¿Debo beber alcohol?

¿Debo beber alcohol?
Puntúa este post

Verás… todo es cura y veneno, sólo depende de la dosis. Está comprobado que el alcohol, en una mínima medida y de forma esporádica ayuda a contrarrestar los problemas cardiovasculares. El otro día, precisamente, veía un documental de uno de los hombres más viejos del mundo: vive en China, tiene 122 años, dejó de trabajar a los 102 (y por qué se rompió una pierna) y dice que su secreto para seguir viviendo era hablar todas las tardes con la gente joven, y tomarse después de comer su copita de alcohol de arroz.

Yo he estado en China, creo que algo has podido leer en mis publicaciones, y al boui jiao, el alcohol de arroz, lo llaman «la lobotomía líquida», haciendo referencia a cómo te corre por la tráquea cuando lo ingieres. Me aficioné al chupito de ese alcohol tras cada comida, y años después sigo aquí, contándote unas y otras historias, sin que aquel alcohol me hiciera nada pernicioso en el cerebro humano, o al menos hasta donde yo tengo entendido.

Producto disponible en Amazon.es

Sinceramente, creo que ha sido más perjudicial para mi salud los innumerables donuts que haya podido tomar, o las veces que he corrido bajo un sol de 40 grados y no he bebido ni una gota de agua. O los cientos de veces que he pensado en cosas negativas cuando debía haberme centrado en el presente. ¿Qué es más malo en realidad? ¿Lo que piensas (que te alimenta desde dentro) o lo que ingieres (que te alimenta desde fuera?

En cualquier caso, no sólo he tomado alcohol de arroz. Yo fui en su día como tú, de negarme al alcohol, a fumar o a tomar drogas. Lo de fumar, pese a alguna vacilada con algún que otro cigarro, jamás ha formado parte de mi vida. Lo de las drogas, tampoco, pese a que le haya dado algunas caladas a un porro. Sin embargo, el alcohol si ha formado y forma parte de mi vida… y me explico: con este tiempo vienen fenomenal unas cañas en una cerveza, en cualquier boda, comunión o bautizo te sirven copas tras el banquete, antes y durante Nochebuena tienes vino, y después un buen cava (nada de champagne, eso para los franceses). No hay mejor digestión para una gran cena que un buen ron con cocacola bien preparado y, desde mi punto de vista y como ex de una asturiana de buen comer, creo que si no tomas una buena sidrina si comes en Oviedo, te estás perdiendo la mitad del asunto.

loading...

¿Soy un alcohólico por tomarme unas cañas en una terraza? ¿O pedir un ron cola en una boda? ¿Por ir a catas de vinos cuando tengo ocasión? Pues lo cierto es que no. Entreno veinte carreras populares, dos medias maratones y una maratón cada año. Y lo acompañan dos horas de gimnasio diarias. Ahora prepararé un Triatlón (natación, bici y carrera, lo que se suele llamar un IronMan). Mi dieta se basa en avena con soja, pavo, barritas de cereales, zumos, arroz, pollo, atún, piña y pescados a la plancha. Eso es lo que como cada semana. Pero si llega un sábado en el que me tengo que tomar un par de copas, quizás lo haga. O quizás no, depende de si me apetece… pero desde luego que no pienso que eso vaya a arruinar mi salud porque sé que no me excedo con el alcohol, y que tomado con moderación te permite vivir sin presiones ni autocensuras. Sinceramente, dudo mucho que una persona cualquiera que no tome alcohol pero lleve una vida sedentaria tenga más salud que yo.

Con esto no te estoy invitando a que bebas alcohol, pero sí que me gustaría que entendieras que CUANTO MÁS CENSURES EL ALCOHOL, MÁS TE VA A OBSESIONAR. Mira Mel Gibson, cristiano, devoto que le hervía la sangre dando charlas sobre Jesús y el reino de los cielos, y le pillaron conduciendo borracho poniendo en peligro su vida y la de los demás.

Ése es el gran problema de nuestras vidas, el cómo acallamos los deseos, las tentaciones, cómo huimos del qué dirán para meter todo a presión en nuestro fuero interno y nos dedicamos a castigarnos. Decimos que NO a nuestra naturaleza, nos imponemos sanciones, límites y bloqueos que acaban pegando un petardazo años después. ¿Cuánta gente aparentemente normal acaba separándose con 40 ó 50 años y se da al alcohol y a las drogas? ¿Cuánta gente va a Dios rogando pero luego con el mazo dando? ¿Cuánta gente se inhibe, se esconde y se castiga, y acaba cometiendo algún crimen contra sí mismo o los demás, sólo porque ha pasado toda su vida cercenando su capacidad de ser libre?

Como te digo, esto no es una invitación a beber alcohol o a hacer cualquier cosa que no te apetezca hacer, pero el alcohol al igual que muchas drogas no es tan horroroso como lo pintan, puedes convivir de forma sana sin que éste entre en tu vida y te destroce, y puedes confiar en tu criterio y saber cuándo decir basta, en lugar de decir NO sistemáticamente como si fueras un robot pero, en realidad, tener tentaciones fortísimas que acaben manifestándose cuando seas más mayor y en situaciones mucho más inoportunas.

Cuidaos mucho, bebed con moderación, haced ejercicio y pasadlo bien… no hay más misterio.

Producto disponible en Amazon.es

Producto disponible en Amazon.es

Deja un comentario