El retraso mental

El retraso mental
Puntúa este post

El retraso mental es un trastorno del desarrollo que presenta un nivel de funcionamiento cognoscitivo significativamente inferior al promedio. Este resultado se obtiene mediante una prueba de inteligencia. El niño retrasado se encuentra en una condición crónica e irreversible. El hecho que un niño tenga retraso mental implica que su funcionamiento intelectual y social está deteriorado. Generalmente, el retraso mental tiene un efecto profundo en la familia del niño afectado.

El retraso mental tiende a confundirse con la demencia y con el autismo. Para identificar si un niño es retrasado se debe analizar cuándo ocurrió el retraso intelectual. Si comenzó antes de los 18 años, el problema se considera retraso mental; mientras que si el ocurrió después de los 18 años, se clasifica como demencia. Por otro lado, ya que muchos niños autistas también son retrasados, se han identificado algunas diferencias:

Producto disponible en Amazon.es

El desarrollo intelectual y social de un niño con retraso mental puede ser igual, pero el niño autista siempre tiene un desarrollo social inferior al intelectual.
Los niños con retraso mental muestran demora en el lenguaje, mientras que los autistas presentan déficit y desviaciones severas en esta área.
Los niños autistas no se interesan por el impacto que causan en los demás, pero los niños con retraso mental se motivan por agradar a los adultos.
Comportamientos comunes en autistas que no están presentes en niños con retraso mental: la autoestimulación, la preocupación por los estímulos visuales y auditivos y los comportamientos extraños. (girar objetos, rotar el cuerpo, etc.)

Posibles factores causantes del retraso mental:

loading...

Factores genéticos y prenatales pueden afectar al feto y provocar este trastorno.
Factores relacionados con el nacimiento y los primeros años de desarrollo. (un parto traumático, una herida severa en la cabeza durante la infancia, etc.)
Factores psicosociales, ya sea solos o acompañados de factores biológicos. (la pobreza, paternidad en adolescencia, el abuso de sustancias, etc.)

Grados de retraso mental
Se establecieron cuatro categorías de retraso mental, las que se basan en las calificaciones de pruebas de inteligencia y estas son: leve, moderado, severo y profundo.

Niveles de Retraso Mental Coeficiente Intelectual (CI) Porcentaje
Retraso Mental Leve 50 – 70 85%
Retraso Mental Moderado 35 – 49 10%
Retraso Mental Severo 20 – 34 4%
Retraso Mental Profundo Menos de 20 Menos de 1%

Relación del nivel del retraso mental y sus causas
Las causas del retraso mental se pueden agrupar en dos categorías generales: (1) factores no ambientales (incluyendo factores genéticos y causas biológicas) y (2) las razones psicosociales (desventajas psicosociales: poca estimulación intelectual del ambiente, pocos cuidados médicos y dietas poco saludables). La combinación de ambas categorías pueden provocar que las calificaciones obtenidas en las pruebas de inteligencia lleguen hasta el extremo más bajo de la distribución.

Antes se pensaba que la mayoría de casos de retraso mental leve eran producto de factores de la herencia y condiciones del ambiente. Y se creía que los niveles de retraso mental más graves a éste, eran el resultado de una patología o anomalía cromosómica o trastorno genético. Sin embargo, recientemente se descubrió que es probable que el retraso mental leve y severo tengan distintas causas. En una investigación se descubrió que la mayoría de las personas con retraso mental leve tenían problemas a nivel biológico (distorsión de cromosomas, lesión o enfermedad) y que era muy probable que sus familiares también entraran en esa misma categoría de retraso. Mientras que los familiares de los niños con retraso mental severo no presentaron retraso mental.

La anomalía más frecuente en los cromosomas es el síndrome de Down. Y representa la causa más común de retraso mental. Esta enfermedad también es conocida como trisomía 21, por la presencia de tres cromosomas de un tipo en particular en lugar de dos normales. La trisomía 13 y trisomía 18 son otros trastornos derivados de una mutación de cromosomas. Ambas son menos comunes que el síndrome de Down, pero provocan un retraso mental severo y menos expectativas de vida.

Producto disponible en Amazon.es

Síndrome de Down
Rasgos físicos comunes en niños que padecen este trastorno:

Rostro plano y nariz pequeña.
Ojos que parecen sesgarse hacia arriba.
Labios y lengua ligeramente prominentes.
Orejas pequeñas.
Manos pequeñas y cuadradas con dedos cortos y el quinto en forma de curva.
Baja estatura.
Brazos y piernas cortos en proporción a su cuerpo.
Son propensos a ser obesos

Los programas para estos niños son enfocados a la estimulación para modificar la tendencia de reducción de desarrollo. El tratamiento empieza unos días después del nacimiento y se basa en una terapia física. Los padres son capacitados para tomar parte en las actividades de estimulación del niño.

Los niños con síndrome de Down son débiles en la percepción táctil, pero tienen un nivel más elevado de abstracción, razonamiento y percepción auditiva. Durante preescolar, su desarrollo es más lento que los niños normales y parecen seguir un patrón similar. En la niñez y la adolescencia, los niños tienden a tener menos tonicidad y coordinación muscular; lo que los lleva a ser menos activos. Frecuentemente, se presenta un déficit en la memoria a corto plazo por una sobrecarga de información, que puede provocar un mal desempeño. Esto además repercute en la memoria auditiva y, por ende, en la capacidad de aprender de la información verbal. Se ha descubierto que éstos niños aprenden mejor observando el material, que escuchando. Algunos investigadores intentan resolver este problema empleando computadoras, mejorando así el lenguaje telegráfico.

Causas del síndrome de Down
Por lo general la trisomía surge de un error en la división celular ya sea del óvulo o el esperma y ocurre por accidente. Dos causas que se han identificado son la translocación y el mosaiquismo. La translocación consiste en que una pieza de un cromosoma se desprende y se une a un cromosoma diferente. El mosaiquismo es muy raro y ocurre cuando no todas las células en el organismo de una persona tienen el mismo número de cromosomas.

Algunas condiciones que se presentan durante o después del nacimiento aumentan la probabilidad de retraso mental. Entre estas condiciones se encuentran las dos complicaciones del nacimiento más comunes y son: la asfixia o la falta de oxígeno y los nacimientos prematuros, los que ocurren tres o más semanas antes de lo esperado. Por otro lado, el daño al sistema nervioso central después del nacimiento ya sea por infecciones, golpes en la cabeza, tumores, asfixia y venenos representa un riesgo de provocar retraso mental.

Desventaja psicosocial del retraso mental
Mas o menos el 75% de las personas con retraso tienen un retraso mental leve. Estas personas son difíciles de identificar basándose en su apariencia y, frecuentemente, no se identifica su retraso sino hasta los primeros años escolares. En la mayoría de los casos estos niños provienen de familias de bajo nivel socioeconómico. El factor hereditario influye en el rango de posibilidades del desarrollo del niño con retraso, pero el nivel de logro dentro de ese rango de posibilidades depende de su entorno psicosocial.

Problemas psicológicos y sociales del retraso mental
Las personas con retraso mental son propensas a experimentar problemas psicológicos. En la infancia, las personas con retraso mental padecen de los mismos trastornos que niños normales, aunque la frecuencia difiera. Durante la adolescencia, los individuos con retraso mental y sus padres enfrentan varias dificultades. Los adolescentes experimentan una distancia creciente entre sus expectativas sociales y su capacidad para funcionar de manera independiente, en comparación con las expectativas y capacidades de los adolescentes que no padecen el retraso. La psicoterapia (terapia familiar) puede ser muy útil para resolver estos problemas de ajuste.

Producto disponible en Amazon.es

Deja un comentario