Quiero cambiar mi profesión y nadie me apoya

Quiero cambiar mi profesión y nadie me apoya
Puntúa este post

Parece que quieres dar un cambio a tu vida, un giro a tus decisiones, y resulta que nadie te apoya.

Perfecto, porque NADIE DEBE APOYARTE. No sé si te ha quedado claro: nadie va a vivir tu vida, así que el responsable de los errores y aciertos que tengas eres tú, y tú vivirás lo malo y lo bueno de todo lo que emprendas.

Producto disponible en Amazon.es

Es como la ley del aborto (sin querer entrar en politiqueos), que no permite a una mujer ejercer su derecho a la maternidad, sino que están obligadas a ser madres. Imaginemos que a una mujer la viola un asesino en serie y resulta que la deja embarazada. ¡De gemelos! Y como la ley no lo permite, como no se le ayuda a abortar, tiene que tener a los dos niños fruto de una persona que ha marcado su vida para siempre, y sólo porque a la Iglesia, a cuatro políticos, a tres fachas y a muchos inseguros se les ha plantado por sus santos cojones que esa mujer tenga que pencar con dos hijos que NUNCA quiso tener.

¿Alguien va a responsabilizarse de esos niños? No, ¿verdad? Entonces, ¿quién es la Iglesia o el gobierno para obligarle a llevar una vida que no desea? A todos esos que están en contra de la ley del aborto les diría: si tanto respeto tenéis por la vida, en lugar de obligar a las madres a tener a sus hijos no deseados, tenedlos vosotros y así estaréis dando alas, fuerza y magia a la vida, y seréis recompensados en el reino de los cielos… pero aquí dejad que la gente haga lo que quiera con sus cuerpos y su vida, como si quieren suicidarse y no ser parapléjicos toda su vida, atados a una cama (que ese es otro tema, la eutanasia).

loading...

Con esto quiero hacerte ver, lejos de rollos políticos, que NADIE DEBE DECIDIR LA VIDA DE NADIE, y tú eres muy libre de hacer lo que te plazca, lo que desees, lo que se te antoje, lo que realmente te llame la atención y desees emprender.

¿Que después resulta que ser policía nacional es un fiasco, y acabes en otro trabajo y otro entorno? ¿Que resulta que no, que eres un tío inteligente y asciendes puestos, llegando a ostentar un honorabilísimo alto cargo, y llevas adelante la vida que realmente querías para ti? En ambos casos, ¿quién va a vivir lo bueno y lo malo de tu decisión? Sólo tú.

Si pones como excusa el tema de que tus padres te han pagado la Universidad, eso suena más a chantaje emocional que a otra cosa. O sea, como te pagan los estudios ¿vas a convertirte en el peón que ellos desean que seas? No sé si conociste a Michael Crichton, escritor de Parque Jurásico. Sus padres querían que fuera médico, estudió (muy a regañadientes) la carrera de Medicina en Harvard, tras licenciarse resultó que se mareaba haciendo análisis de sangre a sus pacientes además de comprobar cómo los médicos eran auténticos matasanos sin escrúpulos, así que abandonó la medicina y siguió haciendo lo que realmente le gustaba y le apasionaba: escribir novelas. La primera que lanzó La amenaza Andrómeda, un auténtico boom en los años 70 que le catapultaron al éxito internacional.

Más tarde, con los conocimientos de medicina que había adquirido, escribió Urgencias, la famosísima serie que dio la vuelta al mundo (serie que dejó algunos residuos como el ‘disfrutado’ en España, llamado Hospital Central).

Como explico en Encuentra tu Expresión, la Vida no puede entenderse hacia adelante, sino hacia atrás. Y hasta que tú no estés en el futuro y mires hacia atrás, no sabrás por qué estudiaste enfermería, ni sabrás por qué elegiste un nuevo camino como funcionario en la policía. Nada se entiende HOY, pero sí hay una forma de entenderlo: ilusionándote con lo que haces.

Ésa es la mejor forma de entender que estás haciendo lo correcto.

Producto disponible en Amazon.es

Tus padres seguirán con su argumento pero, al igual que los míos, vivieron en otra época y no entienden esta. Se desenvuelven más o menos, saben enviar y recibir correo electrónico, y se adaptan al discurrir de la vida pero, créeme, no entienden la mayoría de las cosas, y cuanto más mayor se hace una persona menos entiende lo que ocurre a su alrededor, hasta que la mayoría de ancianos acaban contrariados, solos y abandonados por no tener su hueco en una sociedad a la que no se han adaptado porque estuvieron demasiado preocupados por sobrevivir.

Tus padres no son unos ancianos, pero deben entender que la vida de hoy es muy diferente a la de los años 70. Las cosas están muchísimo más complicadas (en los 60-70 bastaba con saber leer, escribir, multiplicar y dividir para ser alcalde en un pueblo de provincia), y mientras que algunos países tienen alumnos PREPARADOS tras salir de la Universidad, aquí lo que tenemos son alumnos PRE-PARADOS, directos a engrosar las listas del desempleo, tengan los estudios que tengan.

En este ámbito tú decides ser inteligente y hacer la escaramuza de opositar a algo que te gusta, que tiene futuro, función social con respaldo gubernamental, y… ¿a alguien le parece mala idea? ¿A tus padres, a tu novia, les parece mala elección? Muy bien, que les parezca. No es su vida, sino la tuya.

Está claro que debes elegir tu camino. Eso de estudiar a escondidas me ha hecho gracia porque así se constituyen y se llevan adelante los sueños, en silencio, a escondidas, luchando por algo que realmente deseas muy por encima de las circunstancias familiares (las tuyas) y socioeconómicas (las de todos), que dificultan la tarea a quienes no han decidido aún lo que quieren hacer. Porque de eso trata toda esta historia: no llegará más rápido el que más corra, sino el que sepa dónde quiere llegar.

Y tú sabes dónde quieres llegar.

Te animo a que sigas haciendo lo que haces porque, como te he dicho, el camino se entiende hacia atrás, no hacia delante. Siéntete seguro con eso que te ilusiona y un día estarás orgulloso de haber tomado esta dirección.

Producto disponible en Amazon.es

Deja un comentario