Onicofagia

Onicofagia
Puntúa este post

Hábito compulsivo de comerse las uñas. Las personas nerviosas están más predispuestas. El borde libre desaparece y la uña se sumerge en el lecho ungueal. Su reiteración en el tiempo provoca lesiones varias, como la inflamación y elevación de los bordes laterales o incluso formaciones verrugosas secundarias a la hiperplasia cuticular. Los hábitos de morderse las uñas más agresivos pueden provocar hemorragias subungueales y pérdida de tiras ungueales, que pueden dejar espolones ungueales residuales o conllevar la pérdida de toda la uña. Los desperfectos a nivel de los pliegues ungueales, como son las cutículas y padastros, pueden manifestarse en forma de ‘paroniquia crónica’ (inflamación aguda del tejido celular de los dedos) con exacerbaciones infecciosas agudas. En los casos severos se produce un deterioro de la placa ungueal y la formación de cicatrices locales con distrofia de toda la unidad ungueal y anomalías de la matriz.

Las uñas mordidas y posteriormente ingeridas pueden impactarse en la faringe y producir reacciones inflamatorias. También pueden aspirarse y pasar al árbol bronquial favoreciendo sobre infecciones o diversas complicaciones en el tejido pulmonar. Pero lo más habitual es que pasen al tubo digestivo y acaben mezclándose con las heces al final del trayecto dada la imposibilidad de digerir el resto ungueal.

Producto disponible en Amazon.es

Las uñas son herramientas que se nos han brindado para facilitarnos la tarea de coger cosas, abrir objetos así como proteger de agresiones externas el extremo de los dedos. Un dedo sin uñas es un dedo amputado que no puede desempeñar todas sus funciones como es debido. Igualmente morderse las uñas desde temprana edad puede provocar cuando esta es intensa y se prolonga en el tiempo hipertrofia de los tejidos adyacentes, retroceder la raíz ungueal del borde de la uña, y llevar a graves alteraciones en la estética dental y bucal.

Causas
– Psicológicas:
Estados obsesivos, compulsivos, agresividad o como forma de calmar momentos de nervios, ansiedad, angustia etc… Cualquiera de estos estados puede desencadenar inconscientemente y de una manera frenética un impulso de comerse las uñas. El estrés, dificultades para resolver problemas cotidianos que sean sociales, laborales o escolares (exámenes) son causas frecuentes que pueden desarrollar un complejo que lleva a una persona a comerse las uñas.

loading...

– Psicosomáticas:
Es difícil agrupar en un mismo patrón a la cantidad de personas que sufren este mal hábito por causas psicosomáticas. Pero en los casos muy severos en formas más conscientes de lesiones autoinfligidas, podemos enumerar algunos de los rasgos distintivos que pueden favorecer actitudes negativas y influir emocionalmente en el comportamiento del sujeto durante la niñez, adolescencia y hasta la edad adulta. Por ejemplos: Cambios dramáticos en la unidad familiar, no asumir la pérdida de un ser querido, violencias y disputas domesticas reiteradas ante el sujeto, divorcios y separaciones de los padres, rechazo a los padrastros o madrastras, rechazo a la incorporación en la familia a nuevos hermanos y hermanas, malos tratos y humillaciones, presión por los estudios en el ambiente familiar o escolar, y un sin fin de otras causas. Pero en la mayoría de estas causas las frustraciones acumuladas, la timidez y la baja autoestima son los rasgos más significativos que llevan al sujeto a morderse las uñas. Desaparecerá esta manía cuando se adquiere confianza y seguridad en el área familial, escolar o laboral.

Enfrenta tu problema.
Aquí tienes una serie de consejos que te ayudarán a superar esta molesta situación:

1. Visualízate con uñas largas y hermosas. La gente siempre comenta acerca de las uñas bien cuidadas.

2. Escoge una uña que desees proteger y evitar morderla. Después de unos pocos días, esa uña resurgirá y será tu recompensa. No la muerdas. Si realmente lo necesitas, hazlo con alguna uña ‘desprotegida’. Es cuestión de ir superando el problema poco a poco. Una vez que tu uña haya alcanzado el tamaño deseado, empieza a proteger otra… y luego otra.

3. Compra un cuaderno para registrar tus avances. Puedes tomar fotos del ‘antes y después’ de tus uñas y colocarlas en el cuaderno para mantener la motivación. Reconociendo, claro está, el hecho que una uña tarda como tres semanas en crecer un centímetro. Registra en tu cuaderno un gráfico del largo de uñas que deseas tener a una determinada fecha.

4. Encuentra un hábito que reemplace a morderte las uñas. Así tendrás algo que hacer en vez de morderte las uñas. Hay gente que truena los dedos, mueve el pie o solamente mira sus manos fijamente.

Producto disponible en Amazon.es

* El Bitrex es un químico que se usa en ciertos productos para que sepa mal. Carga una botellita de él en tu bolso y aplica la solución sobre tus uñas.

5. Distrae tu boca. Come pequeños pedazos de zanahoria para mantenerte ocupada. Ten también siempre algunos chicles para esos momentos de debilidad.

6. Distrae tus manos consiguiendo un pasatiempo como modelaje, tejido, crochet o decoración de uñas.

* Cubre tus uñas. Para las chicas con uñas artificiales, estas realmente pueden ayudar. Para los chicos, colócales esmaltes y arréglalas. Es difícil morder una uña que se ve bien.
* Ten guantes en tu bolsillo más cercano y póntelos cuando desees morder tus uñas.
* Coloca pequeños retazos de cinta adhesiva en tus dedos para recordarte que morderte las uñas es innecesario.

7. Si tus uñas han crecido un poco, córtalas. Lleva un cortauñas todo el tiempo, así evitaras morder cuando las veas con gran tamaño.

8. Habla de tus uñas y acércate a tus objetivos. Pídele a tu pareja y familiares hablar de ello.
* Alardea de tus uñas bien cuidadas y absorbe cuanto puedas de los elogios que te de la gente.
* Compara tus uñas con gente que aún se muerde las uñas y ve como responden. Así estabas tú, ¡Recuérdalo!

9. Siéntete orgullosa de tus nuevas uñas mejoradas. Ellas mejorarán tu estilo al verse brillantes y hermosas.

10. Busca a un manicuristas y habla acerca de lo que significa tener uñas en orden.

11. Mantén el cuidado de tus uñas, cuida las cutículas y come bien.

12. ¡Suerte!

Consejos
* Si alguien mira tus esfuerzos con poco interés, dile que estás tomando acciones radicales.
* Consume comidas ricas en con calcio y magnesio para que tus uñas se reparen y crezcan bien.
* En cuanto veas que tus uñas ya crecieron un poco, si eres chica, ve a hacerte una manicura, sobre todo intenta una manicura francesa o con algún diseño. Al ver tus lindas uñas nuevas no te provocará arruinarlas ni tirar a la basura el dinero que gastaste en tu manicura.
* Intenta usar esmaltes que proporcionen humedad a tus uñas y que repelan el agua y la suciedad. Los esmaltes basados en aceite o cerca pueden ser muy efectivas para tener uñas suaves y delicadas.
*No pierdas la cabeza y céntrate en superar tu problema, cualquier intento de de regresar debe ser evitado rápidamente y/o revertido de la misma forma.
* Aun si fallas en el intento de no morderte las uñas, sigue intentado. Al final agradecerás el haber realizado este esfuerzo.
* Toma píldoras de magnesio, una por día, para fortalecer tus uñas y hacerlas más fuertes.
* Intenta tener siempre una de esas bolas de goma para los nervios. Tus manos estarán ocupadas en los momentos en los que puedes caer de nuevo como cuando ves televisión, una película o en clases. Además, esto evitará que distraiga el hábito de comerte las uñas tomando algo para comer.
* Desafíate. ¿Cuántas horas puedes pasar sin morderte una uña? Cuando rompas un record, prémiate por alcanzarlo. Luego, ve si puedes llegar a un día, dos días, una semana, dos semanas.

Advertencias

* El morder las uñas es una invitación a las infecciones.
* Las uñas demasiado largas son fastidiosas, tanto para tí como para tu pareja. Mantén tus uñas cortas a menos que quieras llevar un estilo especial.
* La causa de las uñas quebradizas puede ser los químicos, la sobreexposición al sol, una dieta mala o el prolongado uso de endurecedores de uñas. Evita esto.

Producto disponible en Amazon.es

Deja un comentario