cazaba y volvía al poblado con la comida conseguida donde la mujer le esperaba cuidando de la descendencia. La edad de procreación del hombre, a diferencia del período fértil de la mujer, también ha llevado a que el hombre buscase mujeres más jóvenes que él para garantizar la continuidad de la tribu. De modo antropológico éste ha sido uno de los motivos por el que el hombre tuviese una mujer más joven a su lado. Así ha sido y continúa siendo lo habitual en diferentes culturas.

Producto disponible en Amazon.es

Pero en la sociedad occidental, los tiempos han evolucionado, los roles de la pareja comienzan a ser distintos. Las relaciones no siempre están asociadas a la idea de crear familia. Las mujeres singles tenemos ahora autonomía profesional, económica y social; nos desenvolvemos de modo independiente en nuestro trabajo y en nuestras relaciones sociales y de pareja. Cuando hemos pasado los cuarenta y la maternidad ya no es nuestro objetivo, o por haberlos tenido y criado, o por haber superado el paso del reloj biológico, aun nos sentimos en plenitud de nuestro físico. Tenemos más seguridad en nosotras, no tenemos los 40 años que tenían nuestras madres, ni por asomo los de nuestras abuelas.

Nos valemos por nosotras mismas, somos activas, nos interesamos por cuidarnos, seguir una dieta saludable, hacer ejercicio físico, recurrir a alguna ayuda estética. Tenemos la feminidad en su máximo apogeo y el aplomo y la seguridad de saber lo que queremos; o mejor dicho, lo que no queremos por haberlo vivido ya. Sexualmente las mujeres educadas en la generación de los cuarenta actuales no somos de relaciones esporádicas, no las empleamos para enganchar a un hombre; es una bajeza y no nos gusta ser simples objetos de deseo. Llegamos a intimar cuando sentimos algo especial por alguien, llámese interés, atracción, emoción… deseo en definitiva. Pero nuestra entrega sexual es también una entrega emocional, y si no tenemos a ese alguien, no somos del aquí te pillo, aquí te cepillo, nosotras nos las arreglamos.

loading...

Con la experiencia de los años, sabemos ya que EL PRÍNCIPE AZUL NO EXISTE, también sabemos que nosotras no somos princesas; nos engañaron de pequeños, unos y otras están en los cuentos. Hombres y mujeres somos mortales con defectos y virtudes. Si a pesar de estar más a gusto que un arbusto con nuestra adorada independencia pensamos en que nos gustaría TENER A UN COMPAÑERO, pensamos en alguien que nos apoye en nuestro camino, y con quien compartir risas y llantos, experiencias y aventuras, alguien que nos aporte mucho más que el goce físico: importante pero no lo único. Pero pensando quiénes pueden llenarnos como compañero es dónde comienzan los problemas: nuestros contemporáneos “disponibles” están, en una buena mayoría, de vuelta de muchas cosas y con la mochila cargada de desengaños, miedos, barreras y faltos de confianza en sí mismos. Arrastran sus frustraciones y temen caer en manos de alguna chupa sangre. La vida les ha dejado también huella en el físico y les hace ser (salvo honrosas excepciones) personas desgastadas; faltas de energía y viciadas. Conocer entonces a alguien con quien no hemos vivido ese deterioro físico y psicológico no les hace atractivos al primer golpe de vista.

Entonces qué tipo de hombres son a nuestros ojos de mujeres renovadas los que NOS ATRAEN: AQUELLOS QUE SON MÁS JÓVENES QUE NOSOTRAS. Siempre hemos oído que el amor no tienes edad, pero ¿tiene diferencia de edad? Una relación de cinco años arriba-abajo entre él y ella, puede considerarse una diferencia normal, el desequilibrio se produce cuando el hombre tiene de diez años en adelante menos que la mujer.

¿Qué ventajas e inconvenientes tienen este tipo de relaciones con más de 10 años de diferencia?

Tanto para la mujer como para el hombre las ventajas son importantes: un hombre más joven nos aporta ENERGÍA, ILUSIÓN, FRESCURA, VIGOR SEXUAL, VIDA SOCIAL, MÁS GANAS DE CUIDARNOS. Nosotras les ofrecemos a ellos: mayor estabilidad e independencia de que la que puedan ofrecerles mujeres más jóvenes. Tenemos las ideas más claras, una vida hecha y no pretendemos atarles, no tienen que agobiarse por seducirnos, ¡YA NOS ENCANTAN!

Los inconvenientes, como en toda balanza también existen. Por un lado no deja de ser cierto que parecer ridículas a su lado y el qué dirán nos preocupa a nosotras más que a ellos. Ellos tienen muchos menos complejos por este tema; algunos incluso llevan a gala estar con una mujer mayor. Las mujeres llevamos peor la huella del paso de los años. Por otro lado la diferencia de edad conlleva en ocasiones una menor madurez emocional por parte de él, esto puede no llenarnos del todo y ser un inconveniente a la larga. Otra de las razones que puede dar al traste con la relación es que las expectativas de vida de ellos con respecto a las nuestras sean distintas; estamos más reacias a modificar nuestra vida ya montada y NOS RESISTIMOS A QUE PRÁCTICAMENTE NADIE ENTRE EN ELLA.

¿Por qué se sienten ellos atraídos por mujeres de mayor edad?

Producto disponible en Amazon.es

Con nosotras NO TIENEN QUE FINGIR SER LOS DUROS como con las chicas de su edad. Nos admiran porque pueden aprender de la experiencia de vida que una mujer de su edad no tiene. La competitividad que encuentran ellos cuando quieren entrar en relación con una mujer de su edad, no la encuentran con una mujer mayor. Además, nosotras les damos la posibilidad de ser naturales, algo que con las chicas de su misma edad, les resulta más difícil; con ellas deben ser los más guapos, los más divertidos y los más de lo más.

EL ESTIGMA contra las mujeres que salen con hombres más jóvenes HA COMENZADO A DESVANECERSE. No son tiempos de estigmatizar a nadie, NI DE JUZGARNOS COMO ASALTA CUNAS por querer a un hombre más joven. Estamos en igualdad de condiciones para elegir con quién queremos estar, si el interés y la atracción se produce hacia un hombre más joven no debemos sentirnos acomplejadas ni en desventaja. Toda relación sea con hombre más joven, igual o mayor que nosotras, debe considerarse como una oportunidad de conocer y disfrutar de la compañía de ALGUIEN QUE NOS CAUTIVE POR SU CABEZA Y SU CORAZÓN, no por su físico. La cuestión es que es este último el que despierta la primera atracción y nos hace acercarnos a conocerles.

Cuarentañeros: comiencen a vaciar sus mochilas, ENTIERREN SUS FANTASMAS, comiencen a cuidarse y a quererse más a sí mismos, LA FELICIDAD ES EL MEJOR COSMÉTICO; por eso las cuarentañeras estamos en plenitud, porque tratamos y nos esforzamos con nuestra actitud por ser felices cada día.

Producto disponible en Amazon.es

Deja un comentario