Nunca paso de la primera cita, ¿por qué?

Nunca paso de la primera cita, ¿por qué?
Puntúa este post

Todo en la vida se basa en ti mismo. Tu mundo no es más que la proyección de tu mente. No es metafísica, ni algo sin fundamento: todo lo que ves es una proyección de lo que piensas.

Esto significa que todo en la vida se basa en cómo manifiestas tu energía. Si el Yo es lo más importante de tu mundo, es tu Yo al que debes respetar, al que debes satisfacer y potenciar en todo momento, de modo que las cosas que veas fuera de ti no sean más importantes que tú.

Producto disponible en Amazon.es

A este respecto, el que tú pierdas energía y salgas de tu eje, de tu centro, del enfoque a ti mismo, al querer relacionarte con una persona y quedar con ella tras conocerla en una discoteca, o buscarla a través de un portal de contactos (siempre de alguna forma no demasiado íntima ni cercana) y que, al realizarse dicho contacto, en el cual desconoces plenamente vuestra afinidad quedando juntos, sigas perdiendo esa energía en producirte, en asearte, vestirte, perfumarte e intentes tener educación, ser cordial, amable y cercano (características todas ellas que pueden no estar asociadas a ti y, sin dejar de ser respetuoso, sí ser más auténtico), el que hagas todas estas cosas, como te decimos, es propio de alguien QUE PIERDE DE VISTA SU YO.

Pierdes de vista a la persona que debes tener cerca de ti en todo momento, a la cual debes atender, agasajar y agradar mucho más que a esa chica que te hace creer que está interesada en ti, pero que no lo está. Que al llegar a casa piensa ‘menuda joya que me he quitado de encima… qué poca personalidad’.

loading...

Y no, no se trata de que seas fea, baja, calvo, alto, con pasta, sin ella, con un gran coche o un yate atracado en el muelle. No importa cómo seas físicamente, o cómo te comportes hacia las personas que te rodean, si tu interior refleja una personalidad vacía, en busca constante de APROBACIÓN. Tú no tienes esa aprobación de ti mismo, porque no te conoces y no te aceptas, y pasas demasiado tiempo buscando contactos en Internet que solucionen esas carencias. Buscando que te den el sí que tú no te das. Que te aprueben. Que llenen esos vacíos.

Eso es lo que ocurre con las personas que pierden de vista su Yo y malgastan sus fuerzas en conseguir personas que llenen sus carencias.

Es posible que, posteriormente, te enfurezcas porque esas personas no quieren seguir a tu lado: esa es la actitud de una persona dependiente, que intenta completar su realización a través de otras personas u otras cosas Y LAS CULPA DE SU PROBLEMA. Es propio de las personas débiles hablar mal de las personas a las que no pueden conquistar. Hablar con rabia y con desgaste, propio de alguien desorientado, que pierde sus fuerzas en obtener una aprobación que debería darse él mismo, y que espera infructuosamente que se la den personas que irrumpen fugazmente en su vida.

¿Por qué cargar esas personas que no quieren seguir contigo (porque manifiestas tu debilidad al estar a su lado), cuanto todas coinciden en lo mismo, en que te falta ese algo para ser atractivo, y por eso al final no quieren nada de ti? Ellas no tienen la culpa de que tú te centres más en gustar, que en gustarte. No se trata de ser egoísta ni ególatra. Tienes que gustarte antes, y no ir con carencias, miedos y debilidades y esperar que a una persona le guste algo que tú mismo rechazas.

Si piensas que necesitas vías alternativas para conseguir una cita te estás catalogando como algo no deseable, a lo cual hay que dar una oportunidad con este tipo de contacto, digamos, no demasiado convencional. Mientras tengas esa imagen de ti… ¿cómo esperas que otros te vean de forma diferente?

Así como te veas, te verán. Así como te aprecies, te apreciarán.

Producto disponible en Amazon.es

Mientras permanezcas en ese contexto, en ese mundo donde pierdes de vista tu Yo por agradar a otra persona con el fin de que te quiera y te acepte, seguirás frustrándote por relaciones que se descuajaringarán a la primera de cambio.

Es cuestión de conocerse, de aceptarse, de encontrar lo que tú eres realmente, y que al hacerlo otras personas perciban que te quieres y que buscas lo mejor para ti. Y, entonces… empiecen a seguirte.

No hay más.

Producto disponible en Amazon.es

Deja un comentario