Quiero que esa persona me jure amor eterno…

Quiero que esa persona me jure amor eterno…
Puntúa este post

Has llegado hasta esta persona atraído por ella, porque has reflejado tus necesidades en esa persona. Es decir, como pensaste que ella cumpliría toda tu falta de autoestima, tal y como te dije al comienzo de tu caso durante la ruptura (palabras que veo has ignorado por completo porque no llegas a hacerte consciente del asunto), como pensaste que ella iba a calmar tu sed de Amor, un Amor que debes tener tú en tu interior para no depender del bienestar que te produce una persona en tu Vida, como te aferraste a ella ahora la Vida te está diciendo por qué has cometido un error.

Mira, la Naturaleza es muy sabia, y obliga a todos los seres que vibran en armonía con la Naturaleza a buscarse la Vida por sí mismos. Hay pájaros que mueren porque sus padres los lanzaron al vacío y fueron depredados por cualquier animal.

Producto disponible en Amazon.es

Si no sabes volar, no puedes valerte por ti mismo.

La Naturaleza nos enfrenta al miedo, a esa parte oscura que tanto tememos, porque la Naturaleza responde a cómo pensamos. Entenderás por qué tu energía mental está atrayendo una y otra vez eso a lo que tienes miedo.

loading...

¿Sabes cuál es ese miedo? El miedo a indagar en tus miedos, el miedo a estar solo, el miedo a conocerte, el miedo a creer que estás loco, el miedo a sentirte diferente a los demás, el miedo a desapegarte de todo el mundo, el miedo a aislarte de eso que siempre te dijeron que debías formar parte. Tienes miedo a todo eso, y esa energía mental, la energía que te lleva a temer esos factores por tu ignorancia sobre el por qué de nuestra existencia, esa energía vibra en una frecuencia que te conecta con las situaciones que precisamente temes.

Atraes lo que temes. Atraes lo que rechazas. Atraes lo que condenas. Atraes lo que odias.

Atraes a las personas que hacen posible que llegue a tu vida eso que piensas inconscientemente. Es decir, das con las parejas que parecen ser “las malas de la película”. Como no quieres sentirte solo por miedo a todas esas cosas, te aferras a esa persona que no te está dando lo que quieres… porque lo que quieres te lo tienes que dar tú Y JAMÁS TE HAS RESPONSABILIZADO DE TU PROPIA VIDA.

Siempre te quedaste en el nido.
Siempre dependiste de los demás.

A¿Sabes por qué te digo esto de esta forma? Porque ya también fui una persona absolutamente inconsciente, que jamás se responsabilizó de su vida, DE SUS EMOCIONES. Porque yo era un redactor muy bien posicionado socioeconómicamente. Yo me mantenía con mis propios gastos, y mantenía a la pareja con la que estaba… pero poco más. Vivía en mi mundo de orgullo, vanidad y prepotencia, factores todos ellos propios de la ignorancia.

APensaba que al vivir así ya era RESPONSABLE de mí mismo… ¡pero qué va! Trabajar, maldecir y consumir sólo era cargar con ciertas tareas, vivir automatizado creando tareas como si fuera un robot… para eso cualquiera vale. Nada de lo que hacemos en sociedad es genuino ni especial. Todo el mundo puede conducir un coche, caminar por la calle, pulsar el botón del ascensor, manejar el programa de base de datos del trabajo, ganar dinero haciéndolo… Todo eso lo podrían hacer robots (bueno, quizás los robots no tendrían nómina), pero yo no me sentía muy diferente de ellos.

Producto disponible en Amazon.es

AEntonces, comencé a pensar que aquel juego social que jamás había aceptado por haber sido un chico más metido en mi interior que en mi exterior, que todo ese juego social no me satisfacía, le veía fisuras, no era lo suficientemente bueno. Quizás pude verlo porque de pequeño pasaba mucho tiempo solo en mi casa, no lo sé. El caso es que esas reflexiones son las que dan pie a esta filosofía. Comenzó como un rechazo hacia esa parte que nos duele, todo eso que la sociedad destila como la envidia, el egoísmo, el crimen. Sin embargo, cuando me encontré cientos de veces con ese mismo rechazo que yo había creado, entonces cambió mi discurso y dio comienzo mi filosofía.

El punto es ACEPTAR esa otra parte que no nos gusta.Es el único movimiento posible hacia la felicidad.

ASin embargo, no nos queremos responsabilizar de nuestros problemas. Seguimos pensando que vivimos inmersos en la física newtoniana, una física de causas que no controlamos y efectos que sufrimos. Sin embargo, vivimos en una física cuántica, una física donde tú causas el efecto.

ATe explico esto porque cuando nos damos cuenta de que cada uno causa el efecto, cuando entiendes que cada uno es responsable de sus propios actos, cuando te das cuenta de que se PUEDE Y SE DEBE SER CONSCIENTE de la vida para encontrar la felicidad, cuando alguien se responsabiliza de su vida YA NO PUEDE CULPAR AL VECINO DE SUS PROBLEMAS.

ACuando nos responsabilizamos ya no podemos decir que las cosas están mal, que la crisis está mal, que el trabajo está mal, que la gente está mal, que el dinero, la suerte o el tiempo está mal.

AAlguien que entra en la dinámica de responsabilizarse de su propia vida, algo que tú todavía no has hecho, alguien que empieza a vivir de esa forma deja de culpar al exterior de sus problemas, siendo consciente de que sus relaciones parecen tener siempre problemas. Ve cómo le pasa lo mismo con el mismo tipo de personas. Problemas de envidias, de celos, de prepotencia, de apatía… problemas de cualquier tipo que se repiten una y otra vez.

AEn esas todavía no estás tú. No estás haciendo por entender mi filosofía, que te he repetido ya unos cuantos milloncejos de veces: SE TRATA DE ACEPTAR ESA PARTE DE TI QUE NO DESEAS, porque sólo cuando te sientas así, cuando te sientas de la misma forma que tanto desprecias, de la forma en que la rechazas para ti, dejarás de rechazar a las personas que tienen esa característica, te compadecerás de esas personas.

APensarás: “me he sentido como tú, sé lo que has sufrido, no te preocupes, no estas sola”.

AEso significa que habrás eliminado patrones que vibraban en baja frecuencia en tu cerebro, habrás eliminado miedos que te hacían vibrar a baja frecuencia, una frecuencia en la que la energía se manifiesta de un modo que nos suele hacer daño. Una frecuencia en la que se dañan tus tejidos, enfermas, tienes ansiedad y angustia, y eres tremendamente infeliz.

ASi realmente eres capaz de enfrentarte a esa pérdida, a la pérdida de esa mujer, parche que ahora mismo evita que te entregues a tu oscuridad, a tu soledad, a esa parte que tanto rechazas, si logras hacerlo eliminarás esos patrones inconclusos que tanto te duelen y serás feliz.

AY desde ahí, desde esa felicidad, podrás ESCOGER a una persona, NO NECESITARLA. Te repito esto: escogerás a la persona siendo ya feliz, así que no la necesitarás para sentirte bien. En ese momento, tu conexión será con alguien que ya es feliz y tampoco te necesita para serlo, porque vibráis en la misma frecuencia, y ésa es la relación que llena de mayor felicidad a dos personas.

AAhora, tanto tú como esa persona vibráis en la misma frecuencia de carencia. Ambos tenéis miedo a la soledad, pero ella no te necesita tanto como tú a ella, vibra en algunas cosas de una forma más elevada que tú y tú intentas hacerte con esa energía como sea, que te preste atención que te dedique tiempo, sentirte querido. Y ella no te quiere, ha descubierto que estás vacío, pero tiene mucho miedo, no tanto como tú pero tiene mucho miedo a dejar la relación. Sabe que enseguida te estará echando de menos y necesitando cerca, aunque cuando te tenga querrá volver a estar sola.

ARealmente NECESITA estar sola, necesitáis estar solos, y vuestras conexiones son maestras, ambos sois maestros el uno para el otro porque os estáis enseñando lo que debéis hacer para ser felices. Pero ni ella te suelta del todo, ni tú quieres que lo haga, así que tampoco la ayudas a estar sola y ser feliz sin nadie a su lado.

APodrías ser una persona valiente y decirle: “te libero de esa obligación que te estoy creando a que me quieras, porque soy dependiente e infeliz. Porque tengo miedos. Porque no sé vivir sin la versión que me he creado de ti a mi lado. Porque no acepto plenamente lo que eres, porque lo que busco es un Amor de madre que perdí en algún momento de mi vida, y no he sido capaz de sustituirlo con nada ni nadie.”

AYo escogería esa opción, decirle eso, hacerme responsable. Pero la responsabilidad está en ti y yo, sinceramente, no puedo darte otro consejo. Ojalá fuera más fácil, ojalá no tuviéramos que abandonar a aquellas personas de las que dependemos, pero si yo pude hacerlo tú también podrás hacerlo, te lo aseguro.

Producto disponible en Amazon.es

Deja un comentario