Mi ex está en mi entorno… ¿cómo me comporto?

Mi ex está en mi entorno… ¿cómo me comporto?
Puntúa este post

Tu pareja está en tu lugar de trabajo. O entre sus/vuestras amistades en común. O sale por tu zona de ocio.

Bien, estás ante una de esas situaciones que nosotros llamamos ‘sagradas’. Es decir, aquella situación ante la que no querrías enfrentarte jamás. Es lo mismo que sucede con los lugares sagrados, esos sitios a los que siempre ibas con tu ex y que ahora, al verlos, se han convertido en puros anclajes que funcionan a modo de anzuelo: se meten dentro de ti, escarban en los recuerdos más intensos, seleccionan uno, y tiran de él aunque sea desgarrándote por dentro haciendo que ese recuerdo, al salir, esté más presente, más vivo… y duela más.

Producto disponible en Amazon.es

Al ‘profanar’ una situación sagrada, es decir, al estar presente en situaciones que nunca querrías haber estado, revives tan duramente el choque con tu duelo, siendo inevitable sentir todo lo que sentías en el minuto uno de la ruptura. Vuelves a deprimirte, a querer buscar un sitio para llorar, a volatilizarse las ganas de divertirte… Te conviertes en nada, cuando quizás ese día saliste de casa con otras intenciones totalmente diferentes.

Sin embargo, este proceso no es negativo. Todo lo contrario. Este proceso es uno de los mejores que puedes vivir, porque TE ESTÁS ENFRENTANDO EXACTAMENTE A LO QUE DEBES SUPERAR. Es como el miedo que teníamos de pequeños a figuras como ‘el hombre del saco’. Sí, es probable que fuera algo que nos hiciera dormir muy pronto, pero con el paso del tiempo supimos que no era más que una estrategia de nuestros padres para que nos durmiéramos y que, en realidad, no había hombres malignos, ni había sacos. ¿Significa esto que te has olvidado de esa figura retórica? No. Entonces, ¿qué ha ocurrido? Que tu mente ha madurado, ha objetivizado, y esa figura la recuerdas perfectamente… pero ya no te da miedo.

loading...

Te has enfrentado tanto a esa situación, así como a muchas otras más poderosas, provocando que te sitúes por encima de figuras que ya no te dañan, que no te instalan en el miedo, la duda, la depresión, el abandono. Te acuerdas del tema, pero no te produce frío ni calor.

Es lo que ahora debes hacer con tu ex.

Puesto que no puedes desaparecer físicamente porque tu ex se encuentra dentro de tu círculo, lo que sí debes hacer es llevar a cabo una desaparición afectiva, tal y como se detalla en nuestra lectura sobre la desaparición. No debes mostrar rencor, tristeza, desolación, despecho, sonrisas fingidas, comentarios ácidos, actitudes hirientes, posturas agresivas… No debes hacer absolutamente NADA.

La jugada ganadora es NO JUGAR. No mover ficha. En ningún sentido, hacia ninguna dirección, en ningún momento. Actúa como si tuvieras delante a alguien que no te importa, pero a quien respetas. Si se dirige a ti y debes atender eso que te pide, hazlo, sin contacto visual, con absoluto centro en ti. Si te habla, se comunica contigo o intenta tener contacto de algún tipo, sonríe levemente, le comentas que habláis en otro momento y dirígete a otra persona de tu grupo o entorno.

Es posible que sus tanteos sean poderosos, que no sepa o no le importe que tú estás pasándolo mal, y eso le lleve a querer saber de ti, querer que le dirijas tu atención, no perderte. ¿Que quiera tu atención significa que quiere algo de ti? No. Sólo quiere inflar su ego, engrandecerlo, saber que tiene a pretendientes en su recámara, entre los que te encuentras tú, dispuestos a satisfacer sus necesidades de aprecio.

Tras tu posible acercamiento, seguramente le satisfaga y suelte un ‘mira, lo siento, creo que no deberíamos haber hablado, veo que estás mal y no quiero hacerte daño, mejor nos alejamos el uno del otro’.

Producto disponible en Amazon.es

No caigas, por tanto, en esa trampa. Haz desaparecer tu afecto, sea proyectado de forma positiva o negativa (a fin de cuentas, siempre es afecto), y haz tu vida todo lo alejada física y, a ser posible, afectivamente, de tu ex. Comprobarás que esta ‘profanación’, este desencuentro, te permite superar esos recuerdos tan dolorosos y hacerte madurar mucho antes.

Producto disponible en Amazon.es

Deja un comentario