Los pagafantas

Los pagafantas
Puntúa este post

Si es la primera vez que nos lees, acabas de conocer un término que nació en empareja2.es y después ha experimentado una tremenda repercusión en blogs, páginas webs e incluso series de televisión.
Sí, nos sentimos orgullosos de que ‘pagafantas’, sea un término tan utilizado y escuchado.

¿Cómo y cuándo surgió? A finales de 2005, cuando nuestro foro estaba en sus inicios (prácticamente en pruebas), apenas disponíamos de un par de subforos activos y era un momento en el que nuestros usuarios, escasos, aportaban ideas para mejorar la identidad de la web. Así, comenzamos a debatir sobre cuál sería la mejor forma de describir a un hombre enamorado de una mujer, aquel que hace todo por conseguir un amor platónico. Un hombre que hace de amigo, pañuelo de lágrimas, financiero, profesor, entrenador personal, cuidador de perro, psicólogo, fontanero, electricista y, en definitiva, intenta satisfacer todas las necesidades que desarrolle su pretendida.

Producto disponible en Amazon.es

Algunos de los usuarios dieron nombres como gaytomacafés, por su constante deseo de permanecer junto a la mujer en cuestión. Pero en empareja2.es nunca hemos querido despreciar a ninguna comunidad, mucho menos aquella con otra condición sexual. Así, haciendo uso del humor, nació el término pagafantas.
Hoy día, miles de usuarios han leído y utilizado este vocablo. El humor alrededor de este término ha derivado en sentencias como las utilizadas en la radio, cuando en una ocasión hablando de un usuario que nada conseguía con su insistente estrategia, se dijo que ‘los hay que son capaces de pagar todas las fantas que es capaz de producir coca-cola’.

Nuestro artículo sobre los pagafantas, en la sección de lecturas, deja bastante claro qué son y cómo actúan estas personas, por norma general sin demasiada experiencia en el amor, y con una evidente falta de amor propio.

loading...

Nuestra reacción es, por supuesto, de rechazo. Pero en esta ocasión lo hacemos con un cierto aire compasivo y con las suficientes dosis de humor para que la persona se dé cuenta de que está cometiendo un error, sin sentirse ofendido en absoluto por ello.

De hecho, en empareja2.es todos hemos sido alguna vez un poco pagafantas. En alguna ocasión a lo largo de nuestra vida hemos hecho cosas románticas que consideramos irresistibles, teniendo como objetivo agradar y atraer a una mujer. Nuestra mala educación, aquella que nos ha instado al ‘trátala bien, sedúcela, sé amable, desarrolla tu romanticismo’, nos ha dibujado como personas con un trato más servil que acompañador. Llenos de empalago y, a todas luces, faltos de personalidad.
Y eso es lo que una mujer desprecia en un hombre que se comporta como un pagafantas: la falta de personalidad. El dar todo su tiempo por ella. El no demostrar sus deseos por miedo a que ella le rechace (¿pero no la quieres como novia?). El comportarse de forma romántica, en lugar de tener un carácter firme. El dejar a los amigos por ir a verla, que se queja de un problema. El comprar más de un regalo caro, a destiempo. El pasar demasiado tiempo escribiendo, componiendo o diseñando algo para ella.

Todo eso consigue que una mujer trate a un hombre como una buena persona, pero no como un buen novio ni, por supuesto, un buen amante.

Para paliar esta actitud tan deplorable, para evitar confundirnos, en empareja2.es tenemos una cruzada contra el pagafantismo a nivel internacional. Incluso hemos diseñado varias camisetas con claros mensajes (‘yo no soy un pagafantas’, ‘no te pago ni una fanta’) y con las cuales recomendamos que todo usuario equivocado corrija su actitud. La práctica totalidad de los ex pagafantas que han pasado por la web comenzaron a quererse a sí mismos. Otros muchos, dieron un giro a su historia y acabaron consiguiendo a la mujer que deseaban.

Hacernos valer no significa ofrecer cosas, tiempo, dinero, consejos y otros bienes materiales. Una mujer que nos quiere por eso, sólo apreciará todos esos bienes que ha conseguido, no a la persona que se los ha facilitado. No nos extraña que, en mitad de una de esas confesiones al pagafantas, ella le llore por la indiferencia que siente de otro amante al que ha conocido recientemente.

El pagafantas, ante esto, se sentirá traicionado. ¿Hay algo más estúpido?
Hacernos valer es, en realidad, tener nuestra propia personalidad, tiempo, deseos y amigos. Y el deseo de empareja2.es es que cada vez haya más personas así, que se quieren y consiguen lo que quieren.

Producto disponible en Amazon.es

Producto disponible en Amazon.es

Deja un comentario