Pautas que te ayudarán a entrar a una chica

Pautas que te ayudarán a entrar a una chica
Puntúa este post

Nerviosismo, inseguridad, dudas, sensación de querer dejarlo para después…todas ellas sensaciones fruto de la ansiedad que nos provoca el romper el hielo con una mujer. Y es que desde que el mundo es mundo y la seducción es un arte, no hay momento más determinante en una relación que ese pequeño espacio de tiempo. Se alza como una barrera invisible entre nosotros y ella, como un obstáculo que nos separa y que hay que superar para alcanzar el objetivo. Disponemos tan sólo un breve instante para generar una impresión positiva. Y tan alta nos parece la montaña que en muchas ocasiones decidimos no escalarla.

Pero eso va a cambiar. Vamos a analizar punto por punto las diferentes situaciones, actitudes y formas de ese primer contacto para desmitificarlo para siempre y afrontarlo con garantías.

Producto disponible en Amazon.es

CONSIDERACIONES PREVIAS AL CONTACTO

‘La he visto. Ella está ahí, tan elegante y segura de sí misma, parece un diosa entre la multitud, con esa sonrisa resplandeciente, y esos ojos que parecen dos soles, madre mía podría elegir a cualquiera y….’ MEEEC, primer error, ella no ha reparado todavía en tu existencia y ya te has empequeñecido ante una persona que ni tan siquiera conoces. Acabas de levantar esa barrera imposible de franquear, al crear los roles de la diosa y el vasallo en tan sólo unos pocos segundos. La HAS IDEALIZADO, y el juego ni siquiera ha comenzado. Como ves, no puedes pretender que alguien que supuestamente ‘puede elegir a cualquiera’ (veremos que eso no es así) te elija a ti, siervo babeante dispuesto a cualquier halago con tal de ser premiado con unos pocos segundos de su tiempo. Si quieres conquistar a una reina, deberás actuar como rey. Incluso las mismas entradas que te proponemos pueden parecer naturales o completamente artificiales, dependiendo de la actitud que tomes ante ella. Nunca de superioridad o inferioridad. Simplemente, seguridad en ti mismo.

loading...

Porque, CUALQUIER entrada es buena si se acompaña con la actitud adecuada. Es más, una entrada es simplemente una excusa para entablar conversación, y es ahí donde realmente la crearás atracción. Empieza por adquirir esta perspectiva, y tendrás mucho terreno ganado sin haber movido ni una pieza del tablero. Ahora toca jugar la partida. Aquí tienes una serie de buenos movimientos de apertura para las situaciones más comunes en las que se desarrollará la acción:

ENTRADAS PARA ROMPER EL HIELO

Encuentros reiterados con ella: La frecuencia y las situaciones en las que podemos contactar con ella son numerosas, hecho por el cual, el menor nivel de agresividad de la entrada jugará a nuestro favor para ganarnos su confianza.

En el gimnasio

Gimnasio: Calor, ejercicio, sudor… pero la cabeza siempre fría. Analiza el entorno y crea la situación propicia:

  • La consulta: Aprovecha que conoces su rutina de ejercicios. Así pues, acércate a la máquina que esté al lado, y, cuando termine su serie (no lo hagas mientras la está haciendo), pregunta:

    Producto disponible en Amazon.es

    – ‘Oye perdona, ¿Sabes cómo funciona esta máquina?’.

    – Y en una segunda avanzadilla, en otra ocasión… ‘Hola,¿que tal? voy a ver si encuentro una máquina complicada para que me enseñes cómo funciona, ahora te digo algo’

  • El Cebo: En primer lugar, has de fijarte en qué lugar está haciendo un ejercicio, y te colocas en la máquina de al lado. Antes de comenzar el ejercicio, deja alguna cosa ( el móvil, las llaves, etc.) junto a la máquina, como si te estorbase para hacer dicho ejercicio. Cuando termines, levántate despacio, y haz como que te vas a otro lado y olvidas el móvil o las llaves: con ello pretendemos que ella se de cuenta y te diga ‘oye, que te dejas las llaves’ .Ya tienes pues un tema de conversación para romper el hielo ‘Buff gracias , es que lo mío con las llaves es una relación imposible, porque…’.

  • El comentario jocoso: Se trata de aprovechar una situación cualquiera para realizar un comentario que provoque una sonrisa en la chica. Ej.:

    – En la bicicleta estática: La miras, y puedes decirle: ‘¿Echamos una carrera hasta la pared?’.

    – En la cinta de correr: Haces un comentario en voz alta, que ella te oiga, del tipo ‘ Joe, las cintas estas me van a hacer coger complejo hamster’.

Dependiente/Vendedora/taquillera: Vaya con la nueva dependienta que han puesto en la tienda a la que acudes asiduamente ¿verdad? Está bastante buena, y parece simpática…podemos romper el hielo en dos fases:

– El primer paso es crear un ambiente de confianza que deje atrás la relación vendedor-cliente, y que propicie posteriormente un progresivo acercamiento. Este primer paso se basa en conocer su nombre.
Ej.: ‘Oye, pero cómo es posible!, ¿te has dado cuenta?. Vengo casi todos los días y todavía no te he preguntado cómo te llamas…’

Sencillo, pero generarás una agradable impresión.

– El segundo paso ha de estar encaminado a estrechar esos lazos de confianza que estás forjando: ‘¿pero todavía aquí?¿no te ha tocado la lotería esta semana?’ y mostrar cierto interés ‘bueno, ¿esta noche no sales de fiesta?’ ‘qué pasa, ¿te traigo las copas aquí?…’, y dar pie , de esta forma, a sucesivas conversaciones.

O bien, usar la:

– Técnica del papelito: Puede que nunca más veas la chica que trabaja ahí, bien porque no es tu sitio de residencia, bien porque has decidido ir por la vía rápida. Tigre Blanco nos propone lo siguiente: Sacas un papel en blanco, escribes tu información de contacto y le dices a la chica mientras se lo dejas en el mostrador ‘…tal vez esto te parezca una locura, pero el instinto me dice que si no lo hago estaríamos desperdiciando una gran oportunidad. Bueno, un poco brusco, pero no hay nada que perder ¿no crees?’. Acto seguido te vas dándole la espalda y sigues a lo tuyo. Te lo juegas a una carta, ella se queda con la imagen de ti de alguien seguro, decidido. Interesante. Si conseguiste despertarle curiosidad, puede que te mande un sms en plan ‘pero qué chulito que eres, ¿no?’. Ahí tienes vía libre para comenzar la seducción.

Encuentros únicos y de futuro incierto: En este tipo de encuentros, la determinación es primordial. Cuantas veces te has ido a casa cabreado por no decirle nada a aquella tía increíble, ¿verdad? En este tipo de encuentros, hay que apostar fuerte, ya que no sabes a ciencia cierta si volverás a tener una oportunidad cuanto menos similar, y, ni tan siquiera, si la volverás a ver.

Disco-pub: Llegamos al sitio más típico para romper el hielo, pero paradójicamente el que entraña mayor dificultad, ya que ellas estarán más alerta y a la defensiva que nunca ante la ‘barra libre de candidatos’ dispuestos a hacer lo mismo que tú. Por tanto, donde habrá que afinar con más precisión la entrada. Debes tener en cuenta algunos aspectos:

– PERSONALIZA la entrada para cada chica, del tal modo que ella no pueda pensar que la manera en la que la ‘atacas’ la hayas utilizado para muchas mas chicas. Tienes que destacar sobre el resto por tu originalidad, pero también por tu NATURALIDAD.
– Importa mucho más ‘el CÓMO’, que ‘el qué’. Titubeos, voz que se entrecorta, hablar sin vocalizar, etc., son síntomas de inseguridad, y por más que hayas dicho la más ingeniosa de las frases, no tendrá el efecto deseado.

– Hay una máxima que dice: mejor, cuanto más cerca…de la barra. El interés que una/s chica/s pueda tener en mantener una conversación con un extraño, se refleja tanto en su lenguaje corporal, como en el emplazamiento que ocupa en el pub. Cuanto más cerca de lugares frecuentados (barra, servicios, máquina del tabaco…), mayor probabilidad de encontrarnos con una mejor predisposición a la conversación.

• Técnica de la impresión – indiferencia: Consiste en dar un leve empujón a la chica que nos interesa, de forma casual y ‘accidental’. Inmediatamente has de disculparte mientras la miras levemente a los ojos, y te vas a otro lado (la barra, con los colegas). No te quedes baboseando con ella, porque darás al traste con toda la estrategia.

Transcurridos unos minutos, puedes acercarte nuevamente y asentir ‘ oye, si quieres rellenamos un parte al seguro, por los desperfectos’. Lo menos que provocarás es una sonrisa.
Variante: La ‘víctima’ del empujón sea la amiga de la chica que te gusta. En tal caso, no debemos mostrar interés por ella, ni siquiera prestarle atención visual, hasta que sea ella misma la que se acerque.

• Técnica de la pregunta verde: Rob Gordon propone una técnica que exige cierta elaboración, pero cuya originalidad a buen seguro romperá todas las barreras que pueda anteponer la chica.
Te acercas a ella, y dices:

– Perdona, puedo hacerte una pregunta verde? No me contestes si no quieres…
(La curiosidad innata de la mujer le inducirá a responder afirmativamente.)

– Sacas una tarjeta del trivial y dices, por ejemplo:

– ‘ Verde ,ciencia: cuantos lados tiene un poliedro octogonal’
Esta técnica requiere de un ámbito en el que se pueda mantener medianamente una conversación, por lo que no es válida en grandes discotecas ni en disco pubs donde el ruido músico- ambiental sea muy alto.

• Técnicas de 2ª intención: Estas técnicas basan su efectividad en un segundo momento: Es decir, en una primera instancia se hace un leve acercamiento con el sano propósito de que la chica entre al trapo, y, de esta forma, nos habilite una segunda avanzadilla para rematar la jugada. Pero has de tener en cuenta que si las mujeres no siguen un mismo patrón, las conversaciones tampoco.

– Ejemplo: Imagina que hay un par de chicas en la barra:

Acércate la primera vez a por una copa, y di ‘hola chicas’. Coge la copa y vete con tus colegas.
Acércate una segunda vez, a por otra copa, una pajita, lo que sea, y di ‘hola chicas, que tal’, y regresa nuevamente con tus colegas.
Acércate nuevamente como la vez anterior, y di ‘hola chicas que tal estáis’. La idea es que alguna de ellas muerda el anzuelo y responda con algo similar a ‘¿cada vez vas añadiendo una cosa, no?’
Tu respuesta: ‘Ah, ¿te has fijado?’
Chica: sí
Tú: ‘¿y en qué más te has fijado?’
Chica: jaja..blabla
Tú: me llamo …

– Otro ejemplo. Partimos de las clásicas miradas, en la que la chica parece que te mira unas cuantas veces. Sin dudarlo, te acercas a ella, e inicias esta conversación:

Tú: Bueno… ¿Me lo vas a contar?
Chica: (Con cara de ¿Ein?) ¿El qué?
Tú: Estabas mirándome… ¿Se me ha corrido el rimel o algo?
Ella: Jajajaja, que va, no te miraba a ti (nunca te dirá que si a no ser que le gustes mucho,..y ni aún así).
Tú: Bueno, ya que he venido hasta aquí, hablemos un rato.
Ella: Vale / OK/ Jajaja / Vete a la mierda (en esta opción, despídete de forma educada).
Tú: Te toca hablar (sonrisa), empieza.

• Técnicas del comentario oportunista: Esta técnicas se basa en fijar tu atención sobre algún aspecto de la chica y hacer un comentario sobre ello. Cabe reseñar que esta técnica sucumbe a la ‘ley del todo o nada’: si resulta graciosa, ganas muchos puntos; si no lo es, por el contrario, no sólo no ganarás puntos, sino que la interesada puede que sencillamente te mande a paseo. No todas tienen desarrollado el sentido del humor, y, por supuesto, no todas lo tienen al mismo nivel.

– El forero Monitoro nos expone unos ejemplos de los que puedes valerte: para aprovechar determinadas situaciones de contexto:

– La chica está en la barra pidiéndose un chupito: Te acercas como que vas a pedir, y le dices ‘hola, perdona, ¿ese cubata no es muy pequeñito? Es que me parece fatal que te timen…’

– La chica está bailando muy bien, y cuando termina de hacerlo (no mientras tanto), te acercas y le dices ‘Joe, bailando de esa forma vas a ganar la inmunidad ¿eh?’

harley y Codicilio proponen fijarse en algún complemento que llame la atención. Debes escoger algo que no sea intrusivo (zapatos y ropa en general), y hacer una incisiva, pero moderada , observación.

– Ejemplo, una de ellas lleva un bolso muy grande. Haces como que pasas por allí, y dices ‘Oye perdona, ¿os vais de camping?’

– Otro ejemplo: Te acercas a la chica y…

Tú: Hola
Ella: Hola
Tú: (manteniendo una sonrisa) Esto… (sonrisa)
Ella: ¿Qué? (aquí se empezará a poner nerviosa, imprescindible)
Tú: Que digo yo que… no sé si has visto el cartel que había en la puerta de la entrada… que dice que con este tipo de collares así tan llamativos no se podía pasar.

En este momento pueden pasar dos cosas:

a) Que se ría y bromee con él. Si también bromea con algo que lleves puesto, los puntos suben por miles.

b) Que se sienta atacada, te suelte una bordería y pegue un giro de 180º. En ese momento lo mejor es decirle algo así como: no te enfades, era una broma, me llamo XXXX ¿y tú? Seguramente para reafirmarse en su bordería no te hará caso, así que te despides y le dices que vas a estar cerca por si le apetece hablar. Se quedará muerta.

Sitios públicos abiertos: calle, parque ,metro… cualquier sitio es bueno, si sabes cómo. Debes tener en cuenta que aquí caminamos sobre una delgada línea, y que cualquier paso en falso, supondrá dar al traste con la seducción. Has de tomar la iniciativa y control, pero sin atosigar. Veamos algunos ejemplos:

TigreBlanco nos hace la siguiente propuesta:

– Te acercas a la chica y…
– Tú: ‘Hola perdona si te molesto… ¿Dónde has comprado esa chaqueta/zapatos? Mi hermana/prima cumple años la semana que viene, y algo así le encantaría’
– Ella: (Puede que excusa negativa, o que entre al trapo).
-Tú: Tienes muy buen gusto para vestir, lástima que seas una desconocida, porque serías una buena consejera de compras
– Ella: (Puede que se ría )
– Tú: ‘Bueno, sin que sirva de precedente, te invito a un café la semana que viene si me acompañas de compras’. Mientras hablas, asegúrate de apuntar tu número en un papel y le pides que te avise cuando tenga un día libre.

Transporte público: Metro, autobús, avión… uno de los entornos en los que pasarás sí o sí un tiempo indeterminado pegado a esa chica que te llama la atención…lo que no sabes es de cuanto tiempo dispones. En este caso, suele ser buena opción lo que nos proponen Harley y Pianosmalos:

– Técnica de la tarjeta mágica: Tras un breve intercambio de miradas en el que intuyes que le se ha fijado en ti, antes de que ella o tú salgáis del vehículo, deslizas hábilmente una de tus tarjetas personales a tu mano y la dejas caer…acto seguido, te agachas y le dices ‘Perdona, se te ha caído esto…’, mientras le dedicas una sonrisa cómplice y sigues tu camino sin mirar atrás. Pudiera suceder que la examine y te diga ‘ah pues no, no es mía’. A lo que responderás algo demoledor ‘Ya lo sé. Pone mi nombre en ella’. Y te largas como hemos dicho, a lo Clark Gable en ‘lo que el viento se llevó’. Mismas consideraciones respecto al resultado que en la técnica del papelito.

NO HAGAS, NO DIGAS…

A continuación las clásicas meteduras de pata que te harán perder la partida desde el primer movimiento:

INVITAR: (O ejercer de ‘paga-copas’). Una actitud perdedora que deberemos evitar a toda costa. Lo que tú entiendes como un gesto cortés para conocer a una persona, ella lo interpretará como un burdo intento de ‘comprarla’ unos segundos de conversación, ya que no tienes otros argumentos más interesantes para ofrecer. En el mejor de los casos te aceptará la copa, se quedará un par de minutos y con las mismas te dejará con un palmo de narices. Genera el mismo efecto de repulsión en ella que el hacer regalos caros para ‘intentar recuperar a una ex novia’.

HALAGAR: ¿Pero no hemos dicho que ella NO es la diosa y tú el vasallo?. La plebe ya se encarga de arrodillarse y vituperarla a su paso. No te pongas a hacer lo mismo o te habrás ganado automáticamente un puesto entre los que la reverencian….mientras la ven irse.

GORRONEAR/PEDIR: Olvídate de aproximarte a ella con la excusa de pedirla algo -un cigarro, una servilleta de la barra, un plano, una indicación para llegar a una calle…- Aparte de la nula originalidad del acercamiento (están más vistas que el tebeo), demuestra que necesitas de ella sin ni siquiera conocerla. Todo ello genera en una mujer una impresión negativa que, en el poco tiempo que dura el primer contacto, te será muy difícil revertir.

‘YO A TI TE CONOZCO….¿TU CARA ME SUENA?’: La excusa más torpe para aproximarse a alguien que nos interesa. Pero vamos a ver ¿tú tienes idea de a cuantas personas puedes conocer de vista? ¿Y acaso vas a todas y cada una y le sueltas esa parida, para confirmar tus dotes de fisonomista?. Obviamente demuestras una falta de originalidad abrumadora, y te despachará en unos pocos segundos, tras un mini-diálogo de besugos tipo ‘ Ah y de qué me conoces…. -Estoo, de la facultad seguramente… -Mira que bien…oye te dejo que empieza el baile del perrito y pierdo el paso’

‘¿… Y VIENES MUCHO POR AQUÍ??’: Y te quedas tan ancho. Causará el mismo efecto demoledor en tu imagen ante ella, que el terrorífico ‘estudias o trabajas’. Habiendo millones de cosas interesantes que le puedes mostrar de ti, eliges preguntarle algo que no le interesa a nadie. ¿A quién demonios le importa si va mucho por ahí, o es la primera vez?. Tenías a esa chica delante, con todo para picarle la curiosidad, generar un interés cósmico hacia tu persona…y ya estás viendo su silueta mientras se aleja de ti.

¿NO SALE BIEN?…

Como de todo hay en esta vida, es posible que en alguna ocasión te encuentres con alguna reacción o respuesta desagradable, que por el motivo que sea ( como una forma más de tantear, que la chica sea así, que reaccione de esa manera para ganar estatus social delante de sus amigos/as , que esa noche pase de historias, que vaya más pedo que Alfredo, que está en ‘esos días’, etc.) te ha soltado, así, sin más.

Desde minovia.es, promovemos siempre la originalidad y el estilo, y para que esto último sea posible, es imprescindible la educación: reaccionar de una manera educada y original, puede suponer un revés de una contundencia tal, que muchas veces la chica puede cambiar totalmente la actitud con la que en un principio te recibió, por otra más sosegada y receptiva.

El forero Barnett nos brinda unas excelentes contra- respuestas:

Ej.: Has realizado una brillante entrada para romper el hielo y saber su nombre y ella te lo niega ‘No..no’, mientras realiza el gesto con la cabeza:
Tú: ‘¿Cómo? que no me vas a decir tu nombre? Vaya, pues lo siento, no me acuesto con una chica de la que no me dé su nombre’ (sonriente)
Otras alternativas, ante cualquier bordería:
‘Mira que me voy eh? que te quedas sin el chico de tu vida eh?’
‘Sé que en el fondo no eres tan borde, solo es una máscara para quitarte a los pesados pero tranquila yo soy tu tipo’

Ej.: ‘La puerta está allí’
Tú (contrarresp.): ‘tranquila, no hace falta que te vayas, no me molestas’

E incluso, en el peor de los casos, siempre has de quedar bien, manteniendo el tipo:
‘ Pues es una pena, de lejos parecías más simpática. Chao.’

CONCLUSIÓN

Como en muchos otros aspectos de la vida, recuerda que en un primer contacto la imagen que ella se tiene que llevar de ti es la de alguien con personalidad, naturalidad y seguridad en si mismo, un hombre creativo, que deje entrever una vida interesante y completa, y que no le importe absolutamente nada un rechazo, a sabiendas de que lo que tiene es valioso para muchas otras.

En definitiva, un hombre valiente que la trate de tú a tú, sin miedo a enseñar algunas cartas importantes cuando sea necesario, así como sin miedo a perder la partida de la seducción. Porque hay muchas otras oportunidades y sabe que no hay nada que perder en un primer contacto, y sí mucho que ganar.

Producto disponible en Amazon.es

Deja un comentario