Me atiende sin ganas al teléfono

Me atiende sin ganas al teléfono
Puntúa este post

Antes cogía el teléfono con gran alegría y entonación musical, y se mostraba más feliz que un regaliz cuando veía tu nombre reflejado en su pantalla del móvil.

Se podía oler a kilómetros que el simple hecho de oír tu voz y saber que en ese preciso momento te habías acordado de tu pareja, era el mayor motivo de su felicidad. Si llamabas como Steve Wonder para decirle ‘hola, sólo te llamo para decirte que te quiero’, se le saltaban las lágrimas. Podíais estar horas y horas hablando de tonterías, incluso gastar todo el saldo de la tarjeta para ver cuál de los dos colgaba antes o quien quería más al otro: ‘te quiero, cuelga ‘, ‘no cuelga tu, yo te quiero más ‘, ‘no yo más’.

Producto disponible en Amazon.es

Pero resulta que hoy has llamado y te ha atendido de forma fría y cortante, parecía tener alguna molestia por estar hablando por teléfono, te ha puesto alguna excusa del tipo; ‘tengo mucho trabajo’, ‘mañana tengo un examen y me queda mucho por estudiar’, ‘estoy en una reunión muy importante’ o ‘ha venido gente a verme, te llamo en cuanto esté libre’.

¿Gente? ¿Qué gente?

loading...

El que te hayas acostumbrado a tener a tu pareja como un referente de placer y cariño incondicional, hace que este cambio brusco te siente terriblemente mal. Incluso te da por repetir las llamadas para ver si la cosa cambia… pero no, no cambia, y tu pareja contesta peor, o incluso el móvil da apagado o fuera de cobertura en esos momentos.

Evidentemente a lo largo de una relación es imposible (gracias a Dios) que el grado de empalague del que hablábamos más arriba se prolongue indefinidamente, pero una cosa es mantener conversaciones agradables y prolongadas, y otra muy distinta que te cuelgue siempre el teléfono con malos humos y de forma precipitada. Es muy probable que en el momento en que la llamaste, tu pareja estuviera ocupada por múltiples motivos que no tenían nada que ver contigo, y pagaste los platos rotos en esta ocasión. Pero si pasan los días y su actitud no cambia, o incluso incrementa su malestar hacia ti, deberías empezar a darte cuenta que ya no siente lo mismo por ti, o tal vez espera la llamada de otra persona (la cual le hace más ilusión que la tuya) y por eso se enfada, te ningunea, y te cuelga lo antes posible, para que ‘NO MOLESTES’.

Para empezar, en el momento que se ponga con una actitud algo infantil y distante, lo primero que tienes que hacer es reducir la frecuencia de las llamadas, y que sea tu pareja la que se interese y descuelgue el teléfono para llamarte. Pero OJO, no por ‘ponerte más chulo’ y jugar al mismo juego de distancia, sino simplemente porque tú ya has mostrado interés en ese contacto y en que habléis, así que el balón está en su tejado.

Si tu pareja quiere algo, que te llame y te explique. Si es para explicarte algo como que ‘ya no estáis hechos el uno para el otro’, que venga y lo explique. Pero que lo explique, no presiones tú o juegues su mismo juego.

Lo que no puedes hacer es intentar ponerte en contacto una y otra vez, esperando que en una de esas llamadas se reenamore de ti por lo mucho que la quieres y entonces vuelva a tenerte tanto cariño como antes… porque nadie se enamora de la insistencia, sino de la ausencia.

Producto disponible en Amazon.es

Producto disponible en Amazon.es

Deja un comentario