Despertar el interés en una mujer

Despertar el interés en una mujer
Puntúa este post

Atraer a una mujer no es una tarea de conmutación. Es decir, no existe un procedimiento único (una frase, una mirada, un gesto o un detalle concreto cualquiera) que consiga atraer a una mujer.

Esto significa que nunca tendrás una fórmula infalible para todas y cada una de las mujeres. El que arquees de un modo sublime las cejas o lances miradas peliculeras, puede sorprender (la mayoría de las veces incomodar) a una mujer, pero esto no significa que le hayas seducido. No creas que toda reacción de una mujer a tus gestos significa, irremisiblemente, atracción.

Producto disponible en Amazon.es

Hubo una vez un forista que, hace ya muchos años con la etapa de los primeros amores (y la total ignorancia), le gustaba una chica en el pueblo donde solía veranear. Esa chica no paraba de mostrar interés por otro amigo suyo, que estaba a su moto, sus nuevas zapatillas y charlar con los colegas. Ella no hacía más que intentar hacerle cosquillas, sacarle conversación, reírse con cualquier tontería que decía o hacía. Este chico contemplaba la escena y pensaba: ‘Sergio no le va a dar nada a esta chica… pero yo sí estoy dispuesto a dárselo’. Así que de vez en cuando se colaba en la escena e intentaba ser simpático con ella para que se diera cuenta que él SÍ tenía interés… y conseguir así que olvidara a su amigo. No había manera, ella le lanzaba una mirada de soslayo como ‘ah, si, emm… no me hagas perder el tiempo’ y se giraba, sonriente una vez más, hacia el pasota de su colega. Y nuestro forista no entendía bien esa actitud.

Y así, todos reunimos ejemplos como resultarnos inverosímil que Pamela Anderson estuviera con un tío que la maltrataba, por qué esa chica del instituto a la que apoyamos en sus problemas nos contaba que estaba enamorada de otro y, algo más tarde, porque una chica a la que uno tiene prácticamente conquistada, se le declara amor eterno y abandona la escena diciendo NO.

loading...

‘¡Pero si me estaba mostrando tal y como ella quería!’, dirán muchos

Hay gente que te habrá dicho: lanza miradas serias y desafiantes. Otros te dirán: compórtate como un chulo y pasa de ellas. Otros: sé misterioso y serio, pasa desapercibido. O: ríete de ellas y tontea, con cuantas más mejor. Y todos los consejos, pese a que no están del todo desacertados, resultan ser una especie de burdas copias de una actitud, una única actitud, que es difícil de adoptar… sobre todo si estás enamorado de la chica a la que pretendes.

Cosas a tener en cuenta
La naturaleza de la mujer, su instinto de supervivencia, su código genético, le ha impulsado a buscar, desde la prehistoria, al macho más fuerte que le ofrezca el mejor cobijo y una descendencia sana. En nuestros tiempos, esto se ha traducido en un chalet con piscina, un audi y un cuerpo fitness.

Sin embargo, la mujer asocia todo lo cotizado a inalcanzable. Y si algo es inalcanzable, aun sin tener mucho valor, también le despertará esa necesidad de conseguirlo. Y esta es la clave, el código Da Vinci de la seducción: convertirse en un RETO.

Olvídate de las habladurías sobre afrodisíacos, perfumes elaborados con semen animal, feromonas comestibles en chicles y todas esas patochadas que intentan vender en los sex-shops. Ni la ropa, ni los afrodisíacos, ni los perfumes, ni las poses de guerrero manga, ni las miraditas fijas a lo David Copperfield van a conseguir nada. Sólo tu actitud con una mujer es la responsable de seducirla.

Si preguntas a una amiga: ¿qué te atrae de un hombre? Ya sabes lo que contestará: cualquier cosa contraria a lo que busca: ‘que me regale flores’, ‘que me diga que me quiere’, ‘que me abrace al despertarme a su lado’, ‘que tenga detalles todos los días’. Destierra esas ideas de tu mente porque sólo tienen una consecuencia: que gastes energías y no consigas absolutamente nada… excepto alejarlas. Una mujer no va a decirte: ‘me encantaría que un hombre se muestre difícil, que me cueste conseguirle… que le vea rodeado de mujeres y ser yo la más atractiva del grupo y, aún así, parezca que prefiere a otras. Me encanta que un tío se inaccesible y no haya manera de conseguirle, eso es lo que más me pone.’

Producto disponible en Amazon.es

¿En qué se parece la actitud de aquella chica que insistía al colega del forista? ¿Ese masoquismo a lo Pamela Anderson de estar con tíos conflictivos? Olvídate del chulo, del malo, del borde, del cabrón, del que las trata mal, etc. Lo que a ellas les gusta es un hombre que vive su vida, sin tener en cuenta el deseo de la mujer que les pretende. No hace falta ser el malo de la película, basta con no gastar ni un minuto más del necesario en atenderlas, de una manera simpática, con buen humor y, por supuesto, atendiendo a otras mujeres de la misma manera.

Una anécdota de unos de nuestros usuarios, de hace relativamente poco tiempo, contaba que estaba con unos amigos en un pub. Tras hablar con unas chicas, le pidió el número de teléfono a una de ellas. Le dijo que no estaba segura de querer dármelo. Su actitud obviamente, fue la de sonreír y decirle algo así como: ‘bueno, tú te lo pierdes’. Media vuelta y a otro grupo de chicas… más receptivas, aunque no tenían tanto tirón. El caso es que sus amigos y él estuvieron con ellas cerca de una hora. Un amigo que supervisaba al ex grupito comentaba que el primer grupo no dejaba de mirarles. Por supuesto, ellos no hice mucho caso… hasta que se dio la situación esperada: al cabo de un rato, esta chica se acercó y le dijo: ‘toma, anda, apunta mi número y me llamas.’ ¿De haberle insistido más lo hubiera conseguido? No. ¿Qué le hizo acercarse a él y adelantarse a la competencia? Pues eso… hacerle ver que no estaba para ella: convertirse en alguien que vive más su vida, y su gente, que arrastrarse tras una persona que le ignora.

Recuerda… una mujer nunca, absolutamente nunca, dirá: ‘le dejé porque estaba cansada de que no me hiciera caso’. Si una mujer deja a un hombre difícil es porque ha aparecido otro y está aprovechando el tiempo. Poco ético pero práctico, la verdad, y en cuanto a practicidad las mujeres tienen una inteligencia emocional desbordante.

¿Cómo saber si, utilizando esa forma de actuar indivisa y desinteresada se consigue el efecto deseado? Bien, te voy a mostrar qué piensan las mujeres de los hombres, qué les atrae de nosotros, qué tipo de situación les provoca interés. Dicho por ellas, claro…

¿Qué hace una mujer interesada?
Según las propias mujeres, cuando están interesadas en un hombre no paran de hacer preguntas a su objetivo. De todo tipo. Que si qué música te gusta, vienes mucho por aquí, por qué no te has traído a tu novia, dónde vives, etcétera, etcétera, etcétera. Una mujer interesada es una mujer que busca satisfacer su curiosidad. ¿Por qué tiene curiosidad? ¿Por tener ante ellas una persona misteriosa? Bueno… mi amigo Sergio no tenía nada de misterio. Era un tío normal y corriente, reía con sus colegas, le gustaba hacer botellón, ligar con chicas, su trabajo, su familia… era un tío corriente. Así que… descartado ‘el misterio’. Lo que tenía era ese ‘no estoy para ti’.

Otro rasgo que demuestra el interés es el contacto físico. El procedimiento que utilizan para hacerlo es como si tocaran una plancha: primero tocan y se retiran rápidamente, por si quema. Lo hacen nuevamente, aguantando un poco más, así hasta comprobar que la superficie está caliente, pero se aguanta. De este modo, empiezan tocándonos un brazo. Luego siguen con el hombro. Más tarde empiezan a dar pequeños golpecitos, sobre todo cuando tu actitud sea la de ligera indiferencia. Es su forma de llamarte la atención. Si la cosa va bien golpearán con una mitad de su cuerpo, de una manera sutil, el tuyo. Chocándose, desviándose al caminar, como intentando arrimarse a ti. De esta forma, intentarán hacerte ver que quieren contacto, pero sin mostrar todas las cartas.

Otra de las confesiones de un gran número de mujeres viene al respecto de la citada risa. Algunas mujeres ríen de casi todo, incluso de cosas que no tienen ninguna gracia. La razón es que una mujer que se encuentra feliz al lado de un hombre, suele disimular sus intenciones con la risa. Así, una actitud cómica evitará que ella sea descubierta. Para ellas es una actitud subconsciente casi inevitable. Para ti, una actitud que debe estar bastante clara.

La señal más inequívoca que denota interés es su pelo. Si lo arregla, echa hacia atrás y a un lado constantemente y te mira durante algunos segundos después de hacerlo, es la señal ineludible de que le gustas. Esto, por supuesto funciona en ambos sentidos… lo que ocurre es que los hombres, por regla general, tenemos el pelo corto y esto hace que lo toquemos poco o nada. Pero muchas veces te habrás descubierto arreglándote el pelo, cuando una chica que te gusta está cerca.

Otra forma de saber si una mujer está interesada es que habla de su vida, sin que le pregunten por ello. Habla sin parar de lo que hace, de lo que le gusta, de por qué está allí, de que si una amiga se casa, de que si va a abrir un negocio con no sé quien… Notarás que habla más rápido de lo habitual, incluso si desconoces su ritmo de voz. La notas acelerada, sonriente. Entonces, de repente, se calla y te deja hablar. Ese momento es debido a que se da cuenta de que le gustas, de que habla casi sin darse cuenta, de que desea comunicarse contigo, pero que debe evitarlo y que la comunicación sea bidireccional. Si una chica te cuenta su vida y, de repente, para… buena señal.

Otra de las veces no habrás notado demasiado interés porque ves que ella anda tocándose el pelo, la ropa, abriendo el bolso buscando no sé qué… Y, de repente, te dice: ‘oye, voy al baño, ahora vengo’. Y te deja ahí, tirado. Y piensas ‘esta chica pasa de mí’. Nada más lejos de la realidad: ella estaba buscando una manera de alejarse de la situación para evaluar sus armas. Ha necesitado comprobar su pelo y su ropa en varias ocasiones (si se autotestea no significa que esté más interesada en la ropa que en ti, sino que quiere lucirla al 100% para con quien habla). Por cierto, fíjate si al salir del baño tiene algún toque nuevo de maquillaje. Si es así… apúntate un tanto.

Si percibes todas estas señales y aún así una mujer lanza alguna señal contradictoria como empezar a charlar con un amigo (o incluso un desconocido, en una fiesta), no te preocupes. Para una mujer, hacerse la indiferente, realizar alguna pequeña crítica o evitarte puede formar parte de su juego. No te rindas (pero no te desesperes y ataques sin medida) ante una chica que hace como que no está interesada. No te muestres tan artificial como ella, charla y diviértete con tus amigos.

Demúestrale que para gustarla no tienes que fingir, simplemente vivir tu vida. Eso le atraerá muchísimo más.

Producto disponible en Amazon.es

Deja un comentario