La felación

La felación
Puntúa este post

El sexo oral (felación cuando la recibe el chico y cunnilingus cuando la recibe ella) ofrece la posibilidad de intimidad, de dar y mostrar mayor confianza y generosidad que la relación sexual coital; además de que para muchas personas es la forma más agradable y fácil de conseguir el orgasmo.

La felación (del latín “fellatio”) felatorio o coito “per os” (por boca) es la práctica de sexo oral practicada al chico también conocida como “francés” que consiste en chupar y lamer el pene con la boca, con la lengua y con los labios. Puede ser realizada por una o varias personas, del mismo o de distinto sexo. Teniendo esto por bien entendido, y por clarificar la exposición, exponemos esta lectura en base a una felación realizada por una pareja heterosexual.
La expectativa de una felación es para muchos chicos más excitante que la de la cópula. ¿Por qué? porque es una total liberación, no están obligados a nada, sólo dejarse hacer; porque es algo muy íntimo y cuando su pareja se lo hace él se siente aceptado plenamente; porque no hay nada más morboso para ellos que ver a una mujer inclinarse ante su miembro y metérselo en la boca.

Producto disponible en Amazon.es

Pero hay hombres que creen que la felación es muy placentera para ellos pero no para sus parejas, por eso muchos no se atreven a pedirlo por miedo a que ellas se sientan menospreciadas o rebajadas, pero la verdad es que, para muchas chicas es tan gratificante como para ellos.

Sin embargo, también hay mujeres que se sienten incapaces de meterse el pene de su amante en la boca. Si esto es así, no hay nada anormal, no hay porque sentirse culpable. Como todo es cuestión de respeto, de hablarlo y de aprender si se desea y pedirle instrucciones a él.

loading...

Si el problema es el miedo o asco al sabor del semen. Conviene saber que el sabor depende de la alimentación del chico, y no tiene porqué resultar de un sabor desagradable, pero como todo depende de cada persona y es una elección personal. Lo mejor es llegar hasta dónde uno se siente cómodo. Él no tiene porqué eyacular en la boca de la chica si ella manifiesta de antemano esa preferencia, ni tiene si no lo desea, porqué tragar su semen. Es cuestión de pactar su retirada previa o de escupirlo después; de modo discreto en una toallita que se tendrá a mano o en el cuarto de baño.
Si el impedimento de la chica para hacer una felación es que le dan arcadas –algo muy común–, bastará con introducir el glande en la boca (hasta la corona, un poco más si ella puede). Esta es la parte de su pene más sensible. La chica pone su mano en el tronco del pene y así actuará de freno y al mismo tiempo puede estimularle. Además puede pedirle a él que le avise cuando esté a punto de correrse para que pueda retirarse a tiempo. Al hacerlo, seguirá masturbándole manualmente como él le indique.
Ninguna mujer nace sabiendo y a muy pocas les sale de modo natural. Por esto es muy importante la comunicación, hablar de estos temas con claridad y establecer precisamente las reglas del juego para que la persona que realiza la felación pueda concentrarse en su placer sin estar preocupada por las sensaciones de su pareja.

LAS POSTURAS
Las posturas son variadas y depende de lo que se prefiera, a algunos hombres le gusta permanecer tumbados, a otros sentados, o a cuatro patas con ella tumbada boca arriba para recibirle, y algunos gozan extraordinariamente estando ellos de pie y con su pareja arrodillada a sus pies, eso les hace sentirse poderosos, y a algunas mujeres esta postura les resulta la más cómoda, porque les deja las manos libres para acariciar los testículos y sujetar el pene mientras lo succionan.

CÓMO HACER UNA BUENA FELACIÓN?. Poner todos los sentidos en lo que se hace. Ella está ante su idolatrado pene, ahora toca que lo idolatre ella.
. Si ella tiene problemas con su olor o sabor, proponed un baño o ducha y tomarlo como parte del juego. La higiene es una parte imprescindible de la práctica del sexo oral.
. Antes de empezar, que ella pase suavemente su mano por el pubis de él e inspeccione su pene para apartar el vello suelto.
. Que ella busque una postura confortable –sobre todo que su mandíbula lo esté– y que ésta le facilite controlar el ángulo y la profundidad de la penetración; él tumbado de espalda, de lado, sentado al borde de la cama, o de una silla, o de pie, a cuatro patas con ella tumbada boca arriba para recibirle…
. No existen técnicas que garanticen el éxito. Pero en líneas generales a los chicos les gusta que se ocupen de ellos, de todo su cuerpo; por tanto, no se debe ir directamente al grano. Salvo que el chico así lo pida; se puede empezar por acariciarse cuerpo con cuerpo, las manos, la barbilla, la nariz e incluso su cabello. Después lamerle lentamente, bajando desde su cuello o subiendo desde sus tobillos, hasta llegar a sus genitales. Y no jugar sólo con la lengua utilizar la respiración para excitarle (el calor al espirar le resultará muy estimulante). O besarle: en la boca, en el cuello, en el escroto, en su pene. Dejarse llevar y experimentar.
. Cuando se llegue a sus genitales, acariciar tanto el pene como los testículos, la zona entre éstos y el ano y el ano mismo. Después de que la excitación es manifiesta porque el pene empieza a tener su erección, lo mejor es buscarse una postura cómoda de las ya descritas en la que realmente se pueda gozar y saborear lo que estás haciendo.
. Luego tomar el pene con la mano y procurando que los dientes no entren en contacto con la piel, embadúrnalo bien de saliva. Después colocar el glande dentro de la boca tan profundamente como le permita sentirse cómoda, con cuidado con introducirlo a demasiada profundidad porque si toca su campanilla es cuando le provocará arcadas. Y procurando hacer la caricia con los labios ligeramente apretados para que los dientes permanezcan en el interior de estos. Empezar suavemente e ir después aumentando el ritmo.
. Debe utilizarse los labios y la lengua. Formar una letra O con los labios y hacer que atrapen su miembro como lo haría en su vagina. Ya puede así ella comenzar el típico movimiento de subida y bajada. Mientras su lengua ha de jugar alrededor del glande unas veces en la dirección de las manillas del reloj y otras al revés, dejando que la saliva lo inunde y presionar con la lengua y el paladar en el frenillo. Durante esto usar las manos en sus testículos, periné y ano. Es cuestión de práctica.
. Cuando ella note que está llegando puede acariciarle el frenillo con la lengua y presionar ligeramente sus testículos; estas caricias incrementarán el placer. Después de unos minutos parar y acaríciale otra parte del cuerpo.
. Cuando se perciba que pierde intensidad (estar atenta a su respiración) volver a ponerlo dentro de la boca al tiempo que se aprietan los dos testículos con una mano, no muy fuerte pero con firmeza, continuar según el ritmo adecuado que él guiará con sus indicaciones y ella ejecutará.

CONSEJOS BREVES PARA ELLA Y PARA ÉL
. No manejar los genitales bruscamente, hacerlo con cuidado, pues el glande es una parte muy sensible. Ir con mucho cuidado con tus dientes, pues pueden hacer daño.
. Procurar ser escrupuloso con la higiene de la zona genital si se desea que la pareja haga una felación.
. No introducir muy profundamente el pene en la boca de la pareja, puede provocar arcadas y vómitos. Olvidarse de las brusquedades. Salvo que ella exprese su deseo de que él vaya fuerte, si él desea moverse que lo haga, pero de modo suave. Nada de embestir su boca.
. Explicarle a ella lo bien que se siente mientras ella hace la felación, lo que le gusta que se lo haga antes, durante y después.

TRAGAR EL SEMEN?El tragar el semen no causa ningún problema digestivo, ni entraña ningún riesgo de embarazo. Pero si ella ha decidido que no quiere que él eyacule en su boca, él debe avisarle para que retire el pene cuando note los primeros espasmos del orgasmo, pero ella seguirá acariciándole con la mano hasta que concluya. Si a ella no le importa tragar su semen continuará succionando ligeramente cuando notes que él eyacula y un poco después hasta notar que el pene pierde su turgencia en tu boca.
Una buena felación no acaba aquí continúa con las caricias y la ternura con la recuperación del ritmo y el reconocimiento. El orgasmo es una experiencia solitaria y se tarda unos cuantos segundos en volver. Es muy agradable encontrarse “a la vuelta” con la pareja que propició el placer.
EL 69
Muchas parejas gozan realizando la famosa posición 69 durante el sexo oral. La práctica en la que ambos miembros se estimulan oralmente a la vez, yaciendo la cabeza de uno contra los pies del otro. Algunas parejas encuentran esto muy placentero, suministrando la excitación y orgasmo uno al otro. Otras parejas encuentran que no pueden concentrarse en lo que hacen al otro, y están tan absorbidas en su propio placer que olvidan estimular a su pareja. Algunas se distraen tanto en lo que hacen al otro que ellas mismas no pueden experimentar el orgasmo. Por lo tanto nuevamente, prueba y error dirán si estas posiciones son adecuadas para cada uno y para su pareja.
ACTUAR DE MODO SANO Y SEGURO
Es importante antes de empezar una felación estar completamente seguros de la higiene de los genitales, algunas mujeres no se sienten a gusto si no lavan ellas mismas los genitales de su pareja. Siempre es bueno comenzar con una ducha compartida o un baño; si cada uno se ocupa de la higiene de los genitales del otro, el miedo a la suciedad desaparecerá y la idea de introducir el pene en la boca no producirá repugnancia.
Hay gente que disfruta enormemente con el olor de los genitales, otros en cambio no pueden soportarlo. Existen productos líquidos para darle un sabor original al sexo oral.
Pero la práctica de sexo oral SÍ entraña riesgos a la hora de transmitir enfermedades de transmisión sexual, e incluso el VIH, pero sin alarmarse ya que esto último es muy improbable, ya que aunque existan lesiones bucales o en los genitales, los porcentajes de material venéreo son ínfimos. Por eso, si se tiene pareja estable, ninguno está infectado, ambos son monógamos o se toman precauciones durante eventuales encuentros con terceros, no hay porqué preocuparse.
Pero si no se está dentro de la categoría anterior, sería muy conveniente emplear un preservativo al realizar una felación a alguien cuyo historial médico se desconoce. Es comprensible que no seduzca la idea de meterse un condón a la boca (los hay con sabor y sin lubricante), lo mejor es no jugársela, mejor pasarse que arriesgar.
Disfrutar del sexo y hacerlo gratificante.

Producto disponible en Amazon.es

Producto disponible en Amazon.es

Deja un comentario