¿Debo hablar de mi ruptura con la gente?

¿Debo hablar de mi ruptura con la gente?
Puntúa este post

Hablar de un duelo es algo necesario. Aquí, en empareja2, lo estás haciendo, ya que lees casos de otras personas que pasaron por lo mismo que tú, además de desahogarte escribiendo sobre lo que sientes, y todo ello reconociendo que estás en un proceso totalmente natural.

Sin embargo, hace años las personas consideraban un tabú vivir todo lo referente al duelo; ocultaban su estado de ánimo a sus seres queridos, pasaban de puntillas por la introspección, y buscaban vías de escape para salir de lo que ellos consideraban un ?período de tristeza que sólo procura mala vida”.

Producto disponible en Amazon.es

Lo cierto es que las personas que pasan por un duelo JAMÁS ESTÁN TAN VIVAS como cuando experimentan el dolor en toda su extensión. Como a ti te pasa ahora mismo.

Como digo, el problema de las personas que no hablaban de su duelo tenían un serio problema por su rechazo hacia lo emocional, mal asociado con la debilidad (emotividad) y la no-comunicación de los sentimientos. Por ello, un duelo se convertía prácticamente en una absoluta locura.
En la parte contraria tenemos casos donde este defecto se convierte en exceso, y la persona que sufre el duelo no para de hablar de ello con compañeros de trabajo, amig@s, colegas, familiares, dependientes de la tienda de ropa, conductor del autobús…

loading...

¿En qué se convierte ese ACTO (refiriéndome con ACTO a la capacidad que tiene el Ser de convertir una posibilidad en algo actual)? En transformar con tus palabras la realidad. Y, así, vas sembrando tu tristeza, tu decepción, tus frustraciones, tu mal rollo, tu odio… todo lo que sientes, lo siembras en las cabezas de con cuantas personas hablas.

El resultado a corto plazo: un gran bosque de pensamientos negativos allí por donde pasas.
El resultado a largo plazo: personas que te hacen revivir esos sentimientos, pese a que ya no los sufras.

Es decir, si las personas reciben de ti una versión negativa, por ejemplo hablas constantemente de quién, cómo, cuándo y dónde te dejó tu ex, y pasas días o semanas hablando de ello, la conexión con las persona con quien trates el tema estará cargada con esos pensamientos. Entonces, esa persona te asociará a esos pensamientos que ha tenido GRACIAS A LO QUE LE CONTABAS. Es decir, construiste en su mente tus tristezas.

En lugar de reconocer tu poder para crear cosas que te lleven a tu felicidad, hablas de tu problema, das aire a tu negatividad, relegando tu experiencia humana al simple acto Depresivo. Al pensamiento anclado en el pasado o el temible futuro.

No esperes, por tanto, que sembrar tus pensamientos en las cabezas de otros te traigan, con el tiempo, buenos resultados. Cuando tú pienses haber superado tu problema y hables con no sé qué persona a la que bombardeaste con tus dilemas depresivos, ¿qué te devolverá? Un mensaje del tipo: “oye, ¿qué tal estás después de aquello tan malo que te pasó?” o “Qué… seguro que sigues enamorad@ de tu ex, ¿verdad?” y, de esta forma, tener que luchar contra la imagen que tú mism@ creaste para otros.

Si de verdad quieres superar un duelo, habla de forma comedida y consensuada con gente que te entienda y, después, abre un margen cada día para disfrutar de todo eso que el duelo no te deja disfrutar.

Producto disponible en Amazon.es

Pero, por favor, no bombardees con tus miserias a un mundo que sólo espera de ti tu felicidad.

Producto disponible en Amazon.es

Deja un comentario