Mensajes que crean atracción

Mensajes que crean atracción
Puntúa este post

Existen gran cantidad de libros que hablan acerca de cómo tener éxito en tus citas, cómo ligar en la red, cómo crear atracción, conexión, etc. Pero curiosamente ninguno hace especial atención al uso de los mensajes de texto como herramienta para seducir a una mujer. Un medio de comunicación tan popular y tan ‘ignorado’…

Para comenzar decirte que, al igual que otras lecturas sobre seducción, queremos darte la imagen resultante de TENER UNA VIDA OCUPADA, lo cual provoca un atractivo irremediable en las personas y, por supuesto, en las mujeres. No se trata de que calques cada paso, que copies cada frase, cada gesto, que cambies tu voz, que aprendas ‘pasos’ ni patrones. Se trata de que veas cuál es el perfil de persona ocupada, que no tiene siempre el tiempo disponible para cerrar una cita, lo cual produce un atractivo, un deseo innato en la otra persona.

Producto disponible en Amazon.es

Claro está, si finges la actitud, si todos los pasos los das DESEANDO REALMENTE ESTAR CON ESA MUJER, cuando estés con ella se notará tu dependencia, y cualquier actitud fingida caerá por su propio peso.

Como decíamos, las mujeres son unas apasionadas de los SMS, les encantan. Para nosotros quizás un mensaje no represente nada más allá de un simple comunicado ‘Tío, quedamos en tal sitio’, ‘Tú, hoy no podré ir, venga’, pero para ellas representan verdaderos textos influenciables.

loading...

Y no tan sólo los leen, a ellas les gusta fantasear, escribir, releerlos una y otra vez, mostrarlos para impresionar a sus amigas… existen casos de chicas que guardan mensajes de meses, incluso años atrás y no son capaces de borrarlos por el valor sentimental que representan…

Bien… y tú, hasta ahora ni te parabas a pensar antes de escribir. Cogías el móvil y enviabas lo primero que te venía al pensamiento. Preguntas tales como ¿Qué objetivo tiene mi mensaje? ¿Qué emociones quiero crearle? Ni te las planteabas…

Nuestro propósito es hacerte ver los mensajes de texto como pequeños ejercicios de inteligencia con el fin de adentrarte en la psicología de la chica, mantenerte en su pensamiento, jugar con sus emociones, hacerla pensar, sentir, reír,… En definitiva, emocionarla, porque una mujer emocionada es mucho más fácil de conquistar.

No vamos a centrarnos en enseñarte a crear mensajes ‘seductivos’ sino que también vamos a analizar todo el juego psicológico que hay detrás de ellos: Dominio y control de la comunicación, creación de tensión, situaciones favorables y desfavorables, creación de respuestas, tanteos,…

Como ves otro artículo lleno de consejos, reflexiones y muchos ejemplos.

Pero cuidado porque no es oro todo lo que reluce. Los mensajes de texto son un arma de doble filo: Por un lado pueden llegar a ser un paso estratégico y definitivo a la hora de enganchar a esa mujer que tanto te interesa, pero por el otro lado pueden resultar un paso catastrófico para alejarla de ti.

Producto disponible en Amazon.es

Depende de ti empaparte de estos conocimientos y empezar a dominar este gran medio como un verdadero profesional de la seducción.

Crear un mensaje
Este sería el proceso que deberías tener en mente antes de enviar cualquier mensaje:

1) Partes de una situación en una seducción que requiere el uso de un mensaje de texto; tienes que estar seguro que el mejor paso para continuar es un mensaje y no una llamada, verla en persona, hablarle por MSN o simplemente no hacer nada.

2) Calcular bien los tiempos. En caso de tener que responder a un mensaje, puedes hacerlo al instante o al cabo de unos días como máximo, aquí todo está en manos de tu intuición, de cuando crees que es el momento exacto para que ella lo lea. Piensa que podría estar haciendo ella al recibirlo y procura escribirle en momentos que esté receptiva (por ejemplo, no cuando esté de fiesta).

3) Definir tu objetivo. ¿Cuál es tu objetivo? ¿Tantearla? ¿Crearle tensión? ¿Refrescarte en su pensamiento? ¿Sorprenderla? En base a tu objetivo le escribirás un mensaje de una manera u otra.

4) Pensar y escribir. Repensar y reescribir las veces que hagan falta. Tienes que ver que finalmente tu texto consigue el objetivo que quieres dar, tienes que estar completamente seguro de su efectividad. Sino, no lo envíes.

5) ¡Asegúrate el tiro! No hay nada más desconcertante que comprobar que le has enviado el mensaje a la chica equivocada.

Comprender el juego: Tener el control
Es posible que en más de una ocasión hayas enviado un mensaje a tu objetivo y posteriormente te haya entrado una sensación parecida a ‘ir perdiendo’, quizás porque creías que el mensaje no era lo suficientemente bueno y/o porque ella tardaba excesivamente en responder.

Esta sensación, similar a una ligera ansiedad, es innata al tipo de comunicación en la que se basan los SMS. En todo intercambio de mensajes siempre se crea una ligera tensión y disputa por el control.

Cuando envías un mensaje ‘abierto’ (con alguna pregunta, invitación o propuesta) a la chica que quieres seducir, inevitablemente le estás otorgando el control. Es decir, le estás concediendo EL PODER para elegir si responderte o no, o si hacerlo de inmediato o dejarte esperando…

Y la sensación de ‘ir perdiendo’ ocurre porque pierdes (y le cedes) el control. Lo mejor que puede pasar es que conteste en seguida y receptiva, pero lo peor podría ser una angustiosa espera por una respuesta que nunca va a llegar.

Por tanto es importante disponer del control en todo momento, o por lo menos siempre que puedas. Y de aquí sacamos una primera regla: El primero que inicia el intercambio de mensajes juega en desventaja. Porque queda a merced de qué paso efectúe el otro.

Lo lógico consistiría, entonces, en utilizar los mensajes de texto tan sólo para contestar a los suyos, ya que según que tipo de contestaciones no perderías el control, bien pero… estarías desaprovechando un gran medio para flirtear con ella.

En los siguientes apartados verás que tipos de mensajes te pueden ayudar a, por un lado a mantener el control de tu parte, y por el otro, a sacar partido de las situaciones para entrar poco a poco en el corazón de tu conquista…

Mensajes abiertos
Los mensajes abiertos son aquellos en los que el emisor expresa claramente su intención de recibir algún tipo de respuesta por parte del receptor. Aquí se suelen utilizar preguntas, propuestas, frases inacabadas, pequeñas muestras de interés,…

Por ejemplo, al enviar el siguiente mensaje a una chica ‘Hola, Te he visto en mi lista de contactos ¿Quién eres?’ ella se siente condicionada a responderte. Sabe que tú estás esperando una respuesta.

Otro ejemplo (utilizando una frase inacabada) es: ‘Veo veo…’ y ella ‘¿Qué ves?’ y tú ‘A ti y a mi tomando un café a las 20:00 en tal lugar. Sé puntual ;)’

Los mensajes abiertos sólo son recomendables para las situaciones de tanteo (aunque hay excepciones).

Mensajes cerrados
Los mensajes cerrados son aquellos que apenas muestran indicios de interés, no buscan respuesta por parte del receptor, y si la hay ésta no tiene ningún tipo de influencia para el emisor.

¿Cómo consigues esto? Utilizando el lenguaje afirmativo.

El lenguaje afirmativo es una forma de comunicación directa que utiliza oraciones cortas y es rico en el uso de verbos; digamos que es el pilar de la seducción en los mensajes de texto. Éste lenguaje trata de evitar todo tipo de expresiones que transmiten indecisión e inseguridad tipo ‘creo que’, ‘quizás’, ‘puede que’, ‘si quieres’, etc. y utiliza palabras directas, acciones, nada de preguntas. El lenguaje afirmativo, por tanto, te va a permitir parecer menos necesitado y no desprenderte de todo el control.

Veamos un ejemplo para entenderlo mejor: No es lo mismo el siguiente mensaje ‘¿Te apetece hacer un café?’ que ‘Voy a hacer un café, dame un toque si te apuntas’.

Es fácil percibir que el segundo mensaje suena algo más áspero, menos amable que el primero. Aunque, por el contrario, gana en independencia sobre la posible respuesta de la chica, es decir, da a entender que una negativa suya no te va a trastocar los planes.

Si una chica no está del todo interesada en ti (entonces, no eres el premio) su reacción ante el primer mensaje será el típico suspiro ‘PUFFFF’ seguido de ‘bueno, ¿y ahora qué le digo?’ y esto no te interesa… Le creas obligación porque la fuerzas a contestar. Por tanto ‘cerrar’ el mensaje es clave para no exponer tu interés y mantener tu independencia.

Como ves, en el segundo mensaje he utilizado palabras directas: ‘Voy a…’ / ‘dame un…’, propias de la forma de expresión del lenguaje afirmativo.

No te preocupes por parecer algo áspero, independiente… ellas, acostumbradas al exceso de interés, de adulaciones de muchísimos hombres, empezarán a sentir curiosidad por tu falta de ‘inversión’. Y esto querido amigo, crea atracción. De todas maneras intenta que tu mensaje no suene demasiado ofensivo, no confundas desinterés con bordería. Siempre que creas necesario puedes suavizar el mensaje con algún emoticono.

‘Voy a hacer un café, dame un toque si te apuntas ;)’

Regla: Deberías utilizar mensajes cerrados cuando dudes de su interés, y esto es bastante frecuente en los primeros pasos de una seducción.

Creación de tensión
La curiosidad les puede, no hay chica que sea indiferente ante un hombre que no habla demasiado sobre su vida. El hablar más bien poco, en lugar de ser un charlatán despierta su curiosidad, y la curiosidad crea tensión. Ciertos consejos que verás a continuación juegan con estos factores y te ayudarán a redactar mensajes con el gancho suficiente como para que ellas no dejen de darle vueltas y pensar en ti.

En primer lugar y usando el sentido común tienes la posibilidad de crear mensajes que le despierten esa curiosidad por si mismos, tipo: ‘Hoy he visto algo muy interesante y me acordé de ti…’ o ‘Es una lástima que me vaya de vacaciones y aún tenga algo que decirte…’. Mensajes que dejan cabos sueltos, a propósito, para dar rienda suelta a la imaginación y a la curiosidad.

Así mismo y como un subcaso de lo anterior, podrías dejar las frases inacabadas y dejarla a medias: ‘Me gustaría que estuvieras aquí, conmigo, y…’.

Nota: Los puntos suspensivos son un gran recurso lingüístico para inyectar curiosidad al final de una frase.

Otra creación de tensión por excelencia es la ‘TPF’. ¿En qué consiste? Es tan simple como escribir un mensaje cerrado añadiéndole al final las siglas TPF. En teoría, cualquiera que sean las siglas ya funciona, la clave está en que ella no tenga ni idea de su significado y se ralle pensando en todas sus posibles interpretaciones.

Cuando utilices este procedimiento ten en cuenta que el texto anterior a las siglas no debería tener importancia y/o crear curiosidad, ya que la fuerza de las siglas le haría perder su valor. Tampoco es recomendable añadir preguntas, porque la chica no sabría bien bien por donde tirar si por las preguntas o por el significado de las siglas, con lo cual estarías tirando piedras sobre tu propio tejado.

Un ejemplo podría ser: ‘Feliz primavera XXX! T.P.F’. Simple, pero efectivo.

Otro consejo consiste en ignorar preguntas en caso que ella te lance más de una. De esta manera, al dejar temas en el aire consigues mantenerla ‘incompleta’.

Un ejemplo de combinación de procedimientos: TPF + ignorar una pregunta:

Él envía: ‘Yo hoy también me acordé de ti, una de mis amigas lleva tu mismo perfume 🙂 Un beso’

Ella envía: ‘mi mismo perfume? jeje y cual es a ver si aciertas…jeje .oye dime lo del tpf o algo así era no? jeje’

Aquí ella lanza dos preguntas, una sobre el perfume y otra sobre el significado del TPF. Ignoraremos la del perfume para mantenerla en tensión y así tener también un cabo suelto para hablar en una futura ocasión. Potenciaremos su curiosidad sobre el TPF forzando un encuentro (Pensará, ¿Tan importante es para que me lo tenga que decir en persona?)

Él envía: ‘(Mote como la llamas) no tengo tanto tiempo libre como tú ;P lo del TPF mejor te lo digo en persona, bi japiiiiiiiiii’

Ella: ‘no vale, no se cuando nos veremos y estoy muy intrigada, eso no vale!!’

Efecto conseguido.

Dejar pasar cierto tiempo para responder a un mensaje es una forma indirecta de crear tensión. Si contestas de inmediato ella leerá la respuesta y seguirá con sus cosas… olvidándose de ti. Mirar el móvil y no encontrar nada la va a tener en vilo, en tensión, así hasta que tú consideres el momento oportuno para contestarle y acabar con su espera.

Mensajes de situación

Hasta aquí hemos visto algunos consejos y clasificado los mensajes según su exposición de dependencia e interés. Ahora toca entrar en lo práctico, ver que situaciones en una seducción son las más apropiadas para el uso de los mensajes de texto y como crearlos en cada una de ellas.

Mensajes de situación: Tantear
Los mensajes de tanteo te van a permitir calibrar el interés de la chica y ver su nivel de receptividad. Este tipo de ‘tanteos’ sirven para averiguar en que situación se encuentra, generalmente cuando lleváis un tiempo sin estar en contacto el uno del otro y la confianza no da para contactarla con una llamada.

Por tanto, el objetivo es tantear el terreno con un mensaje y luego, a partir de su respuesta, ver como planteas el paso de quedar con ella. Piensa que si de entrada le propusieras la cita le estarías mostrando todas tus cartas, y todo esto sin conocer que posibilidades tienes y que estrategia debes seguir para conquistarla.

Otro punto a favor de tantear mediante un mensaje de texto es el hecho de crear de la nada ‘algo’ para romper el hielo en un segundo contacto vía teléfono, MSN o en persona.
Por ejemplo, enviándole un SMS con alguna frase inacabada sabes que en el próximo contacto ella (seguramente) sacará el tema y ahí puedes darle juego. Es decir, no tan sólo sirve para calibrar interés sino para abrirte el camino.

¿Cómo tantear?
Una opción es hacerlo mediante mensajes abiertos. De esta manera fuerzas a la chica a invertir en ti, a contestarte (si lo hace) y es fácil entonces hacerte una idea de tus posibilidades. Pero estarás pensando… ‘si le envío un mensaje abierto le estoy cediendo todo el control y mostrando mi interés’ Sí, es cierto, pero piensa que llevabas un tiempo sin saber de ella y de seguir así a tener nada, no hay diferencia. Equilibra su repuesta con tu pregunta y en base a ésta y su nivel de implicación sigue mensajeándola o bien llámala.

Otra opción es enviarle un mensaje cerrado, pero aquí tendrías que tener cuidado y no caer en la arrogancia, más bien se trataría de arrojarle un pequeño anzuelo para picarle la curiosidad y desearle saber más… La creación de tensión funciona muy bien en los mensajes de tanteo.

Regla: En la medida de lo posible tienes que evitar transmitir el pensamiento: ‘Llevo mucho tiempo sin saber de ti, me interesas y estoy deseando que me digas algo’.

Veamos unos ejemplos.

Fíjate en este mensaje: ‘Hola, cuánto tiempo! estaba aburrido en casa y me he acordado de ti, ¿qué haces ahora? Cuando quieras quedamos!’

Primero, está rompiendo la regla. Segundo, te muestra como uno más del montón y da a entender que no tienes más opciones…. Todo lo contrario a como un seductor debe mostrarse, inalcanzable, con valor, interesante.

Mira éste otro: ‘Enhorabuena, eres la chica que menos SMS me manda’

Parece un buen mensaje pero si te das cuenta rompe una vez más la regla. Es como decirle, ‘joder, recibo mensajes de mucha gente menos de ti que eres la que me interesa y por eso te envío uno, a ver si me contestas’.

Un buen mensaje de tanteo y bastante conocido entre los grandes de la seducción es: ‘Esta noche he conocido a tu doble… se parece a ti, excepto que ella es stripper’. Es cerrado, inyecta curiosidad, nos da valor social,… Un mensaje que como ves tiene mucha fuerza y gancho.

La TPF también funciona bastante bien para tantear. Creando curiosidad te aseguras que ella te contacte para ‘aliviarse’, y empezar así el juego. Un ejemplo improvisado podría ser: ‘Todavía me duele el pisotón que me diste… no te lo perdono 😉 T.P.F.’

Otro ejemplo:
‘Estoy en un sitio en el que te encantaría estar ahora mismo’

Mensajes de situación: Responder
Responder… se dice rápido y parece fácil, pero de hacerlo de manera brillante a hacerlo en plan mediocre hay un paso.

Responder bien es coger una gran olla, meter su mensaje, meter lo que sabes de ella, lo que ella sabe de ti, echarle una pizca de ingenio, una ramita de originalidad y madurarlo todo a fuego lento. El resultado: Una exquisita respuesta mínimo el doble mejor que la suya.

Mi consejo para responder y hacerlo bien es planteártelo como un acertijo de pensamiento lateral. Lo que tienes que evitar es anclarte en la lógica, pensar en una sola dirección y limitar tus respuestas hasta donde te han enseñado. Abre la mente y piensa más allá. Deduce, indaga, ingenia, sólo necesitas dejarte llevar y dejar de lado los mensajes encasillados y protocolarios que hasta ahora enviabas.

Veamos algunos ejemplos. Un forista de nuestro foro de seducción recibió el siguiente mensaje de una amiga olvidada de hace tiempo:

‘Toc, toc, sabes quien soy? Pistas: morena, bajita y vivo en HHHH. Bingo! Como te va la vida que te marchaste y no se sabe nada de ti. Espero que estés bien. Besos.’

Posiblemente esta chica quería realizar un acercamiento y tantear su situación. Podrías arriesgarte y ‘atacarla’ desde aquí, asumiendo que ella te quiere tantear, descubriéndole las intenciones en sus narices y así ‘picarle’ el orgullo, tal cual:

‘En lugar de inventar adivinazas y mensajes de madrugada. No sería más fácil decir: XXX…¿quieres que hablemos?, Ay….estas mujereeeees…’

Pero… está el peligro de caer en la arrogancia. Otra idea consistiría en pensar algo divertido, original (valores también importantes en seducción) y seguir la línea de buen rollo que ella mantiene en su mensaje inicial. Para esto me ‘equivoco’ con su adivinanza y le hago imaginar una situación graciosa e irreal…

‘¿Morena y bajita? No sabía que Heidi viviera en HHHH! Por aquí todo muy bien, estás invitada a visitarme cuando quieras (con las cabras ;P)’

Otro ejemplo. Un usuario recibió el siguiente mensaje de una chica con la que estaba enfriando sentimientos:

‘Cuando mires las estrellas acuérdate de mi porque en cada una de ellas hay un beso mío para ti’

Podrías optar por una respuesta neutral, cerrada y así salvaguardarte de dar cualquier paso al no saber bien bien que busca la chica con ese mensaje; simplemente esperar a tener más seguridad antes de hacer nada:

‘Muuuu bonitoooo’

Otra opción es entrar en su juego pero poniéndote por encima, tomándote en serio su mensaje y rechazando sus besos de manera simpática:

‘¿Con el frío que hace salir a mirar estrellitas? Puf, mejor te los guardas para otro día, buenas nochesssss :)’

Podrías incluso ir más allá y desvalorarle (picarla con) el hecho de haber enviado una frase tan trillada sacada de cualquier rincón de Internet… esta para mí es la mejor respuesta:

‘Que casualidad he recibido ese mismo mensaje en menos de un mes… otra vez a contar estrellitas… :P’

Mensajes de situación: Refrescar
Dejar pasar un tiempo prudencial entre una cita y la siguiente es sinónimo de saber controlar bien los tiempos. Tiempos que se convierten en ausencias, y que, curiosamente, afectan de manera especial en la imagen, el recuerdo y el sentimiento que ella mantiene de ti (y viceversa, pero sólo nos interesa ponernos en su lugar).

Analicémoslo con detalle. El día después de una cita ellas suelen revivir las situaciones de la misma, recordar los diálogos, sentir todavía tu presencia,… los recuerdos acaparan gran parte de los pensamientos que ella va a tener.

A medida que transcurre la semana estos pensamientos son cada vez menos intensos… Sus ocupaciones, amigos, amigas, problemas, incluso sus pagafantas le van ocupando la memoria que en un principio ocupabas tú.

Esto en parte es bueno, la ausencia genera deseo, y esto hace que ella te eche de menos. Pero por otra parte el permanecer largo tiempo sin saber el uno del otro puede resultar desmotivador.

Por tanto, mantenerte presente en su pensamiento es una buena forma de seguir avivando la seducción y esto lo puedes conseguir con la ayuda de un buen mensaje de texto. ¿Cómo? Pues, ya sea haciéndole recordar algo divertido/romántico que os pasó juntos, algún sentimiento común, una gracia vuestra, una frase ingeniosa que le recuerde lo divertido que eres, o lo romántico que eres, etc. La clave está en que ella vuelva a ‘recordar’ esas buenas vibraciones que siente estando contigo.

Algunas reglas: No abuses de este tipo de mensajes, asegúrate de su efectividad. Siempre que dudes entre llamada y mensaje ¡Llámala! los mensajes de refresco no sustituyen a una llamada. Envía el mensaje cuando ella no se lo espera.

He aquí unos cuántos ejemplos:

‘Que ojos tan bonitos, que sonrisa tan encantadora, que cuerpo más sexy… Bueno, dejemos de hablar de mí. ¿Tú, qué tal?’

‘Hoy quería empezar la mañana deseándole buenos días a la sonrisa más encantadora 🙂 Un beso’

‘¿Sabez lo que me ha pazado? Me he mordido la lengua mientraz zenaba. Lo ziento… ezta noche te quedaraz zin bezo.’

‘XXX, ¿dónde estás? Acabo de llegar de fiesta y no estás en mi cama… vaya ahora tendré que dormir solito 🙂 buenas noches’

‘Con el frío que hace hoy se me ocurre enviarte un beso bien cálido o un mordisquito en el cuello… tú eliges :P’

‘Sabes… me gustaría que estuvieras aquí, conmigo, abrazarte, besarte y…’

Otras situaciones apropiadas / desapropiadas

Quedar por mensaje.

Totalmente desaconsejado, lo motivos son muy claros:

Le das tiempo a pensárselo. Si está medio interesada, no te das la oportunidad de convencerla con tus palabras, tu voz, tu juego. Con un mensaje no se puede negociar un lugar y una hora, si a ella no le va bien vais a empezar una cadena de mensajes que os va a poner en una situación incómoda, y finalmente la vas a tener que llamar de todos modos. Transmites inseguridad, miedo a su rechazo, miedo a hablar con ella directamente. ETC.

Mensaje justo después de verla.

Justo después de una BUENA cita, ella, todavía con el sentimiento de haber disfrutado contigo, lo último que se le pasa por la cabeza es que le envíes un mensaje de texto. Por tanto, es la mejor ocasión para sorprenderla enviándole uno. Recordarle algo divertido que os acaba de pasar juntos y despedirte cariñosamente te va a hacer subir muchos puntos. Además, cada vez que lea ese mensaje recordará las buenas vibraciones que tuvo durante ese encuentro y se acordará de ti de manera muy positiva.
Hace unos meses tuve una cita con una chica y en la ‘cúspide’ de la misma ella se puso un poco agresiva, ya me entendéis ;). Cuando llegué a casa le envié tal cual el siguiente mensaje:

‘Tengo arañazos, agujetas y un morado en el cuello, pufff, quedar contigo es peor que un safari en la selva… aún así me lo pasé genial! ;P 1 besitooo’

Le encantó.

Mensaje después de una llamada frustrada.

Cuán típico es enviar un mensaje después de una llamada frustrada. En mi opinión, es la manera menos acertada de continuar la jugada. Simplemente nos dejamos llevar por la preocupación de no saber el por qué de no atendernos, por frustrase nuestros planes establecidos y queremos tranquilizarnos de inmediato escribiéndola un mensaje con la esperanza de que así nos conteste cuanto antes. Razonamiento erróneo.

Párate a pensar. Aquí pueden suceder dos cosas: O la chica no ha querido descolgar o no estaba disponible en ese momento.

En el primer caso, ella no está interesada y ha ignorado la llamada. Por tanto, insistir con un mensaje denota insistencia, desesperación,… y esto sólo comporta que ella se agobie y tú pierdas valor.

En el segundo caso, ella quería hablar pero no estaba disponible en ese momento. Muy bien, ya tiene la perdida y si tiene interés dará alguna señal. Tú juegas con la ventaja de que ella desconoce el propósito de la llamada, por lo que su intriga aumenta la probabilidad de que ella se ponga en contacto contigo.

En un caso del foro de seducción un forista envió el siguiente mensaje después que ella no le cogiera el teléfono: ‘Si no quieres desaprovechar otra noche quedamos a las 10 y media en xxx’.

¿Cuál es el problema?

Está mostrando todas las cartas. Ella desde su posición sabe cuales son sus intenciones y si no le convienen ¿para qué contestar? Además, el mensaje es demasiado intimidatorio, irrespetuoso, directo. Si existía alguna posibilidad de retorno de la llamada, el SMS la ha acabado de extinguir.

Fíjate además que la situación en la que el forista envía el mensaje no se corresponde ni con un tanteo, ni con un refresco ni con una contestación. Por tanto, está fuera de lugar.

Ella no le contestó.

(Nota: Lo mismo ocurre cuando ella coge el teléfono pero la conversación no ha sido del todo buena. En este caso querer arreglarlo con un mensaje posterior empeora las cosas porque demuestras tener poca confianza en ti mismo).

Calibrar sus respuestas

Cuando una chica no contesta los mensajes es que no está interesada, no lo suficiente y no como tú quieres que lo esté. Por eso, no te creas excusas tipo ‘Estuve muy ocupada con el trabajo’ o ‘No me funciona muy bien la batería’ o ‘Pensé en contestarte pero se me olvidó’ o ‘¿Pero si ya te contesté, no?’… y sigas pensando que ella tiene interés. Si lo tiene, ella te va a responder en un periodo de tiempo corto y de manera receptiva.

Calibrar su receptividad según el tiempo que tarda en responderte es arriesgado, complejo y podríamos equivocarnos con facilidad. Es difícil sacar reglas para deducir algo en claro, pero podríamos conjeturar ciertas señales, patrones que he ido observando desde hace tiempo y cabe comentarlos:

Ella te responde…

– Casi al momento: Te sigue el juego y está receptiva. Está en tus manos adivinar a que quiere jugar. Que quiero decir con esto… Piensa cuanto de rápido contestas tú a tus amigos, casi al instante. En cambio, ¿cuánto tardas en responder a esa chica que te interesa? Siempre solemos dejar pasar un tiempo prudente, para releer su mensaje, para no precipitarnos en contestarle,…

– De 20 minutos a menos de 2 horas: Es el intervalo más común de respuesta para una chica que tenga interés en ti. No quiere contestarte demasiado pronto (es prudente, quiere ocultar interés) ni quiere que pienses que pasa de ti.
Si notas un mensaje madurado significa que estuvo todo este tiempo pensándolo para agradarte.

– Medio día: Tenía cosas que hacer y dejó la escritura del mensaje para más tarde, o simplemente no quería aparentar demasiado interés. No podemos sacar demasiadas conclusiones. Depende del contenido.

– 1 día o más: Si te contesta al día siguiente, mala señal. En la mayoría de casos, no tiene el suficiente interés y no eres su única opción.

¿Y que podríamos deducir del contenido?

Cuanto más abierto sea su mensaje, contenga preguntas personales, se acuerde de cosas puntuales de ti, cuanta más efusividad inyecte en sus palabras… más interesada está. (¡Ojo, como apreciarás estas deducciones no son aplicables si el mensaje proviene de una chica adolescente!)

Bien… ¿Y qué hay que hacer si ella no te responde a un mensaje?

Esperar una respuesta y darle el poder de que no te conteste equivale a no entender el juego de los mensajes de texto. Quizás porque enviaste un mensaje abierto cuando no tocaba, o porque enviaste un mensaje en una situación no demasiado apropiada. En cualquier caso el error es tuyo y a ti te toca arreglarlo. No esperes indefinidamente su respuesta porque puede ser que ésta nunca vaya a llegar.

Sino te contesta no cedas ante la ansiedad y le continúes escribiendo, esto es lo peor que puedes hacer, te muestras totalmente necesitado y dependiente. Con mensajes como ‘Hey! no me contestaste el SMS!’ sólo demuestras que estás desesperado por saber de ella…

La mejor solución es llamarla tras unos días como si nunca le hubieras enviado el mensaje. En la conversación no le menciones nada acerca de él, ella sabe muy bien porque no te lo contestó y tú sabes muy bien que fue tu error, por tanto ignorar el mensaje y seguir como si nada es lo más aconsejable que puedes hacer.

Últimos consejos

– Cuanto más corto mejor, la longitud es proporcional a la fuerza y a la curiosidad que despierta. Y recuerda que cualquier mensaje superior a 160 caracteres… ¡Es una llamada!

– Procura no escribir bajo la influencia de tu estado de ánimo: Ebrio, depresivo, alterado, enfadado,…

– No utilices los mensajes para mostrar tus sentimientos. La forma más directa y sincera es en persona.

– No discutas ni reproches por mensajes. Piensa que ella los puede dejar en memoria y al cabo de un tiempo volver a leerlos… recordando y reviviendo otra vez las mismas sensaciones negativas.

– Evita repetir patrones cuando escribas un mensaje. Me explico, existe cierta tendencia a empezar y acabar los mensajes de la misma manera una y otra vez, un ejemplo podría ser ‘Hola guapísima! Q tal? (texto variable en cada mensaje). Un beso!’. El hecho de repetir patrones hace perder la sorpresa e incluso la puede acabar agobiando. Se original.

– Siempre que escribas un mensaje (para seducir) impregna tus frases de valores que te den una ‘buena rentabilidad’, el resto descártalos. Por ejemplo diciéndole que estás con tus amigos te estás dando valor social.

– Evita el efecto ‘mimetismo’. Hay chicos que con tal de agradar y ‘caer bien’ adoptan la manera de escribir que ellas utilizan. Es decir, inundan sus mensajes con TK, TQ, TQM, BX!, (L), etc. Palabras y frases que nunca utilizarían sino fuera por ellas… No pierdas tu estilo.

– El lenguaje utilizado deber estar acorde con el medio. Ser demasiado formal y estricto con la gramática y la ortografía asusta. En el caso contrario, un SMS demasiado abreviado, ininteligible y con abuso de smileys es repelente.

– No caer en cadenas de mensajes, en todo caso no enviar más de dos. Y siempre ser el primero en romper la cadena (es decir, en quedarte con el control).

– Nunca, NUNCA envíes un segundo mensaje si el primero no fue contestado.

En definitiva, recuerda siempre que un mensaje de texto tiene que ser Brillante, Simple y Medido. Sino, no lo envíes.

Por último, piensa que la actitud que debería guiarte a la hora de redactar un mensaje es una actitud natural, no forzada. Si tu interés, tiempo y energía en pensar cómo redactar un mensaje es desproporcionada, y más que diversión te producen ansiedad, estarás cayendo en el engaño de creer que ‘engañas’. Es decir, pensar que tu procedimiento, calculado y artificial, te dará resultado.

Desde luego, si tienes ese sentimiento sin estar en persona, cuando la relación se dé y muestres tu debilidad despídete de cualquier buen resultado.

Producto disponible en Amazon.es

Deja un comentario