¿Puede haber enamoramiento después del desamor?

¿Puede haber enamoramiento después del desamor?
Puntúa este post

El amor no existe después del desamor. Si estás pensando en volver a una relación que tuviste dejando una puerta abierta es, sencillamente, porque aún te sientes dependiente de dicha relación.

Mucha gente alude a eso de ‘es que la gente cambia y, quizás, con el tiempo, ambos cambiemos’. Sin embargo, no se trata de una relación corta cuando ambos son jóvenes y se separan abruptamente, reencontrándose 20 años después. La mayoría de las relaciones en las que alguien dice ‘quizás cambiemos y en un futuro volvemos a estar juntos’ son relaciones quemadas con el tiempo, de años y años juntos, donde la separación ha sido dolorosa y aún le tiene en ascuas al abandonado o al que abandona, incapaces de hacer su vida por separado.
La gente vuelve a relaciones que tuvo, sencillamente PORQUE NO HA ENCONTRADO OTRA RELACIÓN QUE LES LLENE MÁS. Existen casos, por supuesto, de gente que ha vuelto a relaciones que tuvo hace dos meses, dos primaveras o quince años, y siempre ha habido en sus vidas un período donde han rebotado más que una bola de pinball, porque NO HAN SABIDO ADAPTARSE A UNA VIDA SIN LA PERSONA DE LA CUAL DEPENDÍAN.

Producto disponible en Amazon.es

No han sabido cambiar, han buscado constantemente REPETIR LA RELACIÓN QUE TENÍAN. Quizás han tenido alguna relación agradable, algún polvo estupendo, gente que les ha enseñado mucho… pero no. Lo que quieren las personas que vuelven a sus relaciones es AQUELLO QUE TENÍAN, y después de no saber adaptarse a la vida según les ha ido llegando, una de dos, o se separan de nuevas personas por falta de adaptación o, sencillamente, reencuentran de nuevo a aquel amor perdido y, aún estando con alguien, dan el salto para estar con su ex pareja.

Resumiendo: ¿por qué una persona siempre deja una puerta abierta a aquella relación que tanto le llenó en su día? POR FALTA DE ADAPTACIÓN. DEPENDENCIA. MIEDO.

loading...

En definitiva, no puede haber enamoramiento después del desenamoramiento. Para una pareja que se conoce, verse de nuevo a pesar de los muchos cambios y las muchas vueltas que haya dado la vida tiene, como reflexión interna de cada uno, algo así como ‘no hay nada nuevo bajo el sol’. Es decir, que se encuentran de nuevo y, a pesar de los tremendos cambios que hayan podido dar esas personas, proyectan sus recuerdos el uno sobre el otro, se atribuyen los comportamientos y la psicología que ellos recuerdan, y ambos siguen siendo los mismos, a pesar del tiempo transcurrido.

Además, algo importante… si tanto cambia una persona, dándole por viajar, estudiar seis carreras, fundar empresas, cruzar mares y océanos, tener hijos y mover el mundo… ¿tanta necesidad tiene, después de haber conocido tantas cosas, de volver con alguien que le dejó o con quién decidió dejarlo? Lo dudo mucho.

La gente evoluciona y pasa olímpicamente de lo que vivió. No le interesa volver a aquello, incluso en los casos en los que la ruptura fue dolorosa. Quienes dejan la puerta abierta y/o vuelven es que HAN VIVIDO MUY POCO, NO SE ADAPTAN, TIENEN MIEDO A LOS CAMBIOS, AL RECHAZO… y acaban haciendo una tapada de agujeros con aquaplast, o sea, rotos para descosidos: ‘cariño… no nos quieren por ahí… tendremos que querernos nosotros, como antes.’

Evalúa objetivamente esta realidad, piensa fríamente qué es lo que te pasa (si, realmente, tu añoranza y el dejar una puerta abierta no es más que por falta de haber vivido tras tu relación, y sigues pensando en el pasado) y echa un vistazo a las rupturas que se convierten en segundas partes y no acaban de funcionar, que son una inmensa mayoría.

Céntrate en tu vida, muéstrate fuerte, y vive mucho, hasta hartarte, para que el conocer gente y nuevos mundos te permitan cerrar esa puerta por la que no entran más que recuerdos vanos e improductivos que te impiden ser feliz.

Producto disponible en Amazon.es

Producto disponible en Amazon.es

Deja un comentario