¿Vale la pena volver con una ex pareja?

¿Vale la pena volver con una ex pareja?
Puntúa este post

Suponemos que tú, por tus experiencias, tus deseos, tus necesidades, podrás pensar que vale la pena volver con tu ex pareja, y que todo eso que se habla a veces sobre ‘segundas partes nunca fueron buenas’, sencillamente, no va contigo.

Sin embargo, hay una realidad demostrable a través de la estadística: prácticamente ninguna pareja que se separa y vuelve a estar junta, sale adelante. ¿Conoces a alguna que sí lo haya logrado? Seguramente algo avanzó durante cierto tiempo y, después, todo quedó en una relación dañada, llena de cicatrices, incluso demasiado abierta donde uno o ambos tienden a la infidelidad.

Producto disponible en Amazon.es

Tal y como se reseña en nuestra lectura sobre ‘Desaparecer, el procedimiento infalible’, volver con una ex pareja sólo habla de la necesidad de sentirse querido, respaldado emocionalmente, pero no del amor que debería existir entre ambos. No existen, por tanto, todos esos argumentos de ‘vamos a empezar desde cero’ y otras milongas que mucha gente usa para seguir dependiente, anclado a una relación podrida, llena de flecos sentimentales que se anidan a recuerdos, pasajes emotivos, compromisos familiares, económicos, sociales…

En cualquier caso, debe diferenciarse entre dos tipos de vuelta con una ex pareja:

loading...

1. Por un lado tenemos a la clásica pareja de años, 2, 5, 7 ó 20 años, no importa cuantos. Pero, eso sí, una pareja que va más allá del romance de unos meses o año escaso donde las cosas NO HAN FUNCIONADO Y SE EVIDENCIA POR LA PRONTA RUPTURA. Hablamos, por el contrario, de una pareja VIVIDA y asentada en su propio historial. En caso de una ruptura con tanto tiempo vivido, existen todos esos flecos sentimentales que se unen, inexorablemente, a los negativos, provocando que lo poco o muy bueno vivido se asocie inmediatamente a lo malo, conllevando cada episodio de esa relación a la discusión, al abismo, a la distancia. Es decir: volver a estar juntos para volver a lo mismo. En el caso de que dos personas se separan y, al cabo de unos meses de distancia, piensan que aún ‘aman’ a la persona que han dejado, deberían reflexionar si no es la DEPENDENCIA la que les ata a esa relación que, como comentamos, se dirigirá indefectiblemente A LA MISMA CAUSA QUE PROVOCÓ LA RUPTURA, haciendo que sus integrantes digan aquello que seguramente has escuchado de ‘lo intentamos, pero volvimos a lo mismo… la gente no cambia’.

2. Por otro, está la pareja donde apenas unas semanas, unos meses, sufrientes de una ruptura más por condicionantes externos que internos. Es decir, la pareja de personas jóvenes, de 16-18 años, un romance de verano, un amor entre dos estudiantes, un amor de dos personas jóvenes en otra ciudad que se interrumpe por la marcha de uno de ellos y todo se evapora en cuestión de días. En este tipo de parejas en las que hubo amor, pasión, sexo e, incluso, complicidad, puede volver a existir un regreso, una unión, una completitud una vez se reencuentran al cabo de, por ejemplo, cuatro, seis o quince años. En este caso, se trataría de dos personas totalmente NUEVAS, que han vivido separados en otros entornos, ambientes y circunstancias, en cuya relación juntos no existió el dolor, la amargura, la rutina, la confrontación, la incompatibilidad del día a día demostrada en la convivencia. Sencillamente hubo una relación fugaz, que se retoma pasado el tiempo habiendo madurado. Un regreso donde ambos se muestran divertidos y curiosos por esa relación que puede volver a existir y, de hecho, suele funcionar.

Así pues, si has sufrido una ruptura y piensas que puedes volver con tu pareja, deberías pensar si no estás sufriendo la dependencia de no saber ubicarte en la nueva vida que te está tocando vivir, sin la comodidad de esa relación que te alejaba de la INCERTIDUMBRE que puedes estar viviendo ahora. Porque sentimos decirte que es muy improbable que vuestra relación exista de nuevo y si llega existir se deberá, con total seguridad, a la dependencia que os arrojará a discusiones en la misma línea que las que os separaron.

No creas en las segundas partes y haz tu vida. Aprende, viaja, crece, experimenta, vive. No te ancles al pasado, no creas que aquella relación que tuviste es la única que puede darte felicidad. Hay mucho en tu interior, en tu vida, en tu proyecto como persona que te puede dar felicidad. Y, por supuesto, muchas personas nuevas a las que conocer y con las que compartir otro mundo radicalmente diferente al que viviste.

Producto disponible en Amazon.es

Producto disponible en Amazon.es

Deja un comentario