Se va, no me llama y sufro, ¿soy dependiente?

El problema no es depender de alguien, que realmente es un problema. El problema es entender que las actitudes que te llevan a ser dependiente son normales.

Imagina que conoces a una persona, os besáis, os acostáis, salís al burger, os vais de puente… vamos, que sois como novios. Te llama a la hora de comer y luego por la noche antes de irse a dormir. Y te llama un día. Y otro, y otro. Todos los días, todas las semanas. Al principio tú sientes cómo esta persona tenía el reloj programado de ‘pareja’ y te sobra tanta llamadita protocolaria, pero como os queréis y os lleváis bien, esas llamadas no te molestan.

Producto disponible en Amazon.es

Un día, a la hora de dormir, no llama. Esperas: 23.15, 23.30, 23.45… Nada, no llama. Así que llamas tú. Y cuando llamas tú no lo coge. Suenan tonos, tonos y tonos y nada, no lo coge. Das vueltas por casa, y piensas en vestirte para ir a la suya a ver qué por qué no coge el móvil. ‘Lo tendrá en algún abrigo y no lo oye… o se habrá ido a dormir pronto’, y te pasas mucho tiempo haciendo cábalas de por qué no te llama. NECESITAS que te llame, dependes de esa llamada para estar bien.

Ante una situación así: ¿eres dependiente? Yo creo que no. Dependes de una llamada para saber que la persona que vive, convive o sale contigo está bien. No puedes ignorar el que algo malo le haya pasado, y dependes en cierto modo de que te informe porque estás en un sinvivir.

loading...

Hasta ahí, como te digo, es normal. Es normal que dependas en su justa medida de ciertas cosas.

Sin embargo, y como te comentaba al inicio del post, el problema no es que dependas de ciertas cosas, el problema es que asumas que no debes depender de dichas cosas. Porque si tú ‘en parte’ entiendes la situación en la que tu pareja, con la que llevas un tiempo saliendo, se va de vacaciones y no te haga ni una puta llamada y, LO QUE ES PEOR, no te coja el móvil o no te responda un mensaje, el problema NO lo tiene ella por ser, supuestamente, ‘dejada’. El problema lo tienes tú por empezar a automedicarte con limitaciones de una supuesta ‘dependencia’. El problema lo tienes tú en tanto en cuanto empieces a cribar y a limitar tus necesidades, sólo para no parecer supuestamente agobiante, para no ser supuestamente un calzonazos, sólo para no ser supuestamente una persona controladora.

Creo que aquí no hay cabida a la vara con la que pretendes medir la relación, en la que lo ancho es para tu pareja (se va y no te llama) y lo estrecho para ti (te quedas en silencio y asumes que no debes ‘molestar’).

Ya sabéis que soy muy de atacar vuestras actitudes cuando estáis haciendo el pringao, persiguiendo a vuestra pareja como descosidos, pero en esta situación tu pareja se ha aleja premeditadamente, como buscando un punto de fuga que le saquen de la rutina contigo, y la supuesta (sí, todo es supuesto) alegría que debería tener por llevar contigo tan poco tiempo no existe ni tiene mucha intención de intensificar absolutamente nada.

A partir de ahora comprobarás que esta huída que ella ha protagonizado se repetirá, clonará y manifestará en otras muchas actitudes que tu pareja va a tener contigo.

Por supuesto, tendrás que evaluar por lo que realmente debes depender como pareja y, entonces, comunicárselo. Si tu pareja no lo entiende, y te deja, poco te quería. Si lo entiende, y se da cuenta que es posible que tuviera la costumbre de no informar de dónde está pero debería haberte llamado, entonces para la próxima no te la volverá a hacer.

Producto disponible en Amazon.es

U os comunicáis, o lo de sufrir en silencio por mal camino te va a llevar.

Producto disponible en Amazon.es

Deja un comentario