Meditación: vital para conocer tu Expresión

Meditación: vital para conocer tu Expresión
Puntúa este post

escénicaMente, la escuela de coach de Carlos Burgos que lleva desde 2004 ofreciendo cursos individuales y en grupo para que las personas desarrollen su talento personal, persigue un único objetivo: QUE CADA PERSONA ENCUENTRE SU EXPRESIÓN.

La expresión es la identidad del alma, representada por la palabra y el cuerpo. La expresión de una persona está intimamente ligada con el interior de una persona, con su objetivo, su centro, su energía, su PROPÓSITO en la vida.

Producto disponible en Amazon.es

Pese a que este concepto de la expresión suponga para la mayoría de las personas una visión espiritual de la vida, pese a que lo veamos como algo místico y lejano a nuestras vidas, lo cierto es que la expresión es la herramienta perfecta para triunfar en el plano emocional, afectivo, personal y profesional, gracias a la eliminación de bloqueos y limitaciones impuestas por el ego, permitiendo que aflore todo el potencial de una persona y dando cabida al variadísimo espectro que puede formular su expresión.

Permitiendo que alguien sea todo lo que es, sin que para ello medien conocimientos externos, sino únicamente el interno.

loading...

Una de las herramientas con las que Carlos Burgos trabaja diariamente con sus alumnos es la meditación. La meditación no es un proceso místico o ‘raro’, que no tenga nada que ver con la vida de una persona normal, de la calle, con las que uno se cruza diariamente.
No es algo exclusivo ni aislado, sino que se configura como la herramienta que ayuda cada día a miles de personas, independientemente de sus perfiles personales y laborales. Los mejores ingenieros, diseñadores, actores y artistas del mundo utilizan la meditación en su vida diaria para conseguir más creatividad en sus trabajos, para sentirse plenos, para relacionarse mejor con su entorno y las personas que les rodean.

La generación perdida
Hoy día, se está llamando a nuestra sociedad la ‘generación perdida’. Se trata, sin duda, de la generación mejor formada a nivel académico, pero también la más desaprovechada, con mayores problemas afectivos y emocionales. La nula identidad de estas personas se debe, precisamente, a haber copado su mente de estudios, formación y desarrollo intelectual. De haber saturado a su mente de todo tipo de datos, los cuales enturbian lo que una persona es en realidad, sin dejar que se manifieste todo su potencial.

Así, la meditación actúa, en esta línea, como un ‘reposador’ de pensamientos. Tomemos a la mente como un jarro de cristal en la que hay agua y una capa de barro en el fondo. Si la agitamos, el agua se volverá turbia, y cuanto más agitemos ese agua, más turbia estará. Así es como está nuestra mente cada día, por culpa de todos esos pensamientos que hacen que la mente no deje de estudiar, de procesar datos, de saltar de un recuerdo a otro, de una tarea a otra.

Sin embargo, si dejamos de agitar ese agua, poco a poco toda esa turbiedad se parará, todo el barro y la suciedad caerá al fondo y, poco a poco, el agua será tan cristalina como al comienzo. Esa es la verdadera naturaleza de la mente, sin pensamientos que cubran por completo su actividad. En ese estado, sin pensamientos, la naturaleza del Yo aflora por completo; la EXPRESIÓN de una persona se manifiesta, en su más absoluta pureza, sin que los miedos, los bloqueos, la vergüenza, los deseos frustrados o los recuerdos negativos conformen esa turbiedad que nubla a la mente.

El mono saltarín
La meditación, en ese estado de serenidad, permite conectar con el Yo, con la naturaleza del individuo, y potenciar lo que uno mismo es.

En Oriente han llamado a esa turbiedad de pensamientos ‘el mono saltarín’. La mente no para de ‘saltar de un pensamiento a otro, rápida, eléctricamente, sin cesar. La meditación, el encuentro con el Yo, es justo ese momento en el que el mono ha saltado y aún no ha llegado a la otra rama. Es el vacío: EL ESPACIO QUE EXISTE ENTRE DOS PENSAMIENTOS.

Producto disponible en Amazon.es

Es como el momento en el que un proyector de diapositivas cambia una diapositiva por otra. Ya se ha ido la primera, pero aún no ha aparecido la segunda. Es un momento de SILENCIO, de encuentro con el Yo, con lo que la persona llega a ser verdaderamente el ‘proyector’, sin que otra imagen a proyectar anule su existencia.

Como todo en la vida, se trata de práctica. Práctica diaria, esforzada y constante. De la misma forma que se trabaja un músculo, no solo físico sino también psicológico (como el músculo de la fuerza de voluntad), la meditación también se ejercita y permite que una persona deje pasar esos sentimientos, sin expulsarlos de su mente por la fuerza, dejando que cada vez sean más débiles, templando su mente para abrir la puerta hacia su Yo.

Un encuentro espiritual pero muy natural, sin que la mística o cualquier otro concepto que el meditante no desee, medie en este proceso.

Es el encuentro con quien cada persona es, sin nada más. Sin estudios, cánticos, hábitos, horarios, rezos ni costumbres. Es la herramienta que necesita cualquier persona para ser quien VERDADERAMENTE es. Cualquiera puede manifestar todo su potencial gracias a esto, tan simple, en lugar de llenar su cabeza de conocimientos, de recuerdos, de memorias, de sensaciones.

Potenciar tu mente, la mejor herramienta
La mente no trabaja mejor cuanto más acumule. Es la mejor herramienta del mundo, porque es la herramienta que nos permite ser conscientes de la conexión con el Todo, con el entorno, pero se trata sólo de una herramienta, no lo que constituye el ser. Por ello, en tanto en cuanto esta herramienta no esté afinada, se halle dispersa y débil, la mente servirá de poco o nada para la persona que se relaciona, que siente y trabaja.

Es como un martillo: es una buena herramienta, pero si lo coge alguien que le tiembla la mano será imposible golpear el clavo… y acabaría destrozando la pared a martillazos.

La mente funciona igual. Si está dispersa, si está ‘cubierta’ por pensamientos, si está turbia por todo eso que flota en su haber… ¿cómo va a precisar los mejores resultados para los planos donde trabaje? ¿Cómo va a relacionarse correctamente? ¿Cómo escogerá las mejores ideas en un trabajo? ¿Cómo dejar que el Yo se exprese a las personas queridas, si hay tantas limitaciones bloqueando su expresión?

La meditación, por tanto, permite acallar los pensamientos vanos, dejar que se pose la turbiedad, eliminar la suciedad que nubla la mente, calmar el temblor, el movimiento. PERMITIR A LA MENTE SER TAL CUAL ES.

Así, miles de personas que conocen su Yo, utilizan diariamente a su mente como una herramienta, sin dejarse dominar por ella. Utilizan su mente sin que ésta controle por completo sus vidas y les haga esclavos de limitaciones, bloqueos y miedos. Dejan que su EXPRESIÓN se manifieste, que su objetivo y su propósito en la vida se haga fuerte, y utilizan su mente como un apoyo perfecto para relacionarse, para sentir, para trabajar y desarrollarse.

La mente se convierte en un aliado, no un obstáculo
Para aprender más sobre la meditación, los talleres de Carlos Burgos, que se imparten desde 2004, tienen un amplio programa creado para los usuarios de empareja2, cohesionando la filosofía de escénicaMente con la de empareja2, y ayudándoles en interesantes y constructivas sesiones que les ayudan a mejorar en su vida diaria.

Si quieres acudir a alguno de los cursos que Carlos Burgos imparte, consulta las fechas en escenicamente.es y envíale tus preguntas sobre cómo mejorar tu día a día gracias a la meditación, así como con otras herramientas para mejorar tu expresión.

Producto disponible en Amazon.es

Deja un comentario