¿Es cierto que un hombre bueno mantiene enamorada a una mujer?

¿Es cierto que un hombre bueno mantiene enamorada a una mujer?
Puntúa este post

Como suelen decir las madres, una cosa es ser bueno, y otra cosa es ser tonto.

Una cosa es estar ENAMORADO y otra convertirse en un ENTREGADO. Una lección que han sufrido miles de personas, hombres y mujeres, a lo largo de la historia de la humanidad.

Producto disponible en Amazon.es

No es algo nuevo, ni mucho menos, pero quizás la educación actual ha provocado que ahora exista menos poquísimo respeto por uno mismo, devaluando la autoestima en favor del ser querido.

Y es que una cosa es ser una persona correcta, tener tu trabajo, tu tiempo libre, tus amigos, tus problemas como todo el mundo y tener a tu novia. Eres una persona buena con ella, no tienes que ser un cabrón, ni un hijo de puta ni el chulo de la moto del barrio que muchos, fuera de esta página, aconsejan ser.

loading...

Actitudes artificiales todas ellas.

Pues bien, puedes ser de ese perfil, o puedes ser una persona que te valoras poco, que haces todo por ella, que dejas a tus amigos de lado si te dicen de salir una noche, que te vistes tal y como te dice tu novia que te vistas, que es capaz de disimular que apenas le gusta el Real Madrid porque en la familia de ella son todos culés. Eso es ser un entregado, una persona que pierde su personalidad por ella.

En ambos casos son personas buenas, pero la primera mira por su propia vida y sus propias necesidades, y la segunda ‘lo’ mira por la vida de ella y sus necesidades.

Hacer que ella sea el centro de nuestro universo, en lugar de ser una de las muchas cosas que giran alrededor de nuestra vida, provoca que nuestras energías, recursos, tiempo y actitudes cambien y se disipen en ella. Eso es lo que una mujer traducirá, instantaneamente, como debilidad, desarrollando un acallado desprecio por su novio. Ninguna mujer quiere que el hombre que tiene al lado sea débil.

Así que no confundas bueno con gilipollas, que es distinto. Puedes ser una persona buena, que se porta correctamente con su chica, se muestra enamorado y le ayuda y le da cobertura de todo tipo, y otra es perder el rumbo de nuestra vida porque una mujer haya aparecido de repente a desestabilizarla por completo.

Ahora no confundáis esto con ir con el orgullo torero por las nubes, yendo de chulo de la moto del barrio pensando ‘me han dicho que tengo que estar más pendiente de mi vida, así que paso de acompañarla a casa de su madre… aquí el que manda soy yo’ porque, evidentemente, a falta de una razón contundente para dejar de hacer cosas que mantengan la relación viva y equilibrada, lo más inminente a esto (que no es más que una pose para EVITAR parecer entregado), es una separación, que se producirá en cuanto una mujer conozca a otra persona que no desarrolle tanta chulería, tanta negativa y tanto escudo para que no se le reconozca su cobardía maquillada con estupidez congénita.

Producto disponible en Amazon.es

Producto disponible en Amazon.es

Deja un comentario