¿Es tu pensamiento más fuerte que tu actitud?

¿Es tu pensamiento más fuerte que tu actitud?
Puntúa este post

En toda relación personal, en toda interactuación con nuestro entorno, existen dos ejes fundamentales a tener en cuenta: el pensamiento y la actitud.

Por un lado, el pensamiento es lo que te ancla al pasado o te proyecta al futuro. Te mantiene en la pena o te arroja al miedo. Te mece en la nostalgia o te zarandea frente a la incertidumbre. El pensamiento es difícilmente controlable, así que no te vamos a pedir que intentes manejarte en el presente en pleno duelo, ya que tu mente debe ahora superar el dolor que le está causando esa pérdida. Por el contrario, debes hacerte fuerte ante lo que has perdido, debes cicatrizar esa herida, salir adelante a pesar de los pensamientos rememorando el pasado y temiendo al futuro que, en estos momentos, te impiden vivir con normalidad.

Producto disponible en Amazon.es

Puesto que, como ves, no es posible controlar los pensamientos, y la mente va a procurar RUMIAR Y DIGERIR todo eso que te aflige con el fin de sobrellevarlo y superarlo lo antes posible, sí que hay algo que puedes llevar a cabo para CONTROLAR TUS ESTADOS DE ANSIEDAD o, al menos, NO MATERIALIZARLOS y, por tanto, no darles existencia, eco ni perpetuarlos de forma alguna.

Se trata de CONTROLAR TU ACTITUD. Controlar tus acciones.

loading...

Habrás notado que tus pensamientos te llevan, una y otra vez, a sentir aflicción. A dolerte. A llorar. A sentirte sin rumbo, procrastinando todas tus tareas, dejando todo para mañana, encerrándote en tu casa sin mucho más ánimo que respirar agónicamente en el sofá. Ahí ya tenemos algo: pensamientos y acciones. Pensamientos negativos (llorar, sentir aflicción, dolor, recuerdos) y acciones negativas (permanecer sin comer, sin asearte, reprochar a las personas cosas que te duelen, etc). De estos dos ejes, sólo las acciones son fácilmente modificables, aunque pienses que te es imposible lograrlo.

Pero todo es empezar.

Así, es posible que sientas una poderosa tentación de llamar a esa persona que deseas. O de mirar el facebook, o su correo, o su estado en messenger, o acercarte por la zona por donde vive, o preguntar a alguien sobre esa persona… pero… ¿te das cuenta que todo eso no son más que ACCIONES? Parten de un pensamiento, ¡sí, inevitable! pero son convertibles en acción a través de un desgaste, de un movimiento, de una energía que tú no debes, JAMÁS, poner a disposición de dicho pensamiento negativo.

Es decir, no debes permitir que lo negativo mueva a tu cuerpo a hacer cosas negativas, porque así es como tu pensamiento negativo se aprovecha de tu organismo, controla tu cuerpo, invade tus emociones, y monopoliza por completo el recorrido de tu vida que, sinceramente, debería estar muy alejado de hacer de espía, secretario, voyeur, llorador de penas y lamentador atemporal. Tú no eres nada de eso. Tú no eres tus pensamientos negativos.

TÚ TIENES MUCHA MÁS FUERZA Y PODER DE LA QUE IMAGINAS, Y VAS A DARLE LA VUELTA A ESTA SITUACIÓN.

Así, debes empezar a prepararte para que tu actitud sea MÁS FUERTE que tu pensamiento. Es posible que tu pensamiento vaya por el camino de ‘por qué me hizo esto’, ‘por qué me mintió’ o ‘con quién se estará viendo’, pero NINGUNA DE LAS ACCIONES A LAS QUE ESOS PENSAMIENTOS conducen, deben tener lugar. Por el contrario, debes permanecer haciendo cosas QUE NADA TENGAN QUE VER CON ESO QUE PIENSAS. Procura, y ten disciplina para ello, no hacer nada de lo que tu cabeza piensa: no abras el correo. No vayas a ese bar para ver a tu ex. No mires el facebook, no mires esas fotos, no releas sus mensajes intentando buscar una razón a todo este proceso de duelo. No hables con esos amigos, no pierdas el tiempo revolviendo ese cajón de sastre donde están sus recuerdos. No hagas nada de lo que pienses sobre tu ruptura.

Producto disponible en Amazon.es

Repito, NO HAGAS NADA QUE PREVIAMENTE HAYAS PENSADO SOBRE TU RUPTURA. No des acción al pensamiento. No hagas que tu actitud varíe en absoluto por eso que has pensado. No hagas, tal y como dice el libro ¿Sabes por qué te han dejado? que tu centro, tu energía, pierda valor, pierda ‘fuelle’, y se diluya sólo porque un pensamiento te arrastre a una situación patética, infructuosa y estéril, mucho más de lo que crees.

Si consideras que NO puedes controlar tus actitudes, yo te digo que sí: eres capaz de controlarlo a la perfección… otra cosa es controlar tu pensamiento. Pero abrir un correo, llamar por teléfono o ir hasta su zona de trabajo son ACCIONES EVITABLES POR COMPLETO, y en esa línea deberás mantenerte, una y otra, y otra vez, sin que tus pensamientos puedan más que tus acciones.

Con el tiempo comprobarás cómo al no dar espacio, oxígeno ni vida a tus pensamientos a través de la acción, estos empiezan a menguar. Empiezan a desvanecerse, y van desapareciendo. Todo eso que hacías y cuyo tiempo provocaba más pensamientos negativos, de repente no existe en tu vida, y eso hace que seas más fuerte que tu lado negativo, fortaleciendo el positivo a través de un músculo tan ejercitable como cualquier otro: el de tu fuerza de voluntad.

El de tu superación personal.

Esa es tu única arma ahora, tu mente. Es la única que puede poner cordura a una total desestabilización de tu cuerpo, de tu espacio, de tu mundo, llevado a cabo por unas emociones errantes, que están generándote más problemas de los que necesitas en una vida que, por otro lado, está hecha para que seas feliz, nada más. Así pues, tu mente es ahora la única llave válida que tienes, muy por encima de espiritualidades y corazón, para poner en orden las cosas que no van bien.

Ese es tu camino ahora, por ahí debe ir tu fuerza, tu energía y tu poder. NO LLEVES A CABO ACCIONES QUE PARTAN DE TU PENSAMIENTO, EN NINGÚN MOMENTO. Es tan complicado y duro como cualquier otro aspecto de la desaparición, pero te asegura un futuro cargado de INTENCIÓN, de positivismo y una capacidad para tomar decisiones y escoger lo mejor para ti que, sinceramente, te sorprenderá.

Mucha fuerza y comienza a controlar tus acciones, porque eso te llevará a controlar tus pensamientos.

Producto disponible en Amazon.es

Deja un comentario