Tras romper, tenemos cosas el uno del otro

Tras romper, tenemos cosas el uno del otro
Puntúa este post

Según va avanzando una relación, lo más normal es que muchas cosas tuyas acaben en casa de tu pareja y viceversa. Esto demuestra un grado de complicidad muy avanzado y es genial…, el problema viene cuando la relación se rompe y somos dejados. En ese momento en casa de nuestra ex pareja quedarán objetos, que generalmente no son cosas importantes; varios cds de música, alguna camiseta, un par de libros, un videojuego, unas gafas de sol… Si lo piensas con tranquilidad te darás cuenta que te costará relativamente muy poco dinero reponer todos estos objetos, por lo que a las cosas que quedan en casa de nuestras ex parejas a partir de ahora las denominaremos como objetos perdidos.

Muchas veces buscamos la excusa de recuperar nuestras cosas con la única intención de ver a esa persona y hacerla reaccionar. Pensamos que al vernos que nos llevamos todas las cosas de su casa, si no nos paran en ese momento no nos volverán a ver jamás. Pero la realidad es que jamás caerán ante una artimaña tan simple, que sólo provoca lástima. Lo único que verán es que sientes un gran dolor y que aun sientes algo, y tú te irás a tu casa viendo que no se le movió ni un pelo mientras te llevabas todas esas cosas.

Producto disponible en Amazon.es

Por otro lado tenemos las cosas de nuestra ex pareja que se han quedado en nuestra casa. Lo primero que tenemos que tener en cuenta es que estas cosas son su problema. Nosotros no debemos bajo ningún concepto avisar para recoger sus cosas. Si de verdad las quieren lo que deben de hacer es moverse y venir a buscarlas. Dado que muchas veces ver sus cosas nos causa dolor, lo mejor que podemos hacer es guardar todas sus cosas juntas, y esconderlas en un cajón o un baúl, al que no solemos tener acceso, o llevárnoslas directamente al cuarto trastero. De esta forma evitaremos tener sus cosas por toda nuestra casa, que lo único que consiguen es traernos recuerdos dolorosos, y unas ganas enormes de utilizar esos objetos para llamar por teléfono, y tener la oportunidad de volver a ver a la ex pareja.

Una vez guardados y escondidos sus objetos, procederemos a olvidarnos que tenemos esas cosas en nuestra casa. Con el paso del tiempo su recuerdo y sus cosas irán perdiendo la capacidad de hacernos daño, y quizá un día haciendo limpia te reencuentres con todas esas cosas y entonces decidas tirarlas a la basura o guardarlas como un recuerdo de algo que pasó.

loading...

Si tu ex insiste en recuperar sus cosas, dile que te viene muy mal quedar para devolvérselas. Dile que se las darás a un amigo para que éste se las entregue en todo caso. También puedes aplazar la “cita” para que vaya a tu casa y que se la dé otro alguien que no seas tú (familia, algún amigo). No se trata de provocar una reacción e interés. Una persona debe quererte por lo que eres, no porque te niegas a verla. Lo que estás haciendo es huyendo de la fuente que te provoca dolor, y con la que sólo vas a tener disputas e interminables conversaciones que no llevarán a ninguna parte.

Recuerda que alguien que sabe que conviertes un objeto en un anclaje, le viene de maravilla para que sigas dependiendo de ella. Facturas en común, viajes programados a largo plazo, un televisor que hay que vender, un piso (esto es lo más doloroso y difícil de romper)… El caso es que cualquier objeto vale para que la dependencia permanezca, y la otra persona SE LIMPIE LAS MANOS EN CUANTO A TANTEOS, PORQUE SABE QUE EL OBJETO HACE LAS VECES DE TANTEADOR. Es decir, no hace falta llamar, emailear o preocuparse de ninguna forma, para que la otra persona esté pendiente y, así, sentir que no se pierde su amor, porque el objeto mantiene vivo el vínculo.

Demuestra inteligencia. No utilices esos objetos para aproximarte a tu ex. Rompe todos esos vínculos tan oxidados.

Producto disponible en Amazon.es

Deja un comentario