Posturas para la cópula

Posturas para la cópula
Puntúa este post

Se calculan por cientos el número de posturas para la práctica del coito. Vamos a exponer las categorías básicas y sus aspectos más destacados. Es cuestión de ir probando para descubrir cuáles prefieren los dos miembros de la pareja, según el momento y las circunstancias.
Las posturas están divididas en seis categorías básicas, de éstas surgen todas las demás.

ÉL ENCIMA (O MISIONERO).
Forma básica: ella tumbada boca arriba, con las piernas abiertas y las rodillas flexionadas, y el encima de ella. La más utilizada por los occidentales, tiene cierta mala fama por tradicional y aburrida. No conviene dejarse llevar por los comentarios ajenos, cada pareja debe saber qué le va mejor. Es, además, una postura que permite muchas variantes según la colocación de las piernas. Si él carga su peso o no sobre ella, si ella eleva la pelvis poniendo una o más almohadas bajo sus nalgas, etc.
A tener en cuenta:
. Es probablemente la forma más íntima de copular, porque permite mirarse a los ojos, besarse, tocarse, ver como el otro alcanza el clímax… Además favorece la comunicación verbal. Sin embargo, difícilmente puede observarse la penetración en sí.
. Facilita la penetración del pene en la vagina, ambos pueden dirigirlo con las manos, y su permanencia en la vagina, que no se salga.
. El chico puede controlar fácilmente el ángulo y la profundidad de la penetración, así como los movimientos y el ritmo. Es él quien lleva la iniciativa y trabaja más; sus brazos pueden acabar doloridos.
. Es posible que a él le resulte difícil estimularle el clítoris a ella. Es más fácil que ella misma se autoestimule. Puede ser útil el utilizar un vibrador; según cómo lo coloque ella, él también lo notará.
. Ella así acariciará el trasero, el periné, el pecho, la espalda de él… si lo desea puede cogerle las caderas o las nalgas (con las manos o las piernas) y dirigir sus movimientos.
. Ellos suelen correrse más rápido, ya que les resulta más difícil controlarse, o sea que si él tiene problemas de eyaculación precoz o ambos desean que su polvo dure más, mejor cambiar de postura.

Producto disponible en Amazon.es

ELLA ENCIMA
Forma básica: él yace sobre su espalda, ella montándole a horcajadas. Esta postura, que es la segunda más utilizada en Occidente, también admite muchas variantes y, en todas, es la chica quien tiene el control, lo que puede resultar fabuloso, salvo que ella sea muy tímida y no le guste que él pueda observar tan abiertamente su cuerpo y prefiera un rol más pasivo.
. También es una postura muy íntima, porque permite mirarse a los ojos, besarse, tocarse casi todo el cuerpo, ver cómo el otro llega al clímax. Favorece la comunicación verbal.
. Es muy recomendable, más aún si ella tiene dificultades orgásmicas porque podrá masturbarse con facilidad y será ella quien elija el ritmo, el movimiento, el ángulo y la profundidad de penetración.
. Es la chica quien más trabaja, pero a su vez es recomendable por ser una buena opción para estimular su punto G, mediante una penetración superficial, o el cul-de-sac, en una penetración muy profunda.
. Según como se coloque la pareja, ella podrá jugar con su escroto, su periné y su ano (fácil si ella está mirando hacia los pies), y es evidente que él tiene las manos libres para acariciarla a ella donde y cuanto prefiera incluido su clítoris. Si a él no le resulta cómodo puede elevar su espalda con almohadones para que sus manos lleguen más lejos.
. Permite al chico una relajación total, adoptando un papel pasivo, salvo que la chica sea muy menuda, ya que él podrá moverse más bien poco. Esto puede incomodar al chico que esté muy acostumbrado a llevar la iniciativa. Sin embargo, es bueno que lo intente: le ayudará a él a liberarse de la obligación de cumplir.
. Esta es la postura que suelen utilizar las mujeres que alcanzan su orgasmo mediante la frotación o presión de su área púbica contra la pubis de su pareja.
. Cuidado, como no es él quien controla, su pene puede salirse de la vagina, por lo que según los movimientos de ella y el ritmo que adopte, ella deberá tener cuidado para no hacerle daño.
. Los chicos son eminentemente visuales, por lo que les encantará ver jugar a la chica con sus pechos.
. Los terapeutas sexuales aseguran que es adecuada para los chicos con problemas de eyaculación precoz, porque les permite concentrarse y controlarse.

DESDE ATRÁS
Ella de rodillas, apoyándose en las manos o los codos, él arrodillado y penetrándola desde atrás. También tiene variantes (por ejemplo, ella totalmente acostada) y sin embargo no cuenta con tantos adeptos como merece. Muchas personas la tachan, desafortunadamente, de muy vulgar, demasiado impersonal, propia de los animales, etc.
. Es verdad que resulta menos íntima que las anteriores posturas, porque impide mirarse a los ojos, sin embargo la individualidad y la falta de contacto visual da alas para fabular.
. A los chicos les encanta la visión del trasero de la mujer, además del placer que les da ver cómo penetran a la mujer.
. Aunque es probable que él tenga mayor movilidad, ella también podrá moverse e incluso tener cierto control sobre el ritmo, el ángulo y la profundidad de la penetración.
. A él le permitirá jugar con los pechos de ella, acariciar su trasero y estimularle su clítoris. En algunas variantes la propia chica podrá masturbarse con facilidad. Por ejemplo, si ambos están arrodillados en el suelo (cojines bajo las rodillas) y ella tiende la parte superior de su cuerpo sobre la cama.
. Ideal para estimular el punto G femenino, mediante una penetración superficial. Ella puede ayudarle a él dirigiéndole verbalmente o moviendo su cuerpo sobre todo la pelvis, hasta colocarse bien. También puede pedirle a él que le toque el clítoris o hacerlo ella misma.
. Si las piernas de ella están algo separadas, ella puede tratar de colar su mano entre las piernas y acariciar así la parte interna de los muslos de él, sus testículos, periné y ano.
. A ellos suele estimularles la presión de las nalgas de su pareja contra su pelvis, más si ella junta las piernas. Si además ella juega con sus músculos PC, su pareja sentirá más aún. Ella también.
. A tener en cuenta. Es una postura de alto voltaje que suele excitarles mucho a ellos, por lo que es habitual que se corran más deprisa que en otras posturas.
. Un apunte: en numerosas ocasiones esta postura produce ruidos durante o después del coito, ya que permite la entrada de aire en la vagina. No pasa nada.

loading...

AMBOS DE COSTADO
Tanto si él se coloca detrás (variante llamada “cuchara”) como si ambos están mirándose de frente, es ideal para los momentos de cansancio o para tomárselo con calma, ya que ninguno de los amantes debe soportar el peso del otro o el suyo propio.
. Si ambos están de frente, se mantiene el contacto visual, permite besarse y tocarse. También favorece el hablar y ver al otro alcanzar el clímax.
. Al estar ambos tumbados, el ritmo suele ser más pausado, lo que favorece un coito largo.
. Esta postura suele impedir una penetración muy profunda por lo que es la mejor si el pene del chico es muy largo.
. Si ella le da la espalda al chico, a él le resultará fácil estimular a la chica el clítoris, los pechos y ella podrá controlar la profundidad de la penetración. Si ella cierra las piernas, la fricción será mayor.
. Es ideal para gente con problemas de movilidad o para parejas con grandes diferencias de altura o peso. Igualmente recomendable para la última parte del embarazo.

SENTADOS
Existen muchas variantes y pueden ser tan adecuadas para un polvo rápido (apenas hace falta quitarse la ropa), como para tomárselo con los toda la calma del mundo.
. Si los dos se colocan frente a frente pueden besarse, tocarse, mirarse a los ojos… también hablar.
. La facilidad para estimular el clítoris (tanto si lo hace él como si lo hace ella misma) dependerá de si se colocan mirándose o ella le da la espalda.
. Al estar ella encima, lo más habitual es que ella haga todo el trabajo y puede ser agotador. Para evitarlo, pueden turnarse o sustituir y alternar el típico movimiento de vaivén arriba-abajo por un suave balanceo de la pelvis (él también puede participar).

DE PIE
Ideal para un polvo rápido en casi cualquier parte, aunque no está al alcance de todo el mundo, porque requiere agilidad y a veces fuerza. Las grandes diferencias de estatura y los problemas de sobrepeso lo hacen casi imposible.
. Resulta más fácil para aquellas parejas que tienen estaturas similares. Truco: si hace falta, ella puede usar tacones o taburetes.
. Salvo que él sea muy corpulento, una buena idea es que ella apoye su espalda contra la pared. También ella puede colocar sus manos bajo sus nalgas y que el entrelace las suyas con las de ella. El efecto “balancín” rebaja el esfuerzo físico y facilita el movimiento.
. Si ella desea estimular o que él estimule su clítoris, mejor que él esté detrás. Esta variante es, además más fácil de llevar a la práctica.
. Los problemas de fuerza desaparecen cuando se utiliza esta postura en el agua.

Producto disponible en Amazon.es

Deja un comentario