El machismo

El machismo
Puntúa este post

Considerado por muchos gobiernos del mundo como una auténtica lacra social, en empareja2.es calificamos el machismo como un evidente síntoma de debilidad. Un chivato que se enciende en el hombre demostrando su sentimiento de inferioridad y la necesidad, casi obsesiva, de restar importancia a la figura de la mujer.

En ciertas religiones, incluida la cristiana (mormonismo y catolicismo), se ha establecido un deshonroso segundo plano para la mujer, de forma que quede apartada de todo escenario, decisión y posición social. Incluso en países desarrollados, donde existe una evidente mejoría de condiciones hacia la igualdad de sexos, la mujer sigue teniendo retribuciones económicas inferiores desarrollando puestos de trabajo similares al de un hombre; siguen existiendo empresas, deportes y otros ámbitos exclusivamente liderados por hombres. Y una labor tan necesaria para nuestra estructura social como ser ama de casa al cargo de los niños, no se considera un trabajo que deba ser remunerado.

Producto disponible en Amazon.es

Es cierto que existen estudios que confirman ciertas diferencias estructurales en el cerebro de la mujer y el hombre. Ciertas predisposiciones intelectuales que hacen al hombre más apto para unas tareas, y a la mujer más hábil para otras. A pesar de estas diferencias conductuales y ciertos arquetipos sociales, es evidente que la mujer y el hombre son seres absolutamente iguales, capacitados para prácticamente cualquier tarea y para llevar a cabo cualquier razonamiento.

Como en todo espacio plural y objetivo, en empareja2.es hemos tenido a algunos usuarios que fueron incapaces de asimilar lo aquí expuesto, suponemos que por su incapacidad de discernimiento. Así, algunos utilizaron la metáfora del escorpión que, subido a lomos de una rana para llegar a la otra orilla del río, acaba clavándole su aguijón, muriendo los dos ahogados. ¿Por qué lo hace? Simplemente por sentir el deseo irrefrenable de hacerlo. Por estar en su naturaleza envenenar a su víctima.

loading...

En base a esto, algunos usuarios concluyeron que ’la mujer es mala por naturaleza’, y lo hacen desde el papel aguerrido y pregonero, no sin cierto aire victimista. Su intención es hacer patente la superioridad del hombre sobre la mujer. La capacidad para pensar más y mejor… aunque no por ello dejan de mirar hacia arriba, temiendo que un supuesto aguijón caiga vertiginoso sobre ellos.

Por tanto, cuando un hombre dice ’todas las mujeres son malas’ y muestra una actitud separatista, olvidando la igualdad de sexos, atribuyendo faltas de razonamiento y conductas dispares a la mujer, está demostrando miedo y falta de seguridad en sí mismo. Lo más irónico es que esas carencias las habrá observado en algún compañero masculino. Se habrá encontrado con hombres torpes, con los que apenas pudo razonar nada… Pero para el machista sólo cuentan las formas y, por tanto, escogerá antes a un hombre sin mucho raciocinio, antes que una mujer de iguales o mejores características.

En otras ocasiones hemos visto en algún foro de Internet cómo sus participantes insultaban a las mujeres o tildaban a sus participantes con curiosos motes con los que las ’autorizaban’ para participar en su web (y ellas accedieron a ser ’autorizadas’…) Estos usuarios mostraban, de forma agria, toda su repulsa y superioridad ante las mujeres. Aplaudían cuando un usuario decía ’voy por delante de ellas’. O se dedicaban a la venta de camisetas donde se mostraban frases del tipo ’qué miras, puta’.

Y, por supuesto, hemos tenido alguno de estos ejemplares en empareja2.es que, de forma anecdótica, incluso se llegaron a quejar de nuestro anterior logotipo (iconos hombre y mujer). ¿La razón? El usuario que lo criticó, argumentaba que el ‘chico’ (icono azul) estaba por debajo de la chica (icono rosa). Y que, a pesar de todo ‘él sonreía como un gilipollas’.

Ésa es la visión machista y retrógrada de un personaje que sólo busca ponerse por encima de alguien a quien tiene miedo, de quien aún está dolido y a quien quiere devolver la moneda.

Todo este comportamiento aberrante se fundamenta, obviamente, en un triste sentimiento de inferioridad, en una falta de civismo y en la incapacidad para relacionarse de una forma normal con una mujer, atribuyéndole maldad y, por tanto, midiendo palabras y actos mientras dure la relación con ellas.

Producto disponible en Amazon.es

En empareja2.es nos hemos comportado tolerantes pero taxativos ante este comportamiento. Pero no confundamos: un portal que tiene lecturas tanto para mujeres, como para hombres, no significa que las lecturas para hombres deban ser machistas. Aquí combatimos toda actitud misógina. Uno de nuestros mayores lemas es ’No hay personas malas, sino nuestra actitud débil’. Podría concretarse con ‘no hay mujeres malas, sólo hombres débiles’.

¿Por qué crear un espacio para hombres y mujeres, en lugar de únicamente para un sexo?

1. Para conseguir un gran reto: darnos cuenta que somos iguales. Hacer ver a los hombres que las mujeres tienen los mismos problemas, las mismas inquietudes, los mismos sufrimientos. Y para hacer ver a la mujer que ‘no todos los hombres son iguales’, y que tanto ellos como ellas sufren por amor.

2. Para conseguir, a través de cuidadas y empíricas lecturas, que el hombre se sienta realmente comprendido y apoyado, ya que no existen foros de estas características en Internet. Si existen, se basan en páginas donde el hombre es instado a aprovecharse de la mujer, tomando comportamientos que él probablemente nunca ha compartido, y convirtiéndole en una persona despreciable. Las lecturas, basadas en textos originales de Carlos, fundamentadas en el libro Cómo dejar de ser un single y apoyadas por las anécdotas y experiencias de miles de usuarios, permiten hacer ver tanto a ellos como a ellas que este espacio puede ser perfectamente compartido por ambos, sin que puedan percibirse diferencias que nos separen.

Incluso hemos creado secciones de ayuda en nuestro foro y nuestra emisora on-line, como ‘Los despropósitos’ o ‘La controversia’, para que ellos y ellas hablen de sus problemas y polémicas. En todas ellas se utiliza el humor desenfadado, se evita el lenguaje despectivo y se pide a los usuarios que denuncien cualquier ofensa cercana al machismo o el feminismo.

Nunca en empareja2.es se conseguirá hacer grande a un hombre a base de rebajar, aislar y diferenciarle de la mujer, sino fortaleciendo su autoestima, su forma de pensar y de actuar. Lo mismo podemos decir de una mujer que ataca la actitud de un hombre, casi siempre por una mala experiencia vivida.

En definitiva, nuestro deseo es erradicar por completo la desigualdad de nuestra forma de vivir y relacionarnos positivamente con otras personas, independientemente de su sexo. Y lo vamos a hacer otorgando al hombre la importancia que merece, la misma que la mujer. El hombre es un ser tan capaz como la mujer, y la mujer tan capaz como el hombre. Debemos pensar de forma igualitaria, sin caer en machismos ni hembrismos, porque esa forma de pensamiento nos conectará, siempre, con personas que trabajan las relaciones personales de forma vertical, estando por debajo o por encima de uno mismo, lo que devengará en situaciones de conflicto.

Producto disponible en Amazon.es

Deja un comentario