Siento que he ido hacia atrás en mi vida

Siento que he ido hacia atrás en mi vida
Puntúa este post

¿Seguro? ¿Seguro de que tú has sido ese ‘alguien’ que crees haber sido? La gente cree que existe la involución, por el simple hecho de, al igual que te ocurre a ti, vuelven a una situación anterior a un crecimiento. Por ejemplo, vuelven a ser tímidos, cuando creían que ya habían pasado por esa situación y la tenía superada.

Sin embargo, la involución sólo existe si no ha habido una verdadera evolución. Es decir, si la persona que sufre, como te ocurre a ti, falta de autoestima, ES PORQUE NUNCA LA HA TENIDO, y ahora cree haber perdido ciertos atributos que consideraba como propios, estables y afianzados, cosa que sólo ocurrió de forma velada y con algún efecto especial de por medio, debido a la vivencia de ciertas situaciones que pueden considerarse como haber descorchado una botella de cava (el champagne para los franceses) y haber salido despedido como el tapón… pero sólo por unos pocos instantes.

Producto disponible en Amazon.es

El resto no es más que una bebida templada, sin tanta fuerza.

Esto puede haberte ocurrido a ti, tras ese despegue que supuso el salir de tu ciudad, conseguir trabajo, conocer nuevos sitios y nueva gente, moverte por diferentes círculos y, al cabo de un tiempo de haber llenado tus sentidos de estímulos que te decían ‘vaya despegue, anda que no estás creciendo’, resultar que todo no era más que ir surfeando en la espuma que salió despedida al descorchar la botella y, despues… Bueno, después te quedaste mirando hacia arriba, en el suelo, con los brazos en jarras, dándote cuenta de que de la botella no salía absolutamente nada más.

loading...

Y ahora sube desde donde estás… Un fiasco.

Tu crisis de identidad se debe a que estás desubicado. Creías estar en un punto mucho más alejado, alto, evolucionado y próspero del que realmente estás, y eso te ha provocado un espejismo cuya duración es directamente proporcional a la energía que pusiste en ese crecimiento cuyo vuelo fue tan frustrado como ese objetivo abatido por escopeta cuando el cazador dice ¡Plato!

Tu falta de autoestima para interactuar en un grupo, tu nerviosismo, tu necesidad de aprobación y de formar parte del grupo que conoces, de ser entendido, atendido y resultar entretenido, todas esas necesidades vienen por el escaso tamaño de las raíces que has echado en este nuevo sitio para ti, y estás actuando como ese arbol tipo sequoia, de decenas de metros de alto, el cual tiene apenas unos centímetros de raíces enterradas, que no dan ninguna estabilidad a todo ese crecimiento titánico y vertiginoso de madera y ramas hacia el cielo.

Has crecido a lo grande sin afianzar tu base, y esa es la forma más inmediata de darte la hostia.

Debes saber que la forma más segura de desarrollar confianza en tu interior es conociéndote. Exponerte para conocerte, algo que se hace en mis talleres de autoconfianza, en los cuales se hace introspección al sentirte observado. Y a ese ejercicio darle continuidad. Un ejercicio que puede ser un taller, o puede ser la misma vida, aunque evidentemente un taller de acting está enfocado sólo a eso, a observarte y evaluarte, mientras que la vida no te ofrece muchas situaciones así, pasas demasiado tiempo sin exponerte de forma real, y si llega alguna oportunidad de hacerlo corres más riesgos y pones más cosas en juego. Por eso es tan bueno aprender expresión y acting, partiendo de la confianza en uno mismo, sin riesgos, en un espacio diseñado para ello, con el fin de desarrollar más cosas hacia fuera, hacia el mundo real.

Mi consejo, el más inmediato, es que tienes que entender que lo que te ocurre es falta de contacto contigo mismo, quizás por abandonarte a una profesión que no te llena y ser una máquina que ejecuta, antes que una mente que piensa. Ya hemos hablado de lo perjudicial que resulta a la larga el ser simples máquinas reponedoras en una vida que nos exige trabajo, movimiento, pagos, y toda una serie de acciones para un entorno en el que pensar está mal visto, la soledad es una forma de ser bastante repudiada, y evitar dicho sistema te convierte en el blanco de todas las miradas.

Producto disponible en Amazon.es

Encontrar una motivación, sea en el trabajo, en un entrenamiento, ayudar a los demás en una ONG o donde lo consideres oportuno es el primer paso para conocerte más a ti mismo, y menos a los movimientos que te ordenan hacer para convertirte en algo que no eres. Movimientos que te vienen dados y no salen de ti, algo que impide que te conozcas, que tus raíces se hundan hacia dentro y, por tanto, hacerte crecer todavía más sin ser tú. Algo que para el crecimiento de tus raíces, pero no de tu tronco, lo que provocará que llegues a alguna situación dantesca donde tu vida, por muy próspera en lo social y económico, no valga absolutamente nada y sientas que se tambalea por completo.

Tienes, por tanto, que encontrar ese punto olvidado. Tu rincón creativo. Tu Yo. Y, después, fortalecerlo y crecer. Entonces lo de arriba se sostendrá mucho más firmemente.

Fuerza y que el año que empiece encuentres eso que NO has perdido.

Producto disponible en Amazon.es

Deja un comentario