Ligar: ¿por qué ellos deben hacerlo todo?

Ligar: ¿por qué ellos deben hacerlo todo?
Puntúa este post

Ya quedó claro que las relaciones entre hombres y mujeres son sumamente complicadas, a nadie se le escapa ese detalle, si ya es bastante difícil mantener una pareja y hacer que se consolide… para muchos el simple hecho de conseguir que la mujer que desean se fije en ellos ya parece algo propio de la ciencia ficción… la verdad es que los hombres lo tienen complicado en este aspecto porque parece que siempre son ellos los que deben dar el paso para iniciar algo, el juego está establecido así: ellas son las que los seducen y los hombres los que actúan, los que se acercan, los que dan pie, lo realmente complicado es que suceda lo contrario que sean ellas las seducidas, las que se arriesguen para conseguir lo que quieren (o al que quieren)… las mujeres estamos acostumbradas a ser cortejadas, a elegir…. estamos tan acostumbradas que adoptamos una actitud pasiva a la hora de ligar y esperamos el paso del chico en cuestión, para decidir si debemos aceptarlo o darle carpetazo… hay hombres que pierden tanta energía en conseguir que la chica que les gusta se fije en ellos que cuando lo consiguen no saben cómo proceder y cuál es el paso siguiente, la verdad es que aunque a las mujeres nos gusta jactarnos de nuestro entendimiento en estos temas, decir que ellos no nos comprenden y no saben lo que nos gusta (así justificamos lo complicadas que somos), que verdad hay al admitir que nos gusta enredarlo todo y hacernos las difíciles, más de lo soportable.

Lo complicado es que ellos sean seducidos, nosotras las que arriesguemos, las que vayamos detrás… es lo que menos hacemos y paradójicamente es lo que más nos gusta hacer. ¿Pero por qué no lo hacemos? Porque los hombres siempre están dispuestos a dar el paso, revolotean, insisten, tratan de camelárnos y nosotras nos dejamos querer, pero en el fondo toda mujer desea encontrar a hombres difíciles, a los que sea complicado conquistar, que no muestren sus sentimientos y que no se dejen seducir. ¿Y por qué está así establecido, por qué nosotras estamos acostumbradas a adoptar una actitud pasiva mientras que ellos son los que se abren más a la hora de conocer a una mujer? Porque el hombre es más sincero a la hora de mostrar lo que siente y dejar ver lo que le gusta, no dan tantos rodeos, por eso si desea a una mujer se le acerca, si ella le interesa se lo dice abiertamente, no anda con dobleces ni con juegos raros como lo hacemos nosotras, los hombres no sienten tanta fascinación por complicarlo todo, son más directos a la hora de conseguir lo que desean mientras que las mujeres solemos enredarlo todo más para llegar al mismo punto, por eso ellos están acostumbrados a mostrar su interés y a cortejar a la chica que les interesa mientras que nosotras ya nos sabemos el guión de memoria, nos dejamos mimar, nos conformamos con esperar y manejamos la situación si nos gusta lo que se nos ofrece.

Producto disponible en Amazon.es

Hay muchas maneras de conocerse y en las que la atracción puede dar pie a algo más, la noche parece el marco ideal para conocerse y si no esperar al amor de tu vida si dar con alguien interesante y por qué no ir más allá si las dos partes lo desean, no sólo en el terreno sexual si no en una posible relación posterior, pero… ¿Quiénes están más hartos? ¿Nosotras de ‘aguantar’ a los tíos que llamamos ‘pedantes’ todas las noches o ellos de encontrarse muchas veces con mujeres frías y altivas que son incapaces de decir abiertamente lo que les gusta? ¿Quién tiene más culpa, nosotras por no ser más abiertas y participativas, o ellos por tomar actitudes insistentes que muchas detestamos y aún insistir en la misma estrategia una y otra vez…?

A la hora de salir el panorama siempre es el mismo, mujeres normalmente en parejas o grupos reducidos sueltas por todos los bares y grupos de hombres (normalmente más numerosos) rondando alrededor… independientemente de que nosotras nos mostremos receptivas o pongamos una mueca de asco siempre son ellos los que revolotean, y en la mayoría de los casos los que se acercan. Muchos diréis que si no os acercáis ellas nunca hacen nada… pero las mujeres toman esta actitud pasiva y a la espera porque estamos acostumbradas a recibir más de lo mismo en todas sus salidas

loading...

¿Qué pasaría si nosotras saliéramos por las noches y ellos nos miraran recelosos, no se acercaran y no les doraran la píldora? Que nosotras nos sentiríamos confundidas, quizá al principio no haríamos nada pero tarde o temprano reclamaríamos atención… nos haríamos notar y buscaríamos el contacto, porque las mujeres deseamos a los hombres tanto como ellos nos desean a nosotras; pero estamos tan acostumbradas a recibir y a rechazar a nuestro antojo que valoramos menos lo que fácilmente se nos ofrece, no nos motiva recibir las cosas en bandeja, aun cuando un desconocido haya atraído nuestra atención, si se muestra demasiado disponible puede perder el interés tan rápido como lo había sentido.

No voy a ser tan inocente como para proponer un mundo en el que los hombres no vayan en busca y captura, y unas mujeres con un comportamiento sencillo y sin dobleces (ya que si esto pasara la vida también sería bastante más aburrida) pero si es bueno saber que el variar las reglas del juego puede hacer que ellos se conviertan en una presa codiciada y puedes evitarles el que lleguen a casa todos los sábados por la noche pensando qué hacen mal para recibir calabazas una y otra vez o por qué esa chica que parecía darle coba no acabó de decidirse por estar él, a pesar del empeño de no dejar de decirle lo bonita que era, lo mucho que le gustaba…

Cuando una mujer entra a un bar (y está medianamente de buen ver) lo primero que recibe son varias miradas de aprobación, ellos no se molestan en disimularlo, esto hace que el ego empiece a dispararse y empiece a tomar una actitud de dominio más o menos disimulada, lo comenta con sus amigas y se ríen, siempre sale el típico comentario de todos los tíos son iguales y se disponen a divertirse… si permanecen quietas verán a varios grupos de chicos acercarse, para presentarse, invitar a una copa (típico) y ellas los podrán recibir con más o menos entusiasmo pero cuando ya llevan varios locales y ven que la misma situación se ha repetido una y otra vez empiezan a poner cara de vinagre y a quitárselos como si fueran moscas, pero en el fondo les encanta… porque las mujeres podemos no salir a ligar pero si a gustar y si alguno que ha acaparado su atención no se fija en ella le puede resultar bastante insoportable.

Un hombre puede aceptar más o menos el rechazo porque está acostumbrado a toparse con el muro de la indiferencia o fingida indiferencia que las mujeres tendemos a levantar a nuestro alrededor… pero para una mujer acostumbrada a recibir atenciones no disponer de la admiración de él, o aun peor, ver cómo él se dedica a piropear o a admirar a una de sus amistades, o a cualquier chica cercana dejándola de lado puede ser un buen aliciente para ella, que haga un despliegue de seducción y busque las atenciones que él le ha negado.

Es bastante obvio que la insistencia tan exagerada, que la pesadez y el acoso y derribo con las mujeres casi nunca da resultado, aunque a nosotras nos pueda llegar a gustar, porque eso da una imagen de desesperación y poco atractiva, elimina el reto que nos gusta a las mujeres.

Por lo tanto, las actitudes que adoptan muchos hombres admirando abiertamente a una mujer y dorándole la píldora durante toda la noche a pesar de su negativa es nefasta, muchos insisten pensando que tarde o temprano caerá (o simplemente porque llevan una tajada de impresión… el alcohol no es el mejor aliado) pero lo único que se consigue es alejarla más, tampoco es bueno que un chico ignore a la mujer que le gusta y le de vueltas sin atreverse a atacar por miedo a que ella note demasiado interés y pueda actuar de forma en principio arrogante, pero si es bueno saber cuáles son los limites, acercase y estudiar a la chica, tener un primer contacto y después de ver su reacción tomar una actitud u otra. Si es alguien acostumbrada a ser admirada por ellos el ignorarla y estar en su punto de mira sin reparar supuestamente en ella puede ser un alto golpe para su ego y fijar en él sus atenciones, si es una mujer tímida mirarla de una forma sutil y abordarla de vez en cuando con algún comentario y sentido del humor puede hacer que se suelte y conseguir arrancarle alguna conversación, sin que por ello tenga que tener toda la exclusividad sobre el hombre, en ningún momento debe sentirle muy encima, simplemente saber que repara en ella y que también piense en lo que él estará pensando si despierta el interés realmente en ella o no.

Producto disponible en Amazon.es

Cuando se está ligando nunca hay que demostrar demasiado pronto los sentimientos, aunque ella te vuelva loco, porque la gracia en estos asuntos es hacerlo poco a poco, seducir, tomarlo con tranquilidad y esperar que ella mueva ficha, ver en qué medida puede llegar a corresponder al seductor y actuar en consecuencia. Se trata de variar el guión, que independientemente de que se esté tratando de ligar con una chica arisca o con alguna más dócil, conseguir que ella también se implique, no ser él que lo hace todo y que ella se deje querer, para que una mujer juegue a seducir hay que dejarles actuar también a ellas, si los hombres lo hacen todo, ellas nunca se van a molestar en perseguir, en pensar cuál es el paso siguiente a dar, o que estará pensando él de ella, si le gusta, si no… cómo sería volver a quedar él… a nosotras hacer todas estas cosas en el fondo nos encanta, analizar los sentimientos del chico que hemos conocido pensando si le interesaremos lo suficiente, que hacer para enamorarlo, etc…

Que sea un reto que le dé más valor a la conquista, a la posible relación… si los hombres quieren una relación la quieren ya, si buscan un rollo también, pero para nosotras el cortejo y todo lo que ocurre antes de empezar a ser una pareja es tan importante como la pareja en sí…. por lo tanto, los hombres comienzan a saber reservarse, a tener ese punto de misterio y a descubrirse poco a poco, para dejar que también nosotras tomemos la iniciativa y por supuesto comprobar si la chica ligada vale la pena.

Producto disponible en Amazon.es

Deja un comentario