Educar a los hijos

Educar a los hijos
Puntúa este post

En esta lectura, hemos recopilado y destacado tres puntos clave en la actual educación de un niño o joven. Sobre todo teniendo en cuenta la influencia que puede tener la educación y enseñanza en estos primeros años de vida.

Los niños, el ordenador e internet
Tanto los adultos como los jóvenes piensan en el ordenador como una fuente de información exacta y confiable. El número creciente de servicios de conexión en línea y el acceso al Internet le ha añadido una nueva dimensión al uso de la computadora moderna. Los niños tienen acceso a una cantidad infinita de información y tienen la oportunidad para la interacción. Sin embargo, puede haber riesgos reales y peligros para el niño que no tiene supervisión.

Producto disponible en Amazon.es

La mayor parte de los servicios de conexión les proporcionan a los niños recursos tales como enciclopedias, noticieros, acceso a bibliotecas y otros materiales de valor. Ellos pueden usar el ordenador para comunicarse con sus amigos y para jugar. La capacidad de ir de un lado a otro con un solo ‘clic’ de la computadora le atrae a la impulsividad, la curiosidad y a la necesidad de gratificación inmediata o realimentación que tiene el niño.
Para ayudar a los niños a tener experiencias ‘en línea’ seguras y educativas, los padres deben de:

Limitar el tiempo que pasan los hijos ‘en línea’ y ‘navegando’ en el Internet.
Enseñarle a los niños que hablarle a los ‘nombres de pantalla’ en una ‘sala de conversación’ es lo mismo que hablarle a desconocidos o a extraños.
Enseñarle al niño que nunca debe darle información personal que lo identifique a otra persona o ‘sitio’ en el Internet.
Nunca darle al niño el número de su tarjeta de crédito o cualquier otra contraseña que se pueda usar para comprar cosas en línea o para tener acceso a servicios o ‘sitios’ inapropiados.
Enseñarle al niño que nunca se debe de ir a conocer en persona a alguien a quien conoció en línea.
Recordarle que no todo lo que ve o lee ‘en línea’ es verdadero.
Usar las modalidades de control que su servicio de conexión en línea le ofrece a los padres, y obtener uno de los programas comercialmente disponibles que permiten que los padres limiten el acceso a las salas de conversación, los grupos de noticias y otros sitios no apropiados.
Por el contrario, hay que tener en cuenta riesgos como:
Fácil acceso para los niños a áreas que no son apropiadas o son abrumadoras,
Información ‘en línea’ que fomenta el odio, la violencia y la pornografía,
Anuncios clasificados intensivos que engañan y bombardean al niño con ideas nocivas,
Invitación para que los niños se inscriban para ganar premios o se unan a un club que requiera proveer información personal o del hogar a fuentes desconocidas,
El tiempo que se pasa frente a la computadora es tiempo perdido para el desarrollo de las destrezas sociales.

loading...

Los padres deben de tener presente que las comunicaciones ‘en línea’ no prepararán al niño para las relaciones interpersonales reales. Si usted inicialmente dedica tiempo para ayudar al niño a explorar los servicios de conexión y si participa periódicamente con él mientras usa el Internet tendrá la oportunidad de supervisar y encaminar el uso que hace su hijo del ordenador.

Habla de sexo con tus hijos
Una función importante de los padres es hablar a sus hijos acerca del amor, la intimidad y el sexo. Los padres pueden ayudar mucho si crean una atmósfera positiva en la cual se pueda hablar con sus hijos acerca de estos temas. Sin embargo, muchos padres evitan o posponen esta discusión.

Cada año muchas adolescentes quedan embarazadas en nuestro país y otros tantos adolescentes se contagian una enfermedad transmitida sexualmente. Esto nos lleva a la conclusión de que los niños y adolescentes necesitan información y dirección de sus padres para ayudarlos a tomar decisiones saludables y apropiadas con respecto a su comportamiento sexual, ya que pueden estar confundidos y estimulados en exceso por lo que ven y escuchan.

Hablar acerca del sexo puede ser muy incómodo tanto para los padres como para los niños. Los padres deben responder a las necesidades y al nivel de curiosidad de cada niño en particular, ofreciendo ni más ni menos información de la que el niño pregunta y tiene la capacidad para aprender. A medida que crecen, los niños frecuentemente preguntarán más detalles acerca del sexo. Ellos tienen sus propias palabras para las partes del cuerpo, es importante hacer uso de las palabras que ellos conocen y con las que ellos se sienten más cómodos, de manera que se haga más fácil hablarles.

Ten en cuenta las edades
Un niño de 5 años puede conformarse con la contestación sencilla de que los bebés vienen de una semilla que crece en un sitio especial dentro de la madre. El papá ayuda cuando esta semilla se combina con la semilla de la mamá y hace que el bebé comience a crecer.

Un niño de 8 años puede querer saber cómo la semilla del papá llega hasta la semilla de la mamá. Los padres pueden entonces hablar acerca de como la semilla del papá (o espermatozoide) que viene de su pene se combina con la semilla de la mamá (o huevo) en su útero. Entonces el bebé crece en la seguridad del útero de la mamá por nueve meses hasta que está lo suficientemente fuerte para nacer.
Un niño de 11 años puede querer saber aún más y los padres pueden ayudar hablándole acerca de cómo un hombre y una mujer se enamoran y entonces pueden decidir tener relaciones sexuales.

Producto disponible en Amazon.es

Ayuda de especialistas
Puede ser de ayuda el pedir consejo a pediatras, médicos de familia o cualquier otro profesional de la salud. Los libros que usan ilustraciones o diagramas pueden ayudar en la comunicación y el entendimiento. Hablar con sus hijos puede ayudarlos a tomar las mejores decisiones para que ellos no se sientan presionados para hacer algo antes de que estén preparados para ello. Si se ayuda a los niños a que entiendan que estas son decisiones que requieren madurez y responsabilidad, se aumenta la probabilidad de que escojan mejor. Los adolescentes pueden necesitar ayuda para manejar la intensidad de sus emociones sexuales, con respecto a su propia identidad sexual, y su comportamiento sexual en una relación.

Las preocupaciones acerca de la masturbación, la menstruación, las medidas contraceptivas, el embarazo y las enfermedades transmitidas sexualmente son comunes.

Consejos que puedes tener en cuenta
– Estimule a su hijo a hablar y a hacer preguntas.
– Mantenga una atmósfera calmada y libre de críticas para sus discusiones.
– Use palabras que se entiendan y hagan que el niño se sienta cómodo.
– Trate de determinar cual es el nivel de conocimiento y entendimiento del niño.
– Mantenga su sentido de humor y no tenga temor de hablar acerca de su propia incomodidad.
– Establezca la relación entre el sexo y el amor, la intimidad, el hacerse cargo de los otros y el respeto propio y por su pareja.
– Comparta abiertamente sus valores y sus preocupaciones con su niño.
– Discuta la importancia de la responsabilidad al escoger y tomar decisiones.
– Ayude a su hijo a considerara los desarrollar una comunicación abierta, sincera y continua acerca de la responsabilidad, el sexo y las alternativas, los padres pueden ayudar a sus hijos a aprender acerca del sexo de una manera positiva y saludable.

Los niños y la muerte
La mayoría de los niños debe enfrentarse, en algún momento de la infancia, con la muerte de una persona cercana.

Para poder sostener del mejor modo posible a un niño en esta situación, resulta importante conocer la idea que este se hace de la muerte. Tal noción puede variar, según el bagaje de experiencia y momento evolutivo del niño en cuestión. En general, los niños de menos de menos de cinco años tienen una concepción de la muerte bastante rudimentaria. La describen como un sueño largo, un viaje u otra manera de vivir.
Para ellos es un fenómeno pasajero y reversible. Sus juegos de hecho, traducen este concepto. El soldadito que ha muerto por un disparo ‘revive’ súbitamente, en perfecto estado de salud, o la muñeca ‘muerta’ es tocada por una varita mágica que la hace renacer, para dar algunos ejemplos.

A partir de los cinco años, la percepción de la muerte en los niños se torna más ‘realista’. Ellos comienzan a comprender que la muerte implica un cambio fundamental. Sin embargo, es solo hacia los diez años que el niño comprende verdaderamente que se trata de un hecho irreversible y universal.

Atiende a su demostración de dolor
Los niños en duelo pueden exteriorizar su pesar a través del llanto y la tristeza; pero su pena también puede manifestarse a través de la cólera, la ansiedad o la inquietud. Algunos podrán negar el acontecimiento con todas sus fuerzas, haciendo como si nada hubiese sucedido. Otros podrán manifestar una marcada agresividad hacia el difunto que ‘los abandonó’. Lo importante es estar alerta respecto de lo que le va sucediendo, alentándolo a expresar sus sentimientos. En este sentido, no es aconsejable exigirle que sea ‘razonable’, conduciéndose como un ‘grande’.

Como ayudarle
Debe hablar de la muerte. Con la idea de ‘proteger’ al niño, ante la penosa realidad de la muerte de un ser cercano, se tiende a menudo a evitar hablar de la muerte en su presencia, esquivándose, también sus preguntas. Esta actitud no es conveniente y muchas veces, lo que los niños imaginan ante el tema silenciado es mucho peor que la verdad que se intenta disimular.

Ellos no esperan grandes discursos, sino respuestas simples y honestas. Y, en todo caso, lo más importante es tranquilizarlos, explicándoles que el cuerpo no sufre más, luego de la muerte.
Con frecuencia, lo que más ayuda al niño en tal situación de la vida es reencontrar el ritmo cotidiano de sus actividades: el jardín de infantes o colegio, sus amigos, sus juegos familiares, las personas que quiere. También es importante garantizarle el máximo de estabilidad posible. En ese sentido, no es un buen momento, por ejemplo, para cambiarlo de colegio o para imponerle nuevas exigencias.

Se le puede hacer saber que su pena se atenuará con el paso del tiempo y que si bien ya no cuenta con la presencia de la persona querida puede guardar su recuerdo. Y sobre todo, es con el afecto, el acompañamiento y el sostén al niño que éste podrá sobreponerse del mejor modo posible a esta dolorosa situación.

Producto disponible en Amazon.es

Deja un comentario