Ellos, sus demostraciones de amor y romanticismos

Ellos, sus demostraciones de amor y romanticismos
Puntúa este post

En la lectura dedicada al ROMANTICISMO de empareja2.es ya se dan las claves que desmontan los hábitos que generación tras generación han ido repitiéndose en las demostraciones románticas pasteleras de los DONJUANES TRASNOCHADOS. De hecho, tanto en la seducción como en el transcurso de una relación de pareja ELLOS PUEDEN GANAR MUCHOS PUNTOS con nosotras SIN NECESIDAD DE CARÍSIMAS, GANDILOCUENTES, ni EMPALAGOSAS DEMOSTRACIONES ROMÁNTICAS.

Lo que sí deben ser los DETALLES románticos son MÁGICOS y CERTEROS. Hay una anécdota de una torpe demostración romántica de conquista que una de las colaboradoras de empareja2 nos comentaba el otro día. A los pocos días de encontrarse en grupo por segunda vez con un chico, y haber mostrado interés y atracción mutua, el chico se presentó, sin previo aviso, en la puerta del trabajo de ella con un ramo de flores y un paquete de regalo. Del agobio y cara de póker inicial de la chica, paso al absoluto desconcierto y descoloque cuando el chico sólo le dio el regalo (¿Ein?). Se trataba de un libro (con frase de dedicatoria incluida), del que él le había hablado el último día que se habían visto. ‘¿A qué venía aquello?’… ‘¿acaso no era para ella el ramo?’… y ‘¿si las flores no eran para ella, cómo se le ocurre ir cargado con el ramo a entregarle por sorpresa otro regalo?’ Sea cómo fuere (nunca aclaró el suceso), el chico LA ERRO DE PLENO con su sorpresa seductiva… Las flores, como dice la lectura de ROMANTICISMO antes citada de empareja2, tienen una leyenda que no siempre les corresponde.

Producto disponible en Amazon.es

Los chicos, tanto si quieren conquistarnos, y sobre todo, mantener sus relaciones de pareja, lo que deberían hacer es REDIRIGIR SUS ENERGÍAS Y LAS ATENCIONES QUE NOS PRESTAN. La mayoría de ellos ya saben de muchas de las pequeñas demostraciones afectivas que a las mujeres nos hacen más felices que las manidas y empalagosas muestras románticas, pero algunos no se molestan en ponerlas en práctica ya que no llegan a darse cuenta de LA IMPORTANCIA QUE PARA NOSOTRAS TIENEN LOS DETALLES CARIÑOSOS que recibimos de nuestra pareja.

Incluso hay hombres que empiezan a tener pequeñas manifestaciones de amor, y después de hacerlas dos o tres veces con su pareja se detienen. Por alguna fuerza misteriosa, VUELVEN A CAER EN EL ERROR DE DEDICAR SUS ESFUERZOS EN HACER ALGO GRANDE POR SU CHICA. Descuidan entonces las manifestaciones que nosotras demandamos para sentirnos bien en una relación. Ellos deberían tener presentes que nuestras CUATRO NECESIDADES AFECTIVAS primarias para sentirnos queridas son: CARIÑO, RESPETO, VALORACIÓN y COMPRENSIÓN.

loading...

Pensemos que es como si las mujeres tuviésemos necesidad de mantener NUESTRO DEPÓSITO DE AMOR (en cuanto a las CUATRO NECESIDADES descritas) EN SU JUSTO NIVEL. Si ellos vierten a chorro y presión gran cantidad de romanticismo; éste salpica y sale del recipiente quedándose el recipiente prácticamente vacío… para mantenerlo en su justa medida hay que ir llenándolo poco a poco, poniendo dentro del depósito pequeñas dosis. Apreciaremos especialmente recibir aquellos detalles que nos sorprendan por inesperados y personales, que se hagan pensando en nosotras, sin que tengan que ser, como hemos dicho, ni pomposos ni costosos.

LOS MÁGICOS DETALLES CON LOS QUE GANAR PUNTOS
Esta serie de mágicos pequeños detalles que describiremos a continuación DEBERÍAN LEERLA ELLOS, pero nosotras también debemos tenerlos presentes y ofrecérselos a ellos. Recibirlos en el momento adecuado llenará y mantendrá nuestro depósito de amor en su justa medida para que la relación de pareja funcione.

ELLOS DEDERÍAN:

. Mostrarnos su interés por lo que hacemos durante el día, por el libro que leemos y por la gente y circunstancias de nuestro entorno.
. Resistirse a la tentación de solucionar nuestros problemas y, en cambio, solidarizarse con nosotras.
. Hacernos saber cuándo necesitan alejarse; decirnos claramente si es que necesitan su espacio y reflexionar.
. Dedicarnos veinte minutos de atención especial sin necesidad de pedírselo (desconectarse del móvil y del ordenador y no hacer nada que les distraiga en ese tiempo).
. Ofrecernos su ayuda cuando estamos ocupadas o cansadas.
. Elegir el restaurante cuando salimos a cenar; no hacer que seamos nosotras siempre (en algún caso ocurre) quienes nos encarguemos de buscar el sitio.
. Sostenernos la silla al sentarnos, abrirnos las puertas y dejarnos pasar en primer lugar.
. Sorprendernos comprando entradas para esa obra de teatro o ese concierto que saben que a nosotras nos gusta.
. Compartir el desayuno siempre que sea posible. Aunque no sea necesario, ni apetezca, hablar de la crisis ni de filosofía recién levantados, será un buen comienzo del día.
. Sorprendernos en alguna ocasión con una nota cariñosa pegada en el espejo del baño si salen de casa antes que nosotras.
. Besarnos y desearnos un buen día antes de despedirnos por la mañana para ir a nuestros trabajos.
. Hacernos algún cumplido acerca de nuestro aspecto, que se fijen si hay algo que hemos cambiado de él.
. Mandarnos un sms de apoyo pocos minutos antes de un examen o de una cita importante de trabajo.
. Tener algún día nuestra música preferida puesta si llegan antes a casa del trabajo para cuando lleguemos.
. Hacernos preguntas concretas respecto al día que indiquen que están al corriente de nuestros planes (“Cómo ha ido el cursillo de formación de hoy”)
. Ofrecerse a preparar algo de cena si no lo hacen de modo habitual.
. Traernos algún día para cenar nuestro postre favorito.
. Mostrarnos su afecto en público frente a terceros.
. Conocer nuestras bebidas favoritas y pedirlas por nosotras.
. Hablarnos mirándonos a los ojos.
. Escucharnos mostrando interés y signos de ello; que nos digan: “pues sí, vaya, ajá… “
. Compartir con nosotras algunos de los hobbies comunes: clases de baile, gimnasio, salidas en bicicleta, a correr, etc.
. Ofrecerse a darnos un masaje en la espalda, en el cuello o en los pies (o en los tres sitios).
. Abrazarnos y mostrarnos cariño a veces sin necesidad de excitación sexual.
. Pasar por la ducha antes de hacer el amor y ponerse unas gotas de esa colonia que ellos saben que gusta a su pareja.
. No dejar sin recoger su ropa sucia tras la ducha y, lo más clásico… bajar la tapa del wáter.

Y… repetir todos aquellos detalles pertinentes de CARIÑO, RESPETO, VALORACIÓN y COMPRENSIÓN que nos llenan y enamoran día a día.

Producto disponible en Amazon.es

Producto disponible en Amazon.es

Deja un comentario