Siento que necesito la aprobación de los demás

Siento que necesito la aprobación de los demás
Puntúa este post

Desde siempre, si los demás querían que fueses una persona de un tipo, con unos gustos y un corte concreto, tú te travestías en esa persona anulando lo que tú misma eras. Es lo que comentaba en mi conferencia sobre la Expresión, sobre cómo la sociedad anula lo que realmente somos buscando que unos y otros nos otorguemos aprobaciones, y no seamos ovejas negras descarriadas que salen del redil, con el peligro para la estabilidad del conjunto que eso supone.

¿Te imaginas a millones de personas emigrando de España a otros países, dejando la productividad bajo cero y haciendo que el país se hunda y caiga en manos de inversores árabes o chinos? ¿Por qué no ocurre eso? Por la necesidad de aprobación. Lo cierto es que el individuo es listo, pero la masa es tonta. Y la masa es manipulable. La gran mayoría de las personas se queja, pero esa gran mayoría está a las ocho de la mañana metida en el coche en un gran atasco de camino a su oficina, donde tendrá que hacer un trabajo rutinario, impersonal y frustrante para conseguir un sueldo con el que apenas llegue a fin de mes y no le dé para mucho más que sobrevivir y seguir arreglando papeles.

Producto disponible en Amazon.es

Así hasta que se es viejo y se muere (para lo cual habrá que arreglar más papeles con el catastro).

Esa es la vida que nos quiere hacer vivir la sociedad: seres productivos que TIENEN MIEDO a ser tal y como no es el resto, y que siguen anclados y esclavizados a una mierda de vida que no tiene ningún sentido, que acaba con sus huesos enterrados o incinerados tras haber pasado sesenta, setenta, ochenta o más años haciendo lo que otros decían que hicieran, y sus sueños sepultados bajo una gran tonelada de SENTIMIENTOS DE CULPA, que es lo que tú sientes cuando no haces lo que al resto se le antoja que hagas…

loading...

… siendo todo ese resto personas como tú que tienen miedo a hacer lo que tú haces, y que cuando lo emprendes te reprochan que lo hagas, sencillamente porque ellos jamás se atreverían a hacerlo.

Ésa es la necesidad de aprobación, en su máximo esplendor.

Si realmente quieres obviar lo que los demás quieren para ti, plantéate muy seriamente esto que te digo y sé consecuente con lo que realmente contiene: los demás no quieren que hagas lo que ellos serían incapaces de hacer. Y si, como en tu caso, hay una discusión y otra persona mantiene una tensión contigo, debes saber que si tu versión te hace feliz es la que debe prevalecer, y no tienes por qué rendir pleitesía a una versión de otra persona que quiere que hagas lo que ella desea para sentir que tiene un control externo a sí misma, que es de lo que suele ir esta película: gente que no tiene control sobre sus vidas e intentar controlar la de otros.

Por tanto, lo que debes hacer es CONFIAR en lo que tú argumentas, posicionar fuertemente tu opinión sobre cada cosa que pasa por tu vida, defender lo que te hace feliz por encima de opiniones adversas (que tienen como fin el que pases por ciertos aros), y trabajar en TU VIDA, vivir tu sueño, y no la vida de otras personas que no tienen nada que ver con lo que tú eres, dices ni haces.

Se trata, en definitiva, de creer lo que eres y sentirte fuerte y convincente no ya ante el resto, sino ante ti misma. Saber que lo que sientes es sagrado, porque lo más valioso para ti en esta Vida es tu vida, y es eso lo que debes proteger, admirar y defender, y jamás deberás acatar lo que otra persona, si su cometido no te hace feliz y por mucho peso que te parezca tener, desea que hagas.

Sigue tu instinto y sé feliz con lo que eres. Te aseguro que no hay otra cosa por la que luchar.

Producto disponible en Amazon.es

Producto disponible en Amazon.es

Deja un comentario