Me presento en su zona de estudios o trabajo y pone cara de disgusto

Me presento en su zona de estudios o trabajo y pone cara de disgusto
Puntúa este post

Te arreglas, limpias el coche y miras un buen sitio para comer. Así que le vas a buscar al sitio donde estudia o trabaja, para sorprender a tu pareja y ganártela un poco más.

Lamentablemente, esta situación de ir detrás de alguien se corresponde con la actitud que últimamente está mostrando contigo: de forma fría y distante. Y eso hace que tú te vuelques más.

Producto disponible en Amazon.es

Para colmo, cuando te ve ni sonríe ni se muestra alegre. Simplemente mira al suelo y camina despacio, en un paseo que parece que nunca se va a acabar. ¿Por qué no corre hacia ti? ¿Dónde está la ilusión que demostraba hace un tiempo? Pero, ¿qué le pasa, no tiene sangre?

Al llegar a tu lado te da un beso, discreto y rápido. Y apenas se recrea en estar junto a ti. No te mira a los ojos. Te coge de la mano y te saca de allí cuanto antes, mirando a su edificio. Coincide en que sale un grupo al que saluda rápidamente y sigue tirando de ti y diciéndote que dónde vais a ir, que tiene mucha prisa porque en casa tiene un montón de cosas que hacer.

loading...

Así es como tu pareja te paga el detalle que has tenido al irle a buscar.

Bueno, lo que está claro es que no siente la más mínima ilusión por haberte visto, y en lugar de darle una sorpresa, la sorpresa te la has llevado tú… ¿o tal vez esta apatía ya la has visto en otras ocasiones y tratas de convencerte de que ‘no es lo que parece?

No te engañes, los hechos hablan por sí solos.

En empareja2.es te aconsejamos que empieces a dejar de preparar este tipo de sorpresas y comenzar a pensar en ti mismo… ya que es evidente que tu pareja no lo hace. Y eso no es culpa suya, sino TUYA. Las relaciones están para corresponderse, sí, pero si tu felicidad va a depender de presionar y obligar (con esas visitas a su zona de trabajos o estudios) para que te demuestre amor, el problema… es tuyo.

Si tienes un mínimo de inteligencia bien no deberías en guerras del tipo ‘devuélvesela’ o ‘pasa una semana sin hablarle’, o historias similares. Esto sólo habla del miedo a enfrentarte a la realidad, y buscar que alguien te quiera por tu distancia, en lugar de por tu cercanía. Poco apropiado, la verdad.

Por el contrario, la única cosa que tienes que hacer es hablar. Sí, lo sabemos, no quieres iniciar conversación, intentas convencerte de que la culpa es tuya, que quizás estás haciendo cosas que no deberías hacer… pero… qué coño, es tu pareja, quieres estar con ella… ¿O es que crees que puedes ‘no ser tú’, constantemente, para que a ella no le moleste nada de lo que haces?

Producto disponible en Amazon.es

Sé valiente. Plántate ante esta persona con la que no van bien las cosas y coméntale lo que ves, lo que piensas que siente y lo que tú sientes. Es cierto que tú puedas tener la autoestima jodida, o que tu dependencia de tu pareja se haya incrementado últimamente, pero hablando y demostrando lo que eres, aunque no lo creas, te vas a recuperar.

Sólo falta que nos hagas caso y lo pongas en práctica.

Producto disponible en Amazon.es

Deja un comentario