¿Por qué no me siento válido ante los demás?

¿Por qué no me siento válido ante los demás?
Puntúa este post

La razón por la que el individuo mantiene una necesidad de aprobación, es debido a la educación que recibe desde la infancia. Frases como ‘si no comes, no serás tan fuerte como los demás’, ‘si no apruebas, no podrás hacer lo mismo que tus hermanos’, ‘si no te portas bien, papá y mamá no te querrán’, y así toda una serie de órdenes que se resumen en:

SI NO HACES LO QUE EL RESTO TE DICE, NO SERÁS VÁLIDO.

Producto disponible en Amazon.es

Esto genera el miedo a la marginación, a no formar parte de una sociedad que te valide como a un ser humano, miedo a no integrarte en el sistema y, por tanto, a fracasar en proyectos personales y laborales. En definitiva, ser un repudiado sin mucho futuro.

La falta de aprobación se afianza a lo largo de la etapa escolar, y se solidifica llegada la madurez, cuando decenas, cientos de comportamientos reconducen a una persona a ‘no hacer esto porque no soy capaz’, ‘no viajar a no sé dónde porque no estoy preparado’, ‘no lanzarme a abrir un negocio porque eso es para personas mucho más competentes’.

loading...

Es decir, la persona sabe que ha perdido por completo su competitividad, su valía, al dejar que fuera evaluada por otras personas que, con toda seguridad y debido a ese comportamiento restrictivo, es más que seguro que fueran mucho más ignorantes que ella. Lo sabe, pero no actúa: prefiere el silencio de la rutina y la mediocridad, antes que el ruido del miedo a lo desconocido.

Resultado: grandes talentos poniendo sellos en una oficina, o friendo hamburguesas en un McDonald’s.

La relación con las personas, con los entornos de trabajo, con la familia, se basan en un constante reflejo de BAJA AUTOESTIMA, ya que el individuo requiere de un ‘sí, vales’, lo cual le hace buscar parejas para sobreponer esa autoestima, no tener algo que ofrecer y amar como debe, y eso le hace trastabillar en relaciones sin futuro donde sólo busca el ‘sí’ que él mismo debería darse. Y, cuando lo tiene, cambia de relación, pensando que ese ‘sí’ debería ser más difícil de conseguir, dándose cuenta de que nada le satisface: dinero, posesiones, relaciones… Nada cubre esa necesidad de aprobación, convertida en falta de autoestima, que no es más que un Yo mermado en busca de aprobación FUERA de sí mismo, precisamente el lugar donde no encontrará nada.

La falta de aprobación es, de hecho, uno de los grandes paradigmas de los casos que tratamos en empareja2… No hay más que echar un vistazo a todos los que se ven habitualmente por aquí.

Producto disponible en Amazon.es

Producto disponible en Amazon.es

Deja un comentario