¿Ser orgulloso tras una discusión o reconocer el error? Imaginemos: nuestra pareja hace algo que pueda molestarnos… ¿Debemos dialogar para hacerle ver nuestro desacuerdo?

¿Ser orgulloso tras una discusión o reconocer el error? Imaginemos: nuestra pareja hace algo que pueda molestarnos… ¿Debemos dialogar para hacerle ver nuestro desacuerdo?
Puntúa este post

El que la pareja haga ‘cosas que nos molesten’ sucederá en algún punto de la relación siempre. Al fin y al cabo, una pareja es eso, la unión temporal de dos personas diferentes, lo que implica un periodo de conocimiento primero, otro de adaptación y uno último de acomodamiento, que suele cargarse tantas parejas como el primer paso. Muchas parejas fracasan ahí, al conocerse mejor, cuando una de las personas encuentra ‘incompatibilidades’ con el otro.

Lo cierto es que nadie debería cambiar su personalidad por tener pareja, sino, precisamente potenciarla más. Una pareja es para disfrutarla y para sumar, no para restar. Así que, si no has cambiado tu personalidad, y ella o él hace algo ‘molesto’, como muy bien dices, el diálogo es fundamental, así como que ambos entendáis que se necesita algo de ‘manga ancha’, para adaptar horarios, planes, costumbres, manías… Muchas veces las personas se empecinan en una postura, pero más para defenderse que para atacar, quizás porque vio en ti una posición muy radical, y la radicalizó también. Piensa en ello, porque siempre sacamos buenas conclusiones cuando analizamos nuestro propio comportamiento en una relación.

Producto disponible en Amazon.es

No es tampoco cuestión de dar el brazo a torcer, más si eres tú quien se molesta. Se lo has hecho saber, y con una actitud firme, pero serena, tu pareja debería entender que ‘por ahí no’. Tu actitud lo es todo, para hacerte respetar así como respetarle y darle confianza en tí. Si ofreces seriedad, cercanía, sinceridad y haces todo lo que está en tu mano para tener una relación sin dobleces, sin ‘esta te la guardo’, sin ‘pues como me has hecho esto ahora yo…’ te aseguramos que evitarás que las pequeñas cosas se transformen en montañas de mierda gigantes que, convenientemente acumuladas en la memoria, desembocan en problemas inminentes (ver sección) y acaban mandando la relación a mejor vida.

Si somos personas íntegras, en lugar de gente débil, afrontaremos los problemas y nos comunicaremos, en lugar de desaparecer como si fuéramos David Copperfield a la primera de cambio para que nos persigan.

loading...

Los conflictos y roces se hablan, se encaran y se resuelven como eso forma parte del conocimiento mutuo en una pareja. Nada de dejar que ‘el tiempo lo resuelva’, que lo único que hace es almacenarlo para la próxima vez. Los ninguneos e indiferencia se combaten enfriando los sentimientos, siempre y cuando la chica sea recién conocida. Pero muchas veces los problemas o síntomas de que nuestra pareja ‘ya no siente lo mismo’ nos llevan a desaparecer radicalmente después de haber amenazado con la boca pequeña, como método de urgencia para minimizar daños emocionales tras una ruptura inevitable o inminente, y hacer eso únicamente significa miedo.

Aplicad el sentido común, las enseñanzas de la página, pensando con la cabeza, no desaparezcáis cuando lo que se necesita es hablar, ni hagáis lo contrario: hablar con un ligue, alguien que acabáis de conocercuando lo que se necesita es desaparecer, porque muchos, cuando llegáis a la página, cometéis justo este error. Cuando hay una relación fuerte, diálogo. Cuando hay una relación que acaba de comenzar y no hay ningún vínculo, distancia.

Evaluad el caso y proponedlo en el foro por si hay cosas que puntualizar.

Producto disponible en Amazon.es

Deja un comentario