Mis padres me trataron mal de pequeña

Mis padres me trataron mal de pequeña
Puntúa este post

Primero y más importante: aléjate de tu madre.

No veo por ningún sitio si sigues viviendo con ella, o si sigues teniendo contacto, pero como el título de tu post es ‘relación complicada con mi madre’ querría aclararte que eso no es una relación complicada, sino una relación imposible.

Producto disponible en Amazon.es

Un matrimonio compuesto por una mujer obsesionada con la religión y un militar, unidos para manipular el destino de sus hijos, no habla más que de miedos, de deseos frustrados, de homosexualidades encubiertas, de conflictos no resueltos, de dolor contenido.

Todo lo que les ha pasado a tus padres en la vida te lo han transmitido a ti, aunque lo mejor de todo es que tú eres, y permíteme que te lo diga, una rebelde. Una rebelde que no ha acatado el sermoneo ni las iras de dos personas mediocres que jamás aceptaron su propia realidad. Te has rebelado ante aquello que no eres, que no deseas y que no forma parte de ti, y reconoces sabiamente que ellos mismos se castigaron, proyectando la falta de control sobre sí mismos al castigo hacia otras personas, incluida su hija, sus amigas, el novio o cualquier otra persona que entre en contacto con sus vidas, miserables y desgastadas.

loading...

En cualquier caso, no es más que pobre gente. Y me refiero a pobreza de valores, de principios y de sentimientos, coordinados y parametrizados por la religión mal entendida, por la absolución constante de pecados que sólo existen en su mente, ya que la vida no la dicta un libro sagrado, un dogma, ni siquiera las palabras de unos padres, mucho menos dos carentes de total perspectiva.

La vida, en realidad, la dictas tú. Tú deberías crear y llevar adelante tu vida, olvidándote de una vez por todas de todos esquemas y anquilosamientos con los que has tenido que convivir tantos años.

Los sueños que ahora tienes, a modo de pesadillas, son algo vital en tu progreso, en tu duelo, en la liberación de tu mente de tan pesadas cargas. Ahora es cuando el subconsciente está liberándose de todo lo que le hizo daño, y la única forma de salir a la luz es en la oscuridad, mientras tú tienes cerrados los ojos y no ‘vigilas’, coartas, limitas ni empobreces la expresión de tus sentimientos. Deberás dejar de hacerlo durante la vigilia, el día, reconociéndote en actitudes que hablan de tu educación, y dándoles la vuelta por todo aquello que realmente deseas llevar a cabo.

Como te digo, ignoro cuál es tu situación actual, pero debes hacer un completo ‘feng shui’ a tu vida. Cambio de vida, de casa, de entornos y de ambientes. Cambiar absolutamente todos tus registros, comenzando con el ejercicio físico que te ayude a eliminar radicales libres, productos del estrés post-traumático de una infancia/juventud tan llena de mensajes que han ido directos a tu mente. Mensajes que se encargan de manejar tu mundo, de crear tu realidad, de hacerte creer que no vales, que no puedes ni debes relacionarte, que no eres una persona merecedora de amor, que no puedes masturbarte, que no puedes tener sexo con otras personas, que no puedes conseguir un buen puesto de trabajo…

Sinceramente, estoy seguro de que tu camino, que era el de diseñadora de moda, te habría dado más felicidad, personas más afines a tu vida, te habrían dado más autorrealización, toda esa que te falta por tener que necesitar la aprobación de tus padres, los que decidían sobre tu vida, los que tiraban de unos hilos que ahora mismo te es difícil enderezar y con los que tomar el control.

Pero nunca es tarde para ser quien quieras ser…

Producto disponible en Amazon.es

Toda tu vida, a partir de ahora, la decides tú. Todo lo que tienes que decir, todo lo que tienes que hacer, todo aquello que tienes que EXPRESAR, empieza en ti y termina en ti. Todos tus sentimientos, a partir de ahora, deben hacer que te sientas orgullosa de ti misma. Ese será el barómetro que te permitirá saber si haces las cosas bien: si sientes orgullo por lo que vives.

Tienes que ser muy fuerte para romper con el pasado, pues implica eliminar raíces podridas, con fuertes uniones que al tirar de ellas provocan roturas dolorosas pero, evidentemente, muy necesarias.

Espero que seas muy fuerte (tanto como para haber contado esto en este apartado), y todo lo que vayas necesitando ya sabes dónde exponerlo. Tienes mi libro listo para descargar (en la parte superior de los foros) y, si te interesa, un programa de cursos que comenzó en septiembre y que pueden ayudarte a conocerte más a ti misma, conocer a otras personas y mejorar todos esos problemas que ahora te tanto te duelen.

El camino ha empezado al hablar de lo que sientes; has hecho lo mejor.

Mucha fuerza con todo, estamos por aquí.

Producto disponible en Amazon.es

Deja un comentario